Es inevitable escribir sobre la situación de Salud en nuestro país. La precariedad del abastecimiento de luz y agua condiciona la aparición de enfermedades, especialmente las infectocontagiosas.

¿Que riesgos se presentan?

Aumentan los índices de aparición de diarreas por consumir alimentos en mal estado o contaminados, por la falta de refrigeración, o agua no potable. Además algunas personas se sumergen en la depresión, angustia y hasta pánico. En el caso de los pacientes cardiopatas si sufren una elevación de la tensión arterial por la sensación de miedo o nerviosismo, aumenta el riesgo de presentarse un evento isquemico, como un infarto o accidente cerebovascular. También las condiciones higiénicas inadecuadas aumentan el riesgo de enfermedades infectocontagiosas como la sarna, hepatitis A y dengue.

salud en tiempos de crisis

Foto Referencial

Lea también: Cómo alimentarse para combatir el Síndrome de Ovarios Poliquísticos

¿Cuáles son las recomendaciones en estos casos?

– Primero mantener la calma. Es indispensable buscar soluciones y no empeorar la situación con una crisis nerviosa.

Intentar consumir sólo agua hervida, incluso preparar los alimentos con agua hervida. Si no podemos hervirla, una forma de reducir la contaminación del agua es agregar una o dos gotas de cloro puro, no jabonoso, por cada litro de agua.

Conversa con tus vecinos sobre las formas que pueden ayudarse entre todos: algunos pueden contribuir con su cocina de gas, prestando fósforos, compartir la comida almacenada antes de que entre en descomposición, y algo que he visto mucho en estos días: reunirse para jugar juegos de mesa, parece tonto pero esto baja el estrés y fomenta la relación con otras personas, cosa que se ha perdido un poco con el uso de la tecnología como el uso de celulares, que tiende a apartarnos de nuestros seres cercanos.

Trata de dormir bien, puedes utilizar infusiones de tilo o manzanilla, practicar la meditación o leer un buen libro antes de dormir.

dormir bien

Foto Referencial

Consume alimentos bien cocidos, y si compras alimentos ya preparados, prefiere aquellos pasteurizados y cocidos, no crudos.

Apóyate en tus seres queridos, visita a tu familia, conversen, anímense. El manejo de las emociones es vital en estos tiempos, y si crees que alguien puede cursar con una depresión severa, ayúdalo.

No te quedes en el pensamiento negativo o la queja: es mejor abocarse a la solución de los problemas y en ayudar a otros. Recuerda que tu cuerpo y especialmente el sistema inmunológico escucha tus señales.

Finalmente mantengamos la fe, pide ayuda y recuerda que cada quien desde su rincón puede aportar su granito de arena para contribuir a tener un mejor país.

Lea también: Tips para cuidar tu piel y cabello durante el embarazo

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad