No sé si ustedes en estos momentos sienten un dolor opresivo en el pecho, o quizás siendo menos exagerada una sensación de ahogo, pues la respiración habitual no les permite sentir que aspiran la cantidad de aire suficiente para llenar los pulmones. Es una ansiedad que pudiera fácilmente describirse como miedo. Pues sí, así me siento ante este panorama venezolano, ese horizonte, que en lo muy inmediato pinta color negro. Si, solo en lo inmediato, pues como siempre busco pensar y pienso, cuando la noche pareciera muy oscura, siempre dejará de serlo por la salida gradual del sol. Nada se mantiene, todo es transitorio, todo pasa, hasta lo muy malo”.

Ahora bien, muy a pesar de esta certeza, la incertidumbre y el miedo, lamentablemente, siempre están allí, porque por momentos, últimamente muchos, no entendemos la forma en que Dios (los que creemos en él) orquesta la vida. Es duro, muy duro, emocionalmente, digerir, el imaginar lo que el destino le depara a Venezuela en los próximos días, pero precisamente se trata de eso, de no “imaginar” o “pre – ocuparse” u “ocuparse antes de tiempo. En tiempos aciagos hasta un día a la vez resulta extremadamente pesado”.

Entonces veamos amigos, teniendo el cartón casi lleno del Bingo y solo faltando que canten un número de nuestro cartón, ese que nos hará ganar paralización, escasez y hambre.

Manejar la incertidumbre

Foto Referencial

Lea también: Salir de la zona de confort: ¡Cambio de vida!

¿Cómo manejar la expectancia y que ésta no, nos enferme?

Wuao, créanme hay que esforzarse, pero es necesario, porque ayer mis palpitaciones se aceleraron de tal forma, que por primera vez me tomé la tensión arterial y la tenía alta. Es decir, la emoción negativa no controlada sencillamente nos puede enfermar. Céntrense en esto: “no adelantarse” a los hechos, solo ocúpense.

Llegados a este punto, es momento de hacer un esfuerzo MAYUSCULO de vivir en el aquí y en el ahora, es decir, aprender o hacer gala del MINDFULNESS. Pongan su atención en no pensar de forma rumiante, y busque hacer, hacer y hacer, uno de mis recursos, por cierto. Por ejemplo, leo historias positivas de otras naciones que han pasado procesos complejos y como los han superado, para entender que un momento que nos puede parecer una pesadilla, a futuro, tiene que ver con una gran bendición. Solo es cuestión de dejar pasar el tiempo y poder observar las diversas situaciones de la vida con perspectiva. Y sé que deben estar pensando en este instante ¿Cuánto tiempo más? ¿Cuánto sufrimiento más? ¿Cuántas perdidas más? … Hasta que aprendamos a vivir con valores y desde el amor, ¿Sera así? Pues yo estoy haciendo mi mayor esfuerzo de vivir así, para recibir mi milagro.

Nuestra crianza y aprendizaje nos llevan  a querer controlar todo aquello que nos ocurre en la vida, o al menos que lo intentemos. Si no lo conseguimos nuestros niveles de ansiedad y estrés se disparan y, a causa de esto, pasamos mucho tiempo preocupándonos por el futuro o anticipando acontecimientos que no sabemos si van a ocurrir o no. Lo peor de esta preocupación, extemporánea, es que nos olvidamos de lo que es verdaderamente real, es decir, lo que está ocurriendo a nuestro alrededor en el presente.

Traten de aceptar lo que está ocurriendo, no se resistan a ello. Que lo acepten no significa que tenga que agradarle, pero les permitirá cierto grado de tranquilidad, para poder echar mano de sus recursos internos y tener paz, o procesar la situación para hallar soluciones o estrategias que les permita solventar la “crisis” o el problema. El hecho de aceptar nada tiene que ver con resignarse. La resignación es una sentimiento más pasivo y negativo, pues es dar por sentado que lo que sucede no se puede cambiar y, por tanto, se paralizarán y no harán nada. En cambio, la aceptación es asumir lo que sucede para de inmediato establecer las estrategias con la intención de superar el escollo.

Mindfulness

Foto Referencial

Cada vez que sientan incertidumbre enfóquense o denle toda su atención al hacer, eso hará que sus pensamientos no vuelen a lo que todavía no ha ocurrido y les preocupa. También les puede ayudar valerse de técnicas de relajación:  meditación, yoga, mindfulness, son estupendas para lograr su atención y desconectarse de la problemática.

Busquen entretenerse haciendo algo que les agrade o traten de buscar el apoyo de amigos y planifiquen encuentros con ellos, no para hablar sobre lo que les angustia, sino todo lo contrario, para hablar de temas agradables.

Y por sobre todo recuerden: ¡Es difícil saber qué es lo mejor para nosotros, pero la vida siempre es amorosa y juega a nuestro favor! ¡No lo pongan en duda!

Lea también: En medio del caos… ¡Aprovechar y rendir el tiempo!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad