El mindfulness ha sido traducida al español como «atención consciente o plena conciencia«, aunque comúnmente se asocia mindfulness con el budismo, muchas de las tradiciones religiosas del mundo utilizan  esta práctica de manera implícita o explicita, pues es una capacidad básica y humana de conexión con el presente.

Además, invita a trabajar la capacidad de estar concentrado en una actividad determinada sin que otros pensamientos nos asalten, aportando a la mente más tranquilidad y mayor capacidad para disfrutar de la vida.

Los expertos aseguran que la práctica de 10 minutos de mindfulness al día permite mejorar la concentración, aumentar la autoconciencia, desarrollar la inteligencia emocional y aliviar los síntomas de depresión y ansiedad. «Es un arma poderosa que llevas dentro de ti, pero que en el día a día se contamina o distorsiona con multitud de pensamientos», explica Belén Colomina, psicóloga, instructora de mindfulness y asesora de la app de meditación Petit Bambou.

Precisamente una de las herramientas para convertir el mindfulness en una filosofía de vida es la meditación, una actividad intelectual que busca lograr una atención personalizada (en la respiración, en un sentimiento, en un pensamiento…) para liberar la mente de los pensamientos nocivos.

Mindfulness

Foto Referencial

Lea también: Neutraliza el juicio con Mindfulness

Vivir el momento presente

Para iniciarse en esta práctica de meditación, la experta propone convertir esos pensamientos, sentimientos y sensaciones en buburjas de jabón: «Podemos percibirlos, observarlos uno a uno y dejar que se disuelvan sin aferrarnos a ellos». Asegura que aunque no puedas elegir lo que pase en tu vida, sí que puedes elegir lo que haces con lo que te sucede. «Las olas del mar siempre van a estar ahí, pero puedes aprender a surfearlas», argumenta.

Otro de los aspectos que hay que cuidar es la postura del cuerpo: «Debemos mantener la espalda recta, pero no rígida. Si meditamos en una silla podemos apoyar nuestras manos sobre los muslos. Si nos tumbamos, lo haremos boca arriba y con las palmas de las manos hacia arriba. Otra opción puede ser colocarnos en posición de flor de loto, igualmente con las palmas de las manos hacia arriba. En todas ellas pondremos atención en la espalda para permitir que fluya correctamente la respiración», aconseja la instructora de mindfulness.

Además de la postura, la asesora de Petit Bambou revela que es importante ser consciente del tiempo que dedicamos a esta actividad. «Debe ser algo que disfrutemos y que no nos agobie. Si al principio nos ponemos una meta de tiempo demasiado exigente, no nos resultará gratificante. Es mejor empezar con pocos minutos y después ir ampliando el tiempo poco a poco», asevera Colomina.

Mindfulness

Foto Referencial

Beneficios 

El mindfulness se ha aplicado a casi cualquier cuestión imaginable, desde los problemas de relación, o con el alcohol o las drogas, hasta la mejora de la capacidad de liderazgo. Los deportistas la usan para encontrar la «claridad» en el terreno de juego y fuera de él, y en las escuelas se ofrecen programas de esta materia. Se puede encontrar en los lugares de trabajo, en los centros médicos y en las residencias para la tercera edad. Meditar reduce el estrés, mejora del estado de ánimo y la atención, trae beneficios a la hora de dormir y un control del peso más eficaz, tampoco cuentan con el pleno respaldo de la ciencia.

¿Cada cuánto tiempo puede practicar mindfulness?

Lo ideal sería practicar a diario una sesión y preferiblemente por las mañanas, si bien la instructora de mindfulness explica que la elección del momento del día depende de cada persona, pues es fundamental elegir las circunstancias en las que la práctica de meditación resulta agradable y se disfruta. En cuanto a los beneficios que aporta la meditación, afirma que la constancia y la calidad del tiempo importa más que la cantidad: «Meditar es como ir al gimnasio, se consiguen resultados con la práctica y cuando se convierte en un hábito».

Mindfulness

Foto Referencial

Los niños también pueden practicarlo

«Si a cada niño de 8 años se le enseñase a meditar eliminaríamos la violencia del mundo en una generación«. La frase es de Dalai Lama y es muy ilustrativa. Actualmente existen programas para niños a partir de 5 años, con experiencias adaptadas para ellos.

Como explica Myriam Campelo, responsable de marketing de la firma, la práctica de mindfulness desde la infancia favorece la creatividad, mejora la concentración, la empatía y mejora la calidad del sueño. «Se ha comprobado que la meditación ayuda a reducir los casos de bullying y en algunos colegios gallegos sabemos que ya se está promoviendo su uso», finaliza.

Mindfulness

Foto Referencial

Lea también: 4 Beneficios de la meditación para niños

Con Información de www.abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad