Una persona mentalmente sana es capaz de vivir más emociones positivas que negativas, a pesar del entorno en el que se encuentre. Sin embargo, para la gran mayoría, es más fácil ver el vaso menos vacío que menos lleno, es decir, muchas veces estamos más enfocados en las cosas negativas que nos ocurren que en las positivas.

En el vídeo, el médico psiquiatra y especialista en Programación Neurolinguística y creador del Neurocódigo, Luis Arocha Mariño, comentó que el ser humano está condicionado a enfocarse en lo negativo como un mecanismo natural de defensa.

El especialista Arocha expresó que “es un mecanismo natural de defensa, los mecanismos que te dicen: ya estoy seguro y protegido; estoy en mi cueva, son mecanismos secundarios.  Es un modelo interesante que incluso han utilizado durante muchos siglos los orientales con aquel concepto de estar en el aquí y ahora, que no significa otra cosa sino estar emocionalmente a tono con lo que está ocurriendo”.

Gimnasia cerebral

Foto Referencial

Lea también: Hablar más de un idioma puede retrasar la demencia y el alzheimer (+ video)

Otra de las características que tienen los seres humanos, según el psiquiatra, es que se adelantan a los acontecimientos y que recuerdan cosas que muchas veces los afectan. De igual forma explicó que las emociones tienen una íntima relación con los otros procesos del cuerpo, tanto el funcionamiento del organismo, como el propio pensamiento.

“No podemos hablar separadamente de la salud emocional sin tener en cuenta la salud física, la salud social o la salud espiritual. Todos estos elementos conforman un sistema que tiene que ver con lo que nosotros somos como personas. Para la salud emocional no solo contemplamos qué tipo de pensamientos tienes tu o qué estás sintiendo, sino también qué estás haciendo, cuál es tu estilo de alimentación, cómo asumes cada cosa de tu vida, eso ha dado un giro muy importante a todo lo que tiene que ver con las estrategias de abordaje de lo que clásicamente hemos llamado únicamente lo emocional”.

El ser humano cuenta con mecanismos de defensa para sustituir pensamientos negativos con positivos. Una de ellas es minimizar con la imaginación estos pensamientos y sustituirlos por otros. “La persona puede empezar a recordar momentos agradables en los que disfrutó muchísimo, o puede aprovechar de planificar lo que quiere hacer que le salga bien o imaginar lo que quiere que suceda, entonces de esa manera va a sustituir una emoción con la otra”, expresó el psiquatra.

Gimnasia cerebral

Foto Referencial

Gimnasia Mental

Consiste en aprender algunas estrategias para producir pensamientos y emociones positivas, a través de sonidos y estímulos visuales que sincronizan el cerebro hacia esa actitud positiva.

Lea también: Para sobrevivir emocionalmente… Debemos alejarnos de la toxicidad

Comenta y se parte de nuestra comunidad