La Hepatitis A  es una enfermedad viral que afecta el hígado. Normalmente se transmite por contaminación alimentaria o por aguas mal tratadas. Los síntomas más comunes son: coloración amarilla de la piel y escleras (ictericia), fiebre, dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. La hepatitis A es una enfermedad auto limitada, por lo que la recuperación es espontánea y pocas veces requiere hospitalización, por lo que la mayoría de los cuidados serán en la casa del paciente.

Cuidados en Alimentación

El hígado forma parte del sistema digestivo, la dieta que el paciente debe guardar debe ir encaminada a proteger el mismo, algunas recomendaciones son:

  • Procurar una ingesta adecuada de líquidos alrededor de 2 a 3 litros por día para evitar deshidratación, también evita daño renal.
  • Se deben evitar alimentos con alto contenido de grasa, tales como embutidos, carnes grasosas, mantequillas, sueros grasos, frituras y aceites.
  • Se recomienda ingesta de carnes blancas, como pollo, pavo, pescado, a la plancha o el vapor, bien cocidos y carbohidratos complejos, arroz, pasta, papas, etc.
  • Se recomienda la ingesta de frutas como manzana, pera, lechosa, cambur, melón.
  • Los alimentos cítricos deben ser evitados para así evitar el aumento del pH gástrico que pueda complicar el cuadro de hepatitis.
  • El alcohol debe ser evitado (prohibido) ya que ocasiona toxicidad directa sobre el hígado.
Hepatitis A

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo saber si mi peso es el adecuado?

Reposo

La mayoría de los pacientes cursan con un aumento del tamaño del hígado bastante significativo, este aumento de tamaño debe ser evaluado en seguimiento médico para detectar cambios en el mismo o la progresión hacia la mejoría. El reposo médico debe ser absoluto, en cama, evitando levantamiento de pesos, trabajos forzados, y posiciones de pie o sentada por períodos prolongados.

Cómo evitar la transmisión del Hepatitis A

El virus de la Hepatitis A se transmite de manera fecal-oral por lo que la higiene debe prevalecer sobre todas las cosas:

  • Lavarse bien las manos después de utilizar el baño.
  • Apartar los utensilios de uso personal como cubiertos, vasos, platos, toallas. Éstos no deben ser utilizados por el resto del núcleo familiar.
Hepatitis A

Foto Referencial

Control Médico

El control de la hepatitis A suele ser semanal con realización de laboratorios como transaminasas, bilirrubinas y función renal, comparándolos con los iniciales, una vez que se detecta mejoría y estabilidad clínica los controles son más espaciados. Es importante estar atentos a la presencia de más dolor, sangrados o reaparición de fiebre, y consultar inmediatamente al médico tratante.

Lea también: Fibromialgia y tratamientos no farmacológicos

Dra. María Marcano

Especialista en Medicina Interna

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad