La toxina botulínica, mejor conocida como Botox, es una neurotoxina, liberada por el botulismo (enfermedad que provoca parálisis muscular y que puede derivar en problemas respiratorios, náuseas o debilidad), que se utiliza con fines médicos (en especial para tratar enfermedades neurológicas) y estéticos.

Cuando se utilizar el Botox en la piel, éste relaja las fibras de los músculos para disminuir su potencia de contracción. Esto hace que la comunicación con los nervios se corte, de forma que acaba originando una parálisis al no recibir órdenes. Por este motivo se suele utilizar en cosmética para frenar la aparición de las arrugas.

Aplicaciones del Botox

Desde hace algunos años,  el Botox es utilizado en diferentes aplicaciones médicas,  principalmente para tratar;

  • Estrabismo,
  • Distonías,
  • Blefaroespasmo (contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo),
  • Algias vertebrales,
  • Migraña,
  • Hiperhidrosis (sudoración excesiva)
  • Incontinencia urinaria en parapléjicos.
Botox

Foto Referencial

Lea también: Mascarilla de Maicena para un efecto botox

Mientras tanto, en la medicina estética, su aplicación más popular es para la eliminación de arrugas faciales, ya que es el remedio que ofrece más ventajas, ya que no requiere de cirugía, se puede aplicar en cualquier momento, es indolora, sus efectos son inmediatos y pocas veces produce efectos adversos.

La toxina botulínica, en la medicina estética se puede aplicar en:

  • El entrecejo,
  • La frente,
  • El perímetro de la boca,
  • A los lados de los ojos y
  • En el cuello.

Asimismo, algunos estudios han asegurado que el Botox puede ser utilizado para combatir la depresión. Sin embargo, esta teoría no cuenta con suficiente evidencia científica.

Un poco de historia…

Hasta hace algunos años, las únicas propiedades que se conocían de la toxina botulínica eran los aspectos negativos que se asociaban con la enfermedad del botulismo.

No obstante, en los años 70 científicos descubrieron que el Botox cuenta con propiedades para ayudar en los casos de estrabismo u ojo vago. Desde ese momento, su uso en la medicina moderna ha ido en aumento. Incluso a partir del año 2002, es que su uso en la medicina estética empezó a extenderse.

Botox

Foto Referencial

Lea también: ¡No más arrugas! Usa las claras de huevo en vez del botox

Con información de: cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad