El tema de la las adicciones está siempre relacionado al hábito o a las conductas peligrosas e incluso, delictivas que tienen que ver con el consumo de  determinados productos, en especial las drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica.

Muchos piensan que solo podemos desarrollar adicción a las drogas, la pornografía y los juegos de azar. Pero no es así, podemos también ser adictos a la comida, a las personas, a las compras ¡y hasta al trabajo!.

Los adictos al trabajo no pueden dejar de trabajar. Se descuidan física y psicológicamente, viven en una carrera constante porque no pueden “perder el tiempo”. Su trabajo es una actividad compulsiva y obsesiva que les lleva a desplazar otros intereses y obligaciones tanto personales, como familiares y sociales.

Soy un adicto al trabajo

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué hacer si tu lugar de trabajo es destructivo?

Aumentan los problemas

Los adictos al trabajo les cuesta muchísimo descansar, pues para ellos el tema del trabajo es algo más que una fuente de ingresos o una actividad que aman y necesitan para satisfacer una opción vocacional. Este profundo descontrol llega a cumplir los criterios para diagnosticar una adicción; la falta de “su dosis” los desestabiliza, los pone de mal humor y seguramente con trastornos de ansiedad.

¿Cómo reconocer a un adicto o adicta al trabajo?

  • Siempre lleva consigo algún material relativo al trabajo (como apuntes, documentos o lecturas).
  • Suelen finalizar las vacaciones antes del plazo previsto.

La mayoría de los estudios sostienen que las características de una persona adicta al trabajo, pueden agruparse en las siguientes categorías:

  1. Tendencias compulsivas: trabajan intensamente y tienen dificultades para relajarse.
  2. Necesidad de tener el control excesivo y malestar interferente cuando no obtiene el rendimiento esperado, no controla la situación o las cosas no son como él esperaba.
  3. Escasas relaciones interpersonales con el resto de los compañeros.
  4. Incapacidad para delegar tareas y para trabajar en equipo.
  5. Autovaloración centrada en el trabajo y no en el resto de su vida.

foto referencial

¿Y el descanso para cuándo?

Cuando llegan las vacaciones, los adictos al trabajo no disfrutan, no se divierten y no buscan el bienestar. Se sienten perdidos sin el corre y corre de la oficina y se aferran a su computadora o al teléfono para seguir “trabajando”. En fin, no pueden desconectarse, están en un estado de ansiedad generalizada.

  • Muchas personas se refugian en esta adicción para olvidar un amor
  • Para no enfrentar un matrimonio que no funciona traumas de la infancia
  • Un duelo mal resuelto

Diagnóstico de la adicción al trabajo

Los síntomas de una persona adicta al trabajo puede agruparse por tres grandes sistemas de respuesta:

Cognitivos

Ansiedad e irritabilidad, tristeza, necesidad creciente de trabajar más y dedicarle más tiempo al trabajo, preocupaciones relacionadas con el rendimiento laboral de forma persistente, agobio, etcétera.

Fisiológicos

Estrés, insomnio, dolores de cabeza, tensión muscular, disfunciones sexuales… A largo plazo estos síntomas pueden dar lugar a trastornos psicofisiológicos como la hipertensión, así como fomentar el consumo de sustancias poco recomendables.

Motores

Aparece una necesidad imperativa de llevar a cabo muchas tareas, no olvidando ningún aspecto de las mismas. Son incapaces de no trabajar, dejando por ello de lado amigos y familia.

¿Cómo puede afectar la salud  de los trabajadores compulsivo?

  • Pérdida del  sueño.
  • Alteración del apetito. 
  • Puede influir en la actividad sexual ya que buscan excusas para relacionarse con alguna tarea.
  • Poco a poco, su obsesión, los lleva abandonan las cosas que disfrutaban y solían hacer, tales como compartir con sus amistades y familia (pareja e hijos), sufriendo ambos el impacto de esta adicción.

Foto referencial

¿Qué tipo de trabajador eres?

Eficiente

Este empleado es uno de los favoritos de la empresa, no hay quejas sobre el trabajo que realizan y se caracteriza por su alto nivel de concentración y organización.

 El siempre sí

Este es el empleado que siempre dirá que sí a cuanta tarea que le encargues. Incluso si se trata de trabajar horas extras o posponer sus vacaciones este tipo de empleado no sabe dar un no como respuesta.

Trabajador multitarea

Este tipo de trabajador  siempre será capaz de hacer más de una cosa a la vez sin perder la concentración ni reducir la calidad de su trabajo. Esencial en toda empresa.

Mil oficios

Se parece al empleado multitarea, pero a diferencia de este no se desempeña en una sola área sino en diferentes sectores de la empresa. Es capaz de echar una mano en otras áreas sin inconvenientes y con mucha capacidad.

Amistoso

Este trabajador es el que se lleva bien con todo mundo y que también es querido por todos o la gran mayoría. Es un empleado empático, capaz de entender los problemas de los demás.

Líder

Foto Referencial

El líder

En una oficina o centro de trabajo siempre hay un empleado que es un líder innato. Pese a que no tiene un cargo de poder en la empresa, es capaz de unir a los empleados de la misma y hacerlos sentir importantes para la compañía. Un empleado sin lugar a dudas valioso para tu empresa.

Lea también: Detesto mi trabajo ¿qué hago?

Fuente: www.psicologia-online.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad