fósforo
Foto Referencial

El fósforo es un mineral que constituye el 1% del peso corporal total de una persona. Es el segundo mineral más abundante en el cuerpo. Está presente en cada célula del cuerpo. La mayor parte del fósforo en el organismo se encuentra en los dientes y en los huesos.

Este mineral se encuentra de manera natural en alimentos ricos en proteína como la carne, el pollo, el pavo, el pescado, las nueces, almendras, avellanas, manís, los frijoles (judías, alubias, habichuelas), la leche y productos derivados de la leche, como el queso y el yogurt.

fósforo
Foto Referencial

Lea también: ¿Qué hacer cuando la dieta no funciona?

¿Por qué necesitas fósforo? 

Entre las  funciones del fósforo como ya mencionamos esta la formación de huesos y dientes e igualmente cumple un papel importante en la forma de  como el cuerpo usa los carbohidratos y las grasas. También es necesario para que el cuerpo produzca proteína para el crecimiento, conservación y reparación de células y tejidos. Asimismo, el fósforo ayuda al cuerpo a producir ATP, una molécula que el cuerpo utiliza para almacenar energía. También es fundamental para que el cuerpo produzca proteína para el crecimiento, conservación y reparación de células y tejidos.

Ahora bien, nunca debes consumirla en exceso y siempre debe estar en equilibrio con el calcio, ya que el exceso de fósforo en la dieta duplica el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares debido a la calcificación de las arterias y al fallo en la función renal.

En personas con problemas renales, deben saber cuáles son los alimentos ricos en fósforo ya que es de gran ayuda para reducir su consumo.

Lea también: Alimentos indispensables para la salud 

¿Cómo equilibrar el fósforo y el calcio?

Si consumimos mucha cantidad de calcio o de fósforo puede interferir en tu  metabolismo y  provocar una mala absorción o  en última instancia, perjudicar la salud de tus huesos.

huesos
Foto Referencial

Por esta razón, debemos saber muy bien cómo incorporarlos de forma adecuada a tu  dieta:

La principal razón del desequilibrio entre calcio y fósforo es el consumo elevado de bebidas carbonatadas y de alimentos procesados, que aportan mucho Fósforo. Hay que evitarlos siempre que sea posible:

  • Come cada día verduras y frutas ya que contienen poco fósforo y ayudan a equilibrar la proporción entre ambos.
  • Combina la proteína animal y los quesos (alimentos ricos en fósforo) con verduras y frutas. También legumbres y cereales con verduras.
  • Incluye magnesio en la dieta (verduras, frutas, legumbres, nueces…) para ayudar a mantener el equilibrio.
  • Toma el sol (15-10 minutos diarios), e introduce fuentes de vitamina D en la dieta (lácteos enteros, pescado azul, yemas de huevo), ya que el equilibrio depende de la vitamina D3.

El fósforo trabaja con las vitaminas del complejo B

  1.  Funcionamiento de los riñones
  2.  Contracción de músculos
  3.  Palpitaciones normales
  4.  Señales nerviosas

¿Dónde hay más fósforo?

Los alimentos más ricos en fósforo y de gran interés para las personas con enfermedades renales, cuya ingesta en fósforo debe ser reducida para cuidar su equilibrio con el calcio y prevenir la descalcificación ósea.

Los alimentos con más fósforo son:

  • Quesos (desde 300 hasta más de 500 mg por cada 100 gramos), a mayor curación más contenido en fósforo.
  • Sardinas (270 mg por cada 100 gramos) y mariscos (200mg por cada 100 gramos)
  • Chocolate (269 mg por cada 100 gramos)
  • Huevo (210 mg por cada 100 gramos), y yema de huevo (590mg por cada 100 gramos)
huevos
Foto Referencial
  • Yogurt (170mg por cada 100 gramos) y leche (100 mg por cada 100 gramos)
  • Carnes vacunas, de cerdo, pollo o pescado (entre 100 y 160 mg de fósforo por cada 100 gramos)

Como podemos ver, en general el fósforo se encuentra en alimentos de origen animal y en una amplia variedad de productos, aunque se concentra más en algunos que otros. La ingesta recomendada es de 700 mg por día en adultos sanos.

Si debes limitar el fósforo…

Tus necesidades de Fósforo dependen de tu función renal. Si tienes una enfermedad renal en etapa temprana o te estás sometiendo a diálisis, es posible que debas limitar este mineral. Casi todos los alimentos contienen un poco de fósforo, así que esto podría ser difícil de lograr.

La mejor manera de evitar el fósforo es en:

  • Comidas rápidas, comidas vendidas en gasolineras y otros alimentos envasados y precocinados.
  • Quesos procesados, como el queso americano y los quesos para untar.
  • Carnes frescas o congeladas que tienen sabor o líquidos añadidos para mantenerlas húmedas
  • Refrescos cola y tipo pimienta, muchas aguas saborizadas, tés en botella, bebidas energéticas o para deportistas, muchas mezclas de bebidas en polvo, cerveza y vino.

Revisa cuidadosamente las etiquetas de los alimentos

Los fabricantes pueden añadir fósforo cuando procesan los alimentos para espesarlos, mejorar su sabor, evitar la decoloración o conservarlos. Revisa las etiquetas de los alimentos para ver si algún ingrediente contiene «fósforo» en el término. Cuando trates de limitar este mineral, busca alimentos que no lo incluyan entre sus ingredientes.

fósforo
Foto Referencial

Algunos ejemplos de aditivos alimentarios a base de fósforo incluyen los siguientes:

  • Fosfato de calcio
  • Fosfato disódico
  • Ácido fosfórico
  • Fosfato monopotásico
  • Pirofosfato ácido de sodio
  • Tripolifosfato de sodio

Busca ayuda profesional

Para obtener ayuda y crear un plan de comidas que satisfaga tus necesidades, trabaja con un nutricionista certificado. Este especialista de la salud puede asegurarte que recibas suficiente alimentación, siempre y cuando sigues sus recomendaciones.

Dado que es difícil reducir el fósforo en la alimentación, tu médico podría recomendarte un medicamento aglutinante de fosfato para ayudarte a controlar la cantidad de fósforo que tu cuerpo absorbe de los alimentos.

fósforo
Foto Referencial

Lea también: Depura tu sangre e hígado con esta crema de remolacha

Fuente: www.mayoclinic.org

Comenta y se parte de nuestra comunidad