La vitamina E,  es otro compuesto heterogéneo esencial para el funcionamiento del organismo, debido a que tiene potente acción antioxidante, propiedades antiinflamatorias, además de contribuir para el control del colesterol malo y mejorar la fertilidad debido a que tiene un papel importante en la producción hormonal.

Esta vitamina se encuentra en la alimentación, siendo sus principales fuentes los alimentos de origen vegetal como semillas de girasol, almendras, avellanas, maní, aguacate o aceite de oliva y en algunos cereales integrales. También es posible consumirla en cápsulas como suplemento, bajo orientación del médico o nutricionista.

Otros  alimentos que contienen vitamina E son:

  • Los aceites vegetales como, el trigo, el girasol, el maíz o la soja
  • Las hortalizas de hojas verdes (brócoli o espinaca).
  • Los cereales, margarinas o jugos de fruta también contienen vitamina E.

Lea también: La Vitamina A y sus beneficios

Suplementos de vitamina E

Como suplemento alimenticio la vitamina E puede ser utilizada para mantener la salud de la piel, aumentando su elasticidad y previniendo arrugas, para mejorar la circulación sanguínea, ayudar a controlar el colesterol, combatir los radicales libres del cuerpo y prevenir el envejecimiento. Esta vitamina también fortalece el sistema inmune y puede ser recomendada como suplemento para parejas con problemas de fertilidad.

En los recién nacidos prematuros, la deficiencia de vitamina E puede causar retinopatía del prematuro y sangrado intracraneal, por lo que en estos casos se administra entre 10 y 50 mg de Vitamina E diariamente bajo supervisión médica.

 Vitamina E en cápsulas

Foto referencial

La Suplementación de vitamina E en cápsulas suele ser hecha a la dosis de 3 a 15 mg al día, sin embargo, se recomienda que su uso sea orientado por un médico o nutricionista, que puede adaptar mejor las dosis de acuerdo a las necesidades de cada persona.

La vitamina E en cápsulas se encuentra en las farmacias o tiendas de productos naturales y su precio varia de acuerdo a la marca y la dosis.

Para qué sirve la vitamina E

La vitamina E también conocida como alfa-tocoferol, es uno de los antioxidantes más importantes, por lo que sus beneficios incluyen:

  • Equilibrar los niveles de colesterol.
  • Mejorar la salud de la piel y del cabello, debido a que proporciona integridad a la piel y a las paredes celulares.
  • Aumenta la firmeza de la piel y previene las arrugas.
  • Mejora la cicatrización 
  • Mejora la resistencia física y la fuerza muscular.
  • Combate la infertilidad, debido a que contribuye para la formación de hormonas.

Además de esto, la vitamina E puede ser útil para mejorar el sistema inmune y contribuye para el funcionamiento del cerebro.

Consejos para cocinar

Es una vitamina liposoluble, así que no importará cocer los alimentos, aunque si los calentamos en aceite sí que pueden perder toda su vitamina E, es decir, tomarlos crudos es la mejor solución. Además, es recomendable ingerir las semillas inmediatamente después de abrirlas.

Foto referencial

¿La vitamina E engorda?

No hay evidencias de que la vitamina E en cápsulas, en la dosis recomendada diaria cause aumento de peso. Sin embargo, se debe tener cuidado con el consumo excesivo de alimentos fuentes de esta vitamina debido a que pueden causar un aumento de las calorías diarias consumidas.

Efectos tóxicos

La hipervitaminosis E causa hemorragia en los individuos que hacen uso de medicamentos anticoagulantes, por esto no debe ser consumida en estos casos.

Precauciones al tomar vitamina E

Aunque la vitamina E aporta grandes beneficios para cuerpo humano, debemos consultar un médico antes de comenzar a consumirla en suplementos adicionales a las que incluye una dieta natural.

Si eres alguien sano puedes ingerirla o aplicarla sobre la piel, pero si has presentado o presentas alguna de estas condiciones debes tener cuidado:

  • Si padeces alguna enfermedad del corazón o diabetes.
  • Cuando te encuentras embarazada o estás lactando.
  • Enfermedad hepática.
  • Un historial de ataque al corazón, problemas cerebro-vasculares o coágulos de sangre.
  • Cirugías recientes.
  • Diarrea.
  • Niveles bajos de vitamina K.
  • Síndrome del intestino corto
  • Si recibes tratamiento contra el cáncer.
  • Hemorragias.
  • Las altas dosis de Vitamina E pueden producir: náuseas, diarrea, dolor de estómago, fatiga, debilidad, dolor de cabeza, visión borrosa, hematomas y pérdida de sangre, por ello es recomendable que un especialista te indique la dosis necesaria.

Foto referencial

 Lea también: ¿Todos necesitamos de la Vitamina D?

Fuente: www.tuasaude.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad