Sabemos que durante el embarazo, por nueve meses una mujer mantiene en su pelvis un útero que puede llegar a pesar  seis a ocho kilos, contando el peso del bebé, líquido y placenta, y esa presión se transmite a  los músculos del piso pélvico y al canal vaginal.

¿Qué cambios ocurren en la zona genital?

  • Por efecto de la progesterona puede haber resequedad vaginal.
  • Los tejidos pélvicos durante el parto aumentan su elasticidad y se distienden para dar paso a la cabeza fetal durante el trabajo de parto. Si se trata de un trabajo de parto con un periodo expulsivo laborioso, es decir, la etapa cuando ocurre el paso del bebé por la pelvis, entonces la elongación de los músculos de la vagina, ano y aquellos que rodean a la uretra, conocido como la zona del piso pélvico, sufren una elongación aún mayor.
  • El deseo sexual también puede estar disminuido debido a los cambios hormonales propios del embarazo y la lactancia, donde predominan las hormonas del tipo progestágenos, sobre los estrógenos, que son los responsables de la libido.
sexualidad después del parto

Foto Referencial

Lea también: ¿Por qué debes realizarte la citología una vez al año?

¿Qué factores contribuyen a la recuperación de la tonicidad de los músculos del piso pélvico?

Según  la herencia genética de cada mujer, aquella con un colágeno de buena calidad en todos sus tejidos, si se ejercita de forma regular y tiene un piso pélvico fortalecido  y se preocupa por ejercitarlos durante y después del embarazo, probablemente los cambios en el canal vaginal no sean muy importantes y no tengan repercusión en la calidad de su vida o sexualidad.

sexualidad después del parto

Foto Referencial

Aquella mujer con predisposición genética a mala calidad del colágeno y que incluso presenta flacidez, estrías o vagina muy laxa sin haber tenido partos y que además no se ejercita y no tiene músculos pélvicos activos, puede presentarse muy frecuentemente cambios en el canal vaginal, que  cede a esa presión del útero gestante, se estira y se vuelve laxo, con un aumento importante del diámetro de la vagina.

¿Qué síntomas pueden presentarse?

-Puede ser  percibido por la mujer e incluso por su pareja, la sensación de vagina muy ancha, pudiendo esto traer como consecuencia una disminución del placer íntimo por la pérdida de la fricción suficiente entre el pene y la vagina.

– En pacientes con partos múltiples pueden presentarse prolapsos de la pared anterior de la vagina, descendiendo en este caso la vejiga; prolapsos de la pared posterior de la vagina, con el descenso del recto; o prolapso completo del útero observando el descenso del mismo por el canal vaginal.

sexualidad después del parto

Foto Referencial

-La incontinencia urinaria puede preservarse por un breve periodo después del parto y se resuelve espontáneamente. Sin embargo en algunas pacientes se prolonga o puede ir progresivamente incrementándose. Este tipo de incontinencia se asocia a los esfuerzos como estornudar y toser.

-La libido o deseo sexual puede verse disminuido, asociado como se explicó anteriormente, a los cambios hormonales, y a la resequedad vaginal que produce dolor con el acto sexual.

¿Cómo puedes mejorar estos cambios y recuperar tu sexualidad después del parto?

La primera herramienta es la PREVENCION: mantener activados nuestro piso pélvico antes, durante y después del embarazo, mediante ejercicios como el yoga, Pilates, los ejercicios de Kegel que se refieren a la contractura voluntaria de los músculos del ano, vagina y uretra en forma seriada.

También existen dispositivos vaginales que se utilizan desde hace algún tiempo para reconocer los músculos de la vagina y aprender a ejercitarlos.  Puede parecer algo banal pero esta práctica constante, además de mejorar tu sexualidad al tonificar la vagina, te ayudara a evitar un problema muy frecuente en la menopausia que es la incontinencia urinaria moderada a severa, que amerita resolución quirúrgica  y que en algunos casos reincide.

sexualidad después del parto

Foto Cortesía

La lactancia es la mejor forma de perder peso y recuperar su figura. Si te has visto afectada por un gran incremento de peso durante el embarazo, además de realizar ejercicio, amamantar acelera la perdida de calorías.

Recuerda que debes esperar un tiempo de aproximadamente 40 días para el inicio de la actividad sexual, de manera que logre recuperarse los tejidos afectados y especialmente si hubo episiotomía, corte que se realiza en el periné para facilitar la salida del bebé en  algunos casos. La mayoría de las mujeres retornan a su visa sexual al cabo de 3 a 6 meses después del parto.

Ante el problema de la resequedad que dificulta la relación sexual puedes recurrir a lo siguiente: utilizar gel íntimo antes de la penetración, preferible sin olor. Si la resequedad persiste existen técnicas como el plasma rico en plaquetas mediante el cual se obtiene un concentrado plaquetario de la misma paciente y se infiltra en la mucosa vaginal para estimular la hidratación de la misma.  Recordemos también que los juegos antes de la penetración y las caricias mejoran la lubricación.

El uso del láser ha demostrado eficacia en disminuir el diámetro de la vagina mediante la estimulación de las fibras de colágeno, mejorando además las tonicidad de los músculos que rodean la uretra y la lubricación; de esta forma representa una excelente opción de tratamiento en los casos de vagina laxa, incontinencia urinaria leve y resequedad, sin olvidar que al fortalecer esta zona, se previene la formación de prolapsos.

Recuerda que la sexualidad tiene un factor emocional importante asociado y el estrés y/o la depresión, incluyendo la que puede presentarse en el postparto, también puede afectar el deseo y la respuesta sexual. Consulta a tu medico si tienes algún problema, que siempre tiene una solución y así podrás recuperar tu vida íntima.

Lea también: ¿Sabías que el láser puede mejorar la incontinencia urinaria ?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad