La leche sin lactosa, es una leche especialmente indicada en personas con problemas de intolerancia a la lactosa. Se trata de una leche modificada a la cual se adiciona lactasa, la enzima que rompe la lactosa en sus dos azúcares simples constituyentes, la glucosa y la galactosa. De ahí que presente un sabor más dulce, diferente al de la leche clásica.

¿Te gusta la leche, pero no puedes tomarla?

Si, la respuesta es si, te contamos ¿qué pasa y por quí tu organismo la rechaza? La gente se vuelve intolerante a la lactosa por razones genéticas o por trastornos digestivos. Según los estudios, se calcula que existe un riesgo de intolerancia de entre un 10-15% en España, de un 65-100% entre en África y Asia y menos de un 5% en los países nórdicos.

leche

Foto Referencial

Lea también:  Leche entera: Un aliado para evitar la obesidad en niños 

Eso se llama intolerancia 

Hay que saber  que la intolerancia a la lactosa es un trastorno del cuerpo que impide digerir la lactosa, por lo que no hay ninguna necesidad de tomar la leche sin lactosa si no sufrimos de intolerancia, ya que no hay estudios en los que nos podamos apoyar para decir que la leche sin lactosa sea mejor para la digestión que la leche con lactosa, tal y como se nos muestran en los anuncios de televisión.

Hasta hace poco tiempo, el tratamiento prescrito en casos de intolerancia a la lactosa estaba basado en la restricción de la misma en la dieta, con la drástica supresión de la leche y la mayoría de sus derivados, readaptando la dieta con las correspondientes medidas dietéticas para poder suplir posibles carencias nutricionales.

Actualmente, estudios científicos han puesto de manifiesto que, dependiendo del grado de intolerancia, la ingestión de pequeñas cantidades de leche o productos lácteos no desencadena síntomas manifiestos de intolerancia en las personas que la padecen y, siempre que no sea estrictamente necesario, no se recomienda la exclusión total de lactosa en la dieta, ya que se ha comprobado que su presencia mejora la absorción de calcio y éste es esencial para el metabolismo óseo y el crecimiento.

De cualquier forma, la leche sin lactosa es el resultante de una leche clásica en su contenido en lactosa, proporcionando la misma cantidad de otros nutrientes, como proteínas, grasa, vitaminas y minerales. Su sabor, ligeramente más dulce que el de la leche clásica, es debido al poder edulcorante de los dos azúcares resultantes de la acción de la lactasa adicionada. El poder edulcorante de la lactosa de la leche es un 15% menor que el de la sacarosa.

Foto Referencial

¿Está leche sube el colesterol? 

Aunque sí es cierto que aumenta los niveles de colesterol totales, su consumo tiene un efecto muy pequeño sobre el aumento del colesterol malo. De hecho, estudios han demostrado que el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular es menor en individuos que consumen leche respecto a los que no lo hacen. Y es que las partículas producidas por las grasas de la leche son más saludables debido a su efecto hipotensor.

La  Sociedad Española de Nutrición Comunitaria recomienda el consumo de 2 a 4 raciones diarias de leche y derivados, dependiendo de la edad y estado fisiológico.

Muchas veces se ha vinculado el consumo de leche con el cáncer de ovarios y de próstata. Otra investigación por parte de la Universidad de Harvard, publicó que las hormonas de la leche, en concreto los estrógenos, son los que pueden influir en la aparición de este tipo de cáncer.

Más tarde, otro estudio de Nutrition Review que mostró  la relación entre el consumo de leche y el cáncer, asegurando que no había una relación muy fuerte entre el consumo y la enfermadad. De todas maneras, los científicos recomiendan consumir productos lácteos bajos en grasa y consumir las cantidades recomendadas por los nutricionistas.

Esta leche te engorda más que la leche habitual

La grasa de la leche no es la responsable de la obesidad. Como todo, los lácteos en exceso engordan. Puede que durante el día tomemos mucha cantidad de productos lácteos, como leche, yogur, queso, etc. Lo recomendable, como hemos dicho  es tomar entre 2 y 4 lácteos al día, mejor que optar por no consumir leche.

Pero si te niegas a consumir leche directamente te dejamos esta receta para un delicioso postre a base de leche, pero sin lactosa.

Arroz con leche, sin lactosa

Foto Referencial

Ingredientes

  • Raciones: 4
  • Ingredientes
  • 1 litro eche sin lactosa entera
  • 200 gr. arroz
  • 120 gr. azúcar
  • canela en rama
  • 1 limón
  • 1 naranja
  • canela en polvo
  • margarina vegetal (opcional)

Elaboración:

  1. Lavamos bien el arroz en un colador para quitarle el almidón, y lo vamos a poner en un cazo. Vertemos un poco de agua hasta que cubra el arroz y lo hervimos durante unos dos o tres minutos hasta que absorba el agua. De esta manera, el arroz quedará más suave.
  2. Por otro lado, ponemos un litro de leche a calentar en una cazuela con un trozo de canela en rama, la piel de un limón y la piel de una naranja, procurando al pelar los cítricos evitar cortar la parte blanca del interior de la piel, ya que da un sabor amargo.

Lea también: Controla la glucosa en la sangre desayunando leche

Fuente: www.bekiasalud.com

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad