Las lesiones deportivas no son exclusivas de los atletas profesionales. Cualquier persona que realice algún tipo de actividad física está expuesta a sufrir contusiones, esguinces, traumatismos o algún incidente de similares características. Esto no significa que debamos dejar la práctica deportiva  para no hacernos daño.

La actividad es imprescindible para el mantenimiento del cuerpo humano y de la salud. Pero la prevención y la seguridad  antes, durante  y después del ejercicio son igual de necesarias.

Tanto si eres un deportista ocasional como si te apasiona el ejercicio, planifica tus entrenamientos y aprende a reducir el riesgo de sobrecarga y perjuicio físico.

Según el Fisioterapeuta Sergio Hernández, quien conversó en A Tu Salud, la Revista, explicó que los ejercicios de estiramiento antes y después de una rutina de ejercicio ayudan  a evitar las lesiones. Igualmente el especialista asegura que los factores  básicos que inciden comúnmente en las lesiones deportivas se pueden enumerar en:

  • Aspectos Físicos: mantener una postura erguida en todo momento
  • Aspectos Psico Emocionales: estrés,  ansiedad,  cargas emocionales, depresión entre otros
  • Aspectos relacionados al entorno deportivo: lugar donde realizas los ejercicios.

En este sentido es importante que conozcamos bien nuestro cuerpo y sus límites, además tener presente cómo podemos ejercitarnos de manera correcta y segura. Igualmente las lesiones deportivas se pueden prevenir con facilidad. Si quieres evitar las lesiones deportivas, debes estimar cuál es tu nivel físico y no sobrecargarte.

lesiones deportivas

Foto Referencial

Lea también: Lesiones deportivas tratadas con plaquetas y ozono

Consejos para evitar lesiones deportivas

Calienta y estira siempre. Antes de empezar a entrenar con total intensidad, lo mejor es ejercitarse de manera suave durante unos cinco o diez minutos. Cuando finalices la actividad, es recomendable trabajar la flexibilidad de los músculos mediante el estiramiento. Con ello, mantendrás y podrás aumentar su rango de movimiento.

Atento a los avisos. El cansancio, el dolor, los calambres. El cuerpo es inteligente y, antes de colapsar, lanza señales. Normalmente, hasta que estos indicios no nos inmovilizan, no les hacemos caso. Y es entonces cuando ya no hay marcha atrás: nos hemos lesionado a sabiendas.

Controla el movimiento, la técnica, la postura. Un ejercicio mal hecho o una mala postura de la espalda pueden producir contracturas o luxaciones. Antes de lanzarte con la tabla de ejercicios, consulta la forma correcta de realizarlos y empieza despacio, para estar al mando en cada movimiento.

 Descansa. No por mucho entrenar, mejorarás antes los resultados. El organismo necesita un tiempo de inactividad, de descanso activo y sueño reparador. Tenlo en cuenta: entrenar todos los días a alta intensidad no solo puede ser contraproducente, sino que te lleva directo a las lesiones.

Entrenamiento cruzado. Tanto para evitar la sobrecarga, como para mantener todo el cuerpo en forma, debes alternar ejercicios y actividad. No vale solo correr, nadar o andar en bici. Debes realizar un entrenamiento completo.

lesiones deportivas

Foto Referencial

¿Cómo se trata una lesión deportiva?

El Fisioterapeuta Sergio Hernández  indicó que los tratamientos frente a una lesión deportiva dependerán del «tipo y gravedad», por lo que es importante visitar a un especialista que indique los procedimientos más adecuados para tratar la lesión.

Algunos de los tratamientos más comunes para estas dolencias son:

  • Uso de medicamentos antiinflamatorios como la aspirina, el ibuprofeno, ketoprofeno o naproxeno, siempre siguiendo indicaciones médicas. Recuerda que no debes automedicarte
  • Inmovilización del área afectada,
  • Cirugía correctiva de los tendones y ligamentos desgarrados, o bien para colocar los huesos quebrados en posición correcta
  • Rehabilitación con ejercicios kinesiológicos para ayudar a que la zona lesionada vuelva a la normalidad
  • Reposo, para que sane la lesión.

Parar la actividad física a tiempo cuando aparecen los primeros síntomas de cansancio o fatiga  excesiva puede resultar vital para evitar problemas serios en músculos o articulaciones, que son los elementos que más sufren durante el ejercicio.
 La recuperación cobra también un papel importante en la prevención de lesiones, un masajes baños de hielo y reposo son recomendables después de realizar un derroche físico intenso.

Si desea más información o contactar con el fisioterapeuta Sergio Hernández, lo puede hacer a través de sus redes sociales en Instagram, Facebook o Twitter como: @fisioserginho y también en Instagram y Twitter como:  @fisioexperto

Lea también: Entérate sobre los beneficios que te genera la fisioterapia

Comenta y se parte de nuestra comunidad