En momentos como los que vivimos, de ansiedad e incertidumbre, es complicado mentalmente encontrar el foco o la disciplina para organizarnos y realizar todo lo pendiente. A mi me cuesta, no se a ustedes, ordenarme para cumplir todo, aunque pudiera influir el hecho que invertimos mucho tiempo para lidiar con las noticias.

Normalmente siento que el día se me pasa muy rápido, pero ciertamente a medida que ganamos edad este proceso pareciera acelerarse, este mes ha volado, en especial, los primero 4 días de esta semana. Se trata del cuento de nunca acabar, pasa de todo, aunque sentimos que no ha sucedido nada.

La relatividad del tiempo…

Hoy quisiera compartirles un poco de lo que he aprendido con respecto al tiempo, más unas cuantas cosas que leído recientemente sobre cómo pudiéramos optimizarlo o rendirlo.

Han escuchado el refrán: “el que madruga recoge agua clara” o “el que madruga Dios lo ayuda”, en fin, imagino que existen más dichos populares como estos que dan cuenta que tal vez el truco para ser más productivos esté en el uso que le demos a nuestras mañanas.

Para nadie es imposible deducir que la gente “tempranera” o “mañanera” hace más cosas. Y pudiéramos pensar que es de lógica, pero también pueda deberse a que a esas horas hay menos distractores por lo cual rinde mas el tiempo. Por ejemplo, a las 5am, a mí me resulta más rápido escribir u organizar la agenda.

Aprovechar y rendir el tiempo

Foto Referencial

Lea también: ¡Adicción al vértigo cotidiano o estrés!

Rinde el tiempo…

Para evitar olvidos, a mí me funciona el organizar muchas cosas la noche anterior, entre otras, organizo mi cartera y el bolso del gimnasio, elijo la ropa, preparo parcialmente la lonchera y dejo montado el desayuno. Eso me permite incluso, notar cualquier olvido a primera hora del día y antes de salir de casa.

Por otra parte, y sé que no es sencillo, busca despertarte más temprano. Seis de la mañana o más temprano es la hora ideal que usan los altos ejecutivos de empresas como Google, Disney y Pepsico para aprovechar la jornada. ¿Cómo lograrlo? Optimiza tus horas de sueño logrando un descanso reparador. Con tal fin, apaga todos los equipos electrónicos, por lo menos una hora antes de dormir, lee un libro o medita al momento de ir a la cama.

Al levantarte, hazlo sereno (a), es decir, sin prisa, pero sin pausas, ya que andar en modo crisis dificulta que pensemos con calma, y el día se vuelve negativo, se los digo por experiencia propia. Evita postergar la alarma del despertador; yo lo hago muchísimo, y hay estudios que indican que tener “cinco minutos más” reinicia el ciclo del sueño, lo que nos volverá más lentos.

Aprovechar y rendir el tiempo

Foto Referencial

Muchos critican las rutinas, pero resultan muy útiles porque el tener un plan mañanero que nos haga sentir cómodos y por ende a ser efectivos. Comenzar los días de forma similar permite al cerebro crear una guía, para ir de objetivo en objetivo.

Otra recomendación al levantarte es mover la sangre en tu cuerpo para activarte. Muévete, así sea estirándote o con una rutina de ejercicios, pues estudios señalan que nos ayudará a sentirnos más alertas y motivados.

Una última recomendación, cuida los primeros minutos del día, ya que los líderes más destacados agendan lo más importante temprano, cuando pueden concentrarse mejor.

Lea también: Salir de la zona de confort: ¡Cambio de vida!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad