Es habitual ver a niños temerosos de la oscuridad, en gran parte por las imágenes que pueden verse en la televisión. La oscuridad  suele aparecer en las noches, y esos momentos empiezan a manifestarse imágenes de  «fantasmas o monstruos en las historias fantasiosas».

Ahora bien, en el caso de los adultos, este miedo no es tan frecuente, y cuando ocurre, debe ser tratado por un especialista.

¿Miedo a la oscuridad? 

El miedo a la oscuridad es un trastorno fóbico que puede causar un gran malestar a la persona que lo sufre. Se conoce también como escotofobia, aunque frecuentemente suele asociarse el miedo a la noche o nictofobia.

Esta patología puede tener un gran impacto en la vida cotidiana de la persona que la sufre, principalmente porque el individuo tiende a estar deprimido, ansioso o muy nervioso todo el tiempo.

Todos los días de nuestra vida oscurece, por lo que el malestar se manifiesta una y otra vez. Los afectados a menudo se niegan a salir de su hogar cuando oscurece y no son capaces de dormir solos a pesar de su edad si sufren escotofobia.

Lea también: Diarios de Rehab, cuando salir de la oscuridad sí es posible

Foto referencial

Los espacios oscuros y sin luz son situaciones que pueden crear cierto nivel de alerta o activación en la persona, pero no necesariamente crea terror.

Esta  fobia, pertenece al grupo de trastornos de ansiedad, y sus principales síntomas son la angustia extrema y el miedo irracional ante el estímulo fóbico. Esto implica evitar situaciones y lugares donde hay oscuridad, y la persona puede experimentar el malestar solo pensando en ello.

Qué causa esta fobia

La principal causa de esta fobia está en las creencias irracionales sobre la oscuridad, y como e igualmente como las comentadas al principio las alimentadas por las historias de fantasía que muchas veces aparecen en libros o películas, pero también por creencias populares.

Sin embargo, la mayoría de  las fobias suelen desarrollarse debido a una experiencia traumática en la infancia, y ocurre por un tipo de aprendizaje asociativo llamado condicionamiento clásico. Este tipo de condicionamiento fue estudiado por primera vez el por el psicólogo norteamericano John Watson, que logró que un niño pequeño, de nombre Albert, aprendiese a tener miedo de una rata blanca a la que antes adoraba.

Síntomas de la Escotofobia

Esta fobia causa una serie de síntomas que pueden ser cognitivos, comportamentales o físicos y fisiológicos.

Los síntomas cognitivos incluyen

Miedo, angustia, ansiedad, confusión, creencias irracionales o falta de atención.

En cuanto a los síntomas comportamentales, la persona tiende a evitar el estímulo fóbico en un intento de reducir el malestar.

Entre los síntomas físicos y fisiológicos destacan:

  • Boca seca.
  • Tensión muscular.
  • Sudoración extrema.
  • Aumento de la respiración.
  • Sofoco.
  • Falta de aire.
  • Falta de hambre.
  • Dolor estomacal.
  • Dolor de cabeza.
Meningitis en adultos
Foto referencial

Tratamiento

Apaga la luz voluntariamente

Las personas que sufren de nictofobia suelen estar cansadas y somnolientas. Esto se debe a que el sueño es mucho más reparador si se duerme a oscuras. Incluso la luz tenue impide conciliar un sueño profundo.

Las personas con miedo a la oscuridad pueden empezar a reducir la luz paulatinamente a la hora de dormir. Al hacerlo poco a poco, a lo largo de varios días, es más fácil acostumbrarse.

Busca un momento de relax para estar a oscuras durante el día

El día también puede brindar la oportunidad de estar a oscuras. Puedes buscar  un momento relajado y voluntariamente quédate en una habitación a oscuras. Pon música relajante e intenta pensar en algo positivo.

La ventaja de esta fórmula es que puedes controlar el tiempo que pasas a oscuras y que, al terminar, puedes disfrutar de la luz natural, que es muy reconfortante y estimulante.

Desafía tus propios miedos

El miedo a la oscuridad no es el miedo a la falta de luz, sino a los pensamientos que ocupan tu mente. Descubre cuáles son  tus pensamientos, de allí radican los  verdaderos miedos, y enfréntate a ellos. Si todo pasa en tu imaginación puedes tomar el control y derrotar esa amenaza.

Controla tu cuerpo

La imaginación puede estimular el miedo, pero este necesita a tu cuerpo para confabularse con las fantasías de tu mente para que ese temor se apodere de ti.  Por lo tanto, aunque no consigas controlar tus pensamientos, sí puedes controlar tu cuerpo.

Una forma de controlar tu  cuerpo es dejar de respirar y moverse durante unos segundos. Esto es lo que hacemos inconscientemente cuando queremos alejarnos de una situación incómoda sin que nos vean.

Respirar lentamente, concentrándote en inhalar y exhalar despacio y con control también te ayudará a controlar los ataques de pánico y el miedo a la oscuridad, y te ayudará a ingresar a zonas oscuras controladamente.

Cambia tu concepto de “oscuridad”

A medida que vayas aprendiendo a sentirte relajado en ambientes oscuros, podrás controlar tus impulsos en ausencia de luz y a dormir con menos luminosidad podrás ir cambiando tu concepto de oscuridad como algo beneficioso para ti. La oscuridad pasará de ser una zona de negatividad a convertirse en una oportunidad para descansar y relajarte.

Foto referencial

Otros tratamientos

Ahora bien, existen otras formas de tratamiento que se emplean  con grandes resultados: la hipnosis, la terapia cognitiva basada en Mindfulness o la terapia de aceptación y compromiso son algunos ejemplos. Estas dos últimas, pertenecen a lo que se conoce como terapias de tercera generación, que ponen énfasis en la relación que tiene el paciente con su problema, el contexto y la aceptación.

El tratamiento con fármacos también se emplea, pero solamente en casos graves, y siempre en combinación con la terapia psicológica para asegurar que los resultados se puedan mantener a largo plazo.

Apps para tratar fobias

Foto referencial

La incursión de  nuevas tecnologías en las últimas décadas también ha afectado al tratamiento de fobias. De hecho, la realidad virtual y la realidad aumentada son ideales para que el paciente se exponga al estímulo fóbico sin la necesidad de tenerlo delante. Además, la exposición se lleva a cabo en un entorno controlado.

Pero el tratamiento de las fobias incluso ha llegado a los smartphones, pues existen diferentes aplicaciones que tienen como finalidad ayudar a las personas a superar sus miedos irracionales.

Lea también: Tipos de fobias

Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad