Muchos hemos leído o escuchado que lo único permanente en la vida es el cambio, lo cierto es que otras cosas también lo son, pero no esa la conversación que tendremos hoy.

Tan cierta es esta referencia al cambio, como que no nos han dicho cómo se come eso, con qué viene, y es que viene en combo y como todo combo, no todos los acompañantes son del agrado de quien vive, pide o espera el cambio. Lo peor es que a veces debemos comernos todo o casi todo lo que este combo del cambio contiene.

Así pues, el cambio trae sus raciones de ansiedad, angustia e incertidumbre en diferentes tamaños en función de las necesidades y capacidades de procesamiento de cada consumidor.

Dejada atrás la cuasi metáfora, hablemos de cada uno de estos elementos que componen al del cambio mismo y de sus componentes.

Empecemos por la más simple definición de cambio.

El cambio

Foto Refencial

Lea también: Para transformar nuestra realidad, el cambio comienza por nosotros

¿Qué es el cambio?

El cambio es sin duda un proceso consciente o no de transición, desplazamiento y transformación de un estado a otro, de una forma a otra (de pensar, sentir, actuar, vivir, etc).

En este momento están ocurriendo cambios en nuestras estructuras biológicas de los cuales no somos conscientes y que además no podemos evitar. Desde la medicina se hacen esfuerzos para conocer tales procesos para comprenderlos y hacer estos procesos más lentos, para retrasar en algunos casos la vejez y en otros, detener o curar enfermedades.

Así, queda claro que los procesos de cambio aun cuando son indetenibles y permanentes, pueden ser intervenidos y para tal fin se requiere conocer cómo ocurre el fenómeno, los elementos que componen, cómo interactúan entre sí, los efectos que causan, conocer las herramientas de intervención necesarias, cuáles se tienen, saber usarlas, para finalmente intervenir conscientemente.

Se trata entonces de conocer y desarrollar altos niveles de consciencia.

El combo trae ansiedad, angustia e incertidumbre

El cambio con sus acompañantes se viven como la vida misma en tiempo presente.

Sin embargo como se dice, la ansiedad es exceso de futuro, describe a los pensamientos y sentimientos relativos al deseo de que acelerar el proceso, de que ocurra aquello que consideramos bueno como las vacaciones. Este ejemplo contiene elementos de control personal como los preparativos (ahorros, compra de boletos, reservaciones de hotel, selección de atuendos, etc), y de elementos que no dependen de nosotros como el avance del tiempo o disponibilidad de boletos y hotel, aun así el deseo consciente de vivir ese periodo ajustado a lo que deseamos hace que nos desplacemos para conseguir tales objetivos.

El cambio

Foto Referencial

La ansiedad viene acompañada de malestar o sufrimiento emocional dados por los deseos de anticipación. La intensidad de estas sensaciones están relacionadas al poco o ningún control de los elementos que la componen.

Por otra parte, la angustia describe la sensación de miedo al proceso de cambio y sobre todo a su resultado, cuando este es percibido como amenaza. Por lo general se compone de pocas o ningunas evidencias, esto hace que se trate de una preocupación irracional acompañada de imaginación de escenarios terribles, desesperación y desesperanza.

Adicionalmente la incertidumbre, al igual que la ansiedad y la angustia se asocia al futuro, al desconocimiento y certeza de él y se origina en el manejo de fuentes de información aleatorias que discrepan entre si, por lo que no es fácil determinar cuál es la verdadera.

Como verán, se trata de mucho futuro incierto y sin control vivido y aumentado en tiempo presente.

Tengo el combo, ahora qué…

Ya sabes que contiene el combo del cambio y lo que implica cada uno de sus componentes. También sabes que se requiere desarrollar altos niveles de consciencia, ahora te digo más:

  • Mantén el foco en el presente, es hoy cuando puedes intervenir el cambio, aun si ocurre afuera, solo puedes intervenir el que ocurre dentro de ti y está bajo tu control, es decir, lo que piensas, sientes y haces para lograr tus objetivos o sumar a los objetivos de un grupo o sociedad.
  • Respira lentamente hasta lograr la calma.
  • Pon el foco en otra cosa.
  • Contrasta interpretaciones con evidencias.
  • Se realista y describe en lugar de exagerar.
  • Atiende a fuentes confiables.
  • Habla con quien te calme.
  • Ocúpate con aquello que sabes que te hace bien y suma en tu

Nada más sabroso que el cambio consciente, este te empodera y te hace responsable del presente que vives y del futuro que quieres vivir, los aderezos son a gusto propio, elige aquello que te hagan feliz y te acerquen al destino que quieres llegar.

El cambio

Foto ReferencialFoto

Lea también: ¡El cambio comienza en lo individual!

Hernán Hernández

Doctor en Educación. Jefe de la cátedra de Psicología. Coach Neurolinguistico. Conferencista Internacional. Motivador. Radio & TV Host.

Instagram / Twitter:  @hernanjhernandez

Comenta y se parte de nuestra comunidad