Lo dulce es una tentación, pero todos sabemos que el exceso consumo de ellos, como lo es la azúcar, favorece el desarrollo de sobrepeso, enfermedades cardiovasculares, diabetes (en algunos casos), obesidad y caries dentales. Entonces aparecen los edulcorantes como una alternativa al azúcar y cada vez más productos los incluyen.

La mayoría de los edulcorantes bajos en calorías son de origen artificial a los sustitutos del azúcar.  Una clase importante de sustitutos del azúcar son conocidos como edulcorantes de alta intensidad, éstos tienen una dulzura superior a la del azúcar común de mesa.

Como resultado, se requiere menos edulcorante y el aporte calórico es a menudo insignificante. La sensación de dulzor causada por estos componentes es a veces notablemente diferente de la sacarosa, de manera que frecuentemente se usan con mezclas complejas que alcanzan una sensación de dulzor más natural.

Cuando la sacarosa (u otro azúcar) contribuye a la textura del producto, es frecuente también que necesite un agente de relleno. Es común en bebidas suaves etiquetadas como “dietéticas” o “light”, las cuales contienen edulcorantes artificiales y frecuentemente tienen una sensación al paladar notablemente diferente, o en los sustitutos del azúcar de mesa, que mezclan maltodextrinas como un edulcorante intenso para alcanzar una sensación de textura satisfactoria.

Lea también: Así podrías lucir a los 70 con solo dejar el azúcar

Foto referencial

Compuestos

Los tres compuestos primarios usados como sustitutos del azúcar   son

  • La Sacarina.
  • el Aspartamo.
  • La Sucralosa.

En muchos  países se usan bastante el ciclamato y el edulcorante herbal estevia.

Los especialistas recomiendan consumir, tanto azúcares como edulcorantes, en cantidades moderadas, para mantener siempre una alimentación saludable. Muchos creen que lo ideal sería tratar de acostumbrarse a consumir poco a poco los alimentos sin agregados y con su sabor natural.

Foto referencial

Las bebidas

Las bebidas sin azúcar, tampoco se escapa al escrutinio de los científicos. Un consumo elevado de  jugos y refrescos con edulcorantes tales como aspartamo eleva el riesgo de accidente cerebrovascular, infarto y enfermedades coronarias. Refrescos Light  y  jugos que se preparan de forma instantánea podría ser el causante un infarto.

diabetes tipo 2

Foto Referencial

El término “edulcorante” no implica que sea un endulzante que no aporta calorías. Los edulcorantes son todas las sustancias que agregan sabor dulce y pueden ser nutritivos o no.

Edulcorantes nutritivos

Foto referencial

Son naturales y siempre aportas calorías. En este grupo están el azúcar, la miel, los jarabes y la fructosa. El azúcar blanca es la sacarosa natural obtenida de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera. Brinda “calorías vacías”, ya que sólo aporta energía. Por eso, debemos consumir todos los edulcorantes nutritivos con moderación.

Edulcorantes no nutritivos

No aportan calorías y en su mayoría son artificiales. Forman parte de este grupo la sacarina, el ciclamato, el aspartamo, acesulfame K, el esteviósido y la sucralosa. De ellos, sólo el esteviósido es natural.

  • La sacarina es un edulcorante no nutritivo y endulza hasta 500 veces más que el azúcar.
  • Edulcorantes sin calorías uno por uno
  • La sacarina endulza 300 a 500 veces más que el azúcar, sirve para cocinar, pero deja un sabor amargo.

Ciclamato

Es 40 veces más dulce que el azúcar y suele utilizarse combinado con la sacarina. Ambos se encuentran en alimentos “light” como frutas en lata, gaseosas, mermeladas, galletitas dulces dietéticas y jugos para diluir y en polvo común y bajo en calorías.

Aspartamo

Es el único que aporta calorías al igual que el azúcar, pero como es 200 veces más dulce se usa en muy pequeñas cantidades, por lo que su aporte calórico resulta insignificante. No es adecuado para cocinar ya que pierde su dulzura con el calor. Tampoco es recomendable para personas con fenilcetonuria.

Acesulfame

Endulza igual que el aspartamo, pero a diferencia de él, éste sí es apto para cocinar. En altas concentraciones puede dejar sabor metálico. Ambos suelen encontrarse en alimentos bajos en calorías como gaseosas, aguas saborizadas, postres elaborados y en polvo, yogures descremados, jugos preparados y en polvo, mermeladas, golosinas sin azúcar y frutas en lata.

Esteviósido

Es natural y se obtiene de las hojas de stevia, una planta. Es 300 veces más dulce que el azúcar y se puede usar para cocinar. Es ideal para diabéticos y naturistas. Se encuentra como edulcorante de mesa, en cereales para desayuno y en algunos alimentos dietéticos como postres y cacao en polvo.

Sucralosa

Es un derivado de la sacarosa. Es 600 veces más dulce, no deja sabor metálico y puede usarse para cocinar. Está presente en barras de cereal, mermeladas, postres light elaborados yogures descremados, aguas saborizadas, jugos preparados bajos en calorías y chicles sin azúcar.

Foto referencial

No todo lo que brilla es oro 

Muchos de los alimentos o productos “light” y “dietéticos”, destinados a personas diabéticas, tienen edulcorantes no nutritivos. Es conveniente leer bien las etiquetas antes de comprar. Dos o más refrescos de 330 ml al día aumentan considerablemente los riesgos de infarto e ictus

Según recomiendan los nutricionistas, la clave está en no abusar del consumo de alimentos “light” para no sobrepasar la Ingesta Diaria Admitida (IDA) de los edulcorantes y, si elegimos edulcorantes de mesa, es preferible optar siempre por los naturales.

Lea también: Prepara fácil y rápido un edulcorante casero (+ video)

Fuente: www.alimente.elconfidencial.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad