La mayoría de los habitantes de las zonas azules llegan a vivir más de 100 años, y que básicamente, eso se debe a sus hábitos alimenticios, pero también a una misma afición.

El investigador Dan Buettner, estudió cinco zonas azules en todo, donde sus habitantes son famosos por su longevidad, estos lugares son: Okinawa en Japón, Nicoya en Costa Rica, Icaria en Grecia, Loma Linda en EE.UU. y Cerdeña en Italia.

Buettner, indicó que las personas que vivan en dichas zonas azules tienen factores en común, tales como: redes de apoyo social, hábitos diarios de ejercicio y una dieta basada en plantas.

De igual manera, también comentó que comparten otras prácticas comunitarias insospechadas, como la afición a la jardinería, realizándola incluso después de sus 80 años en adelante.

Pero, ¿es posible vivir hasta los 100 años colocando las manos en la tierra?

A continuación las bondades de la jardinería para vivir más según los ciudadanos de las zonas azules.

Vivir 100 años

Foto referencial

Lea también: Revitalización Antivejez: segunda clave de la longevidad

Elevar el humor

Como bien se sabe, realizar actividades al aire libre, tanto recreativas como físicas, están vinculadas a la longevidad, de esa forma, la jardinería es una manera fácil de obtener beneficios para la salud.

“Si cultivas un huerto, estás haciendo algo de actividad física de baja intensidad la mayoría de los días y tiendes a trabajar de forma rutinaria”, comentó Buettner.

El experto aseguró que existe evidencia que demuestra que los jardineros viven más tiempo y son menos estresados

Recientemente en Holanda, los investigadores solicitaron a un grupo de participantes que realizaran tareas estresantes y luego fueron divididos en dos grupos.

Posteriormente, uno de los grupos realizó una actividad de lectura, mientras que el otro se dedicó a la jardinera durante 30 minutos.

El grupo que leyó informó que su estado de ánimo “se deterioró aún más”, mientras que los jardineros no solo tuvieron niveles más bajos de la hormona del estrés, el cortisol, sino que también se sintieron “restaurados” por completo hacia un buen estado de ánimo.

Foto Referencial

Deja que la naturaleza te cuide

Los beneficios sociales de la jardinería también pueden contribuir al aumento de la longevidad.

Por su parte, el Dr. Bradley Willcox de la Universidad de Hawái, estudió a personas con 100 años en Okinawa, muchos de los residentes mantienen pequeños jardines personales durante la vejez.

Willcox indicó que “En Okinawa, dicen que cualquier persona que envejezca de manera saludable necesita un ikigai o una razón para vivir. La jardinería te da ese motivo para levantarte cada día”.

Asimismo, también reveló que los habitantes de Okinawa valoran el concepto de yuimaru, que significa “tener un alto nivel de conexión social”.

El sentido de conexión con otras personas es importante, pero también lo es la conexión individual con la naturaleza.

Otro estudio de la Universidad de Harvard, demostró que las personas que estaban rodeadas de vegetación exuberante vivían más tiempo, además tenían una menor probabilidad de desarrollar cáncer o enfermedades respiratorias.

La jardinería, incluso en una pequeña parcela en un área urbana, es una forma sencilla de incorporar más naturaleza a la vida diaria.

¿Cultivando para una vida más larga?

Pero, Si la jardinería es buena, ¿la agricultura también lo será?

Vivir en el campo, realizar ejercicio físico y realizar trabajos de agricultura, son algunos de los factores del estilo de vida asociado a la longevidad según las zonas azules.

Un grupo de científicos australianos mostró que los agricultores tenían un tercio menos de probabilidades de padecer una enfermedad crónica y un 40% menos de probabilidades de visitar a un médico de cabecera que los trabajadores no agrícolas.

Asimismo, investigadores de Estados Unidos compararon las tasas de mortalidad entre los agricultores con las tasas para la población general y encontraron que los agricultores tienen menos probabilidades de morir de cáncer, enfermedades cardíacas o diabetes.

Otros estudios realizados en Suecia y Francia demostraron que los agricultores son más saludables de lo que parecen.

Y estudios en Suecia y Francia también han demostrado que los agricultores son más saludables que quienes no lo son.

En ese sentido, la Dra. Masahiko Gemma de la Universidad de Waseda, en Tokio, estudió a los agricultores autónomos en la provincia central de Saitama, y encontró que tenían una mayor esperanza de vida que los no agricultores y trabajaban hasta una edad más avanzada.

“Las pequeñas granjas familiares son comunes en la agricultura japonesa”, comentó Gemma, cuya encuesta no incluía a los agricultores que trabajan para operaciones corporativas a gran escala.

claves longevidad

Foto Referencial

En la investigación encontró que los agricultores autónomos disfrutaban de cambios estadísticamente significativos y positivos en las condiciones psicológicas y físicas antes y después de participar en actividades de agricultura ligera.

“Nuestra conjetura es que el trabajo agrícola contribuye al mantenimiento de la buena salud y del espíritu”, aseguró.

¿Continuamente es así?

La agricultura es una industria en la mayor parte del mundo occidental, y los agricultores pueden experimentar condiciones de trabajo difíciles o peligrosas, deudas altas y procesos cada vez más automatizados.

“La realidad del trabajo en la agricultura, al menos en EE.UU., es mirar a una computadora tanto tiempo como los demás, ejecutar sistemas para engorda de pollos o instalaciones de contención de cerdos”,  explicó Thomas Forester, consultor de políticas alimentarias con sede en Nueva York.

En ese sentido, es difícil, ver a la agricultura como la vara mágica que lucha contra el envejecimiento. Ni la agricultura ni la jardinería pueden garantizará una vida útil más larga.

Pero algunos de los factores del estilo de vida asociados con ambos, como salir al exterior, participar en una actividad física liviana y mantener una dieta saludable basada en plantas, podrían serlo, es decir, básicamente, todo se trata de encontrar al equilibrio.

“Dieta, actividad física, compromiso mental y conexión social son las cuatro patas. Si no tienes una de ellas, pierdes el equilibrio y eso puede acortar la esperanza de tu vida”, concluyó Willcox.

Lea también: Vivir más y mejor con la medicina antienvejecimiento

Con información de: laopinion.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad