A propósito del Día mundial del paciente renal, celebrado el 14 de marzo, en A Tu Salud La Revista conversamos con el médico internista y nefrólogo, Luis Hernández, para aclarar las funciones de un órgano tan vital como el riñón y revelar las causas por las cuales este puede fallar en su tarea.

¿Qué es un riñón?

Antes de entrar de lleno en el tema de la insuficiencia renal, es necesario explicar qué es un riñón y qué labor cumple dentro de nuestro cuerpo. El Dr. Hernández nos dice que los riñones son órganos “pequeñitos, casi con la forma de nuestros puños”, que se encargan de limpiar nuestra sangre, eliminando los desechos que se encuentran en el organismo a través de la formación de la orina. Cuando ésta se forma en el riñón, la orina pasa a través de una red de capilares, llamada el glomérulo, donde los productos de desechos, como la urea o la creatinina, son excretados.

Además de este proceso, el riñón también “reabsorbe otros elementos que nos hacen falta como el calcio, el ácido úrico”, y otros productos químicos esenciales para la vida, indicó el Dr. Hernández.

trasplantado de riñón

Foto Referencial

Lea también: Trasplantes renales anticipados pueden ser ventajosos 

¿Qué es la insuficiencia renal y cuáles son sus causas?

Cuando el riñón pierde una de sus funciones, ya sea afectado por algún factor externo o por una enfermedad congénita, se produce lo que conocemos como una insuficiencia renal. “Esta consiste en que el riñón deja de funcionar, lo que disminuye la producción de orina en algunos casos y en otros se puede orinar pero no de manera concentrada”, aclaró el Dr. Hernández. Después se puede presentar hipertensión arterial e hinchazón, la cual se hace visible principalmente en los tobillos y en los párpados.

Esta hinchazón es producto de la retención de líquidos en el cuerpo. Esos desechos, al no contar con una vía de escape, quedan acumulados en el organismo, provocando una serie de síntomas como debilidad o astenia, “una flojera con la que no provoca hacer nada” o un perceptible aliento a amoníaco, debido a la acumulación de urea. Esta retención termina por afectar otros órganos, como el corazón, los intestinos y los pulmones, causando dificultad para respirar y un malestar general.

Entre los distintos factores de riesgo para el deterioro del riñón, el especialista Luis Hernández nos comentó que la primera causa de la insuficiencia renal, en el mundo, es la diabetes. Luego, se pueden encontrar otros causantes como las enfermedades propias del riñón, la hipertensión, la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo y las enfermedades inmunológicas, como el lupus.

Además de estos, “también encontramos las enfermedades hereditarias del propio riñón, como lo son los riñones poliquísticos, los cuales a medida que crecen van deformando la arquitectura del riñón y las piedras o cálculos renales que obstruyen las vías urinarias, haciendo que el riñón pierda su función”, aseveró Hernández.

trasplantado de riñón

Foto Referencial

¿Qué hacer para detectar una insuficiencia renal?

Para poder prevenir o atacar cualquier tipo de falla renal, es importantísimo evaluar el estado de nuestros riñones por medio de pruebas médicas, para así poder diagnosticar y eventualmente tratar esta afección. En palabras del nefrólogo Hernández, “el riñón no avisa porque no duele. No tiene nervios. [La insuficiencia renal] es una enfermedad silente”. En este sentido, es esencial hacerse exámenes periódicos de orina para determinar los valores de urea, creatinina, y evaluar si existe pérdida de proteínas. En pacientes sanos se recomienda hacerse estas pruebas una vez al año y en pacientes en riesgo al menos dos veces al año. Si la orina presenta mucha espumosidad o hematuria, es decir, sangrado, es indispensable acudir al nefrólogo o a su médico internista.

¿Cuáles son los tratamientos para la insuficiencia renal?

La Enfermedad Renal Crónica se divide en cinco estadios. Los primeros tres se conocen como “estadios iniciales” y los demás como “avanzados”. El Dr. Hernández explicó que los primeros tres estadio de la enfermedad pueden tratarse con antihipertensivos, antianémicos y con hipoglicemiantes, en los casos en los que el paciente desarrolla anemia o es diabético. En el caso de que la enfermedad sea detectada en alguno de estos estadios tempranos se recomienda un tratamiento acorde con la causa y los factores de riesgo particulares, junto con una dieta que promuevan el progreso del paciente.

Ahora, cuando la enfermedad es atacada en alguno de los estados avanzados, en aquellos en los que el riñón ya no puede cumplir con la misión de depurar la sangre, se recurre a los tratamientos sustitutivos de la función renal, como la diálisis. Esta tiene dos variantes, la hemodiálisis y la diálisis peritoneal.

“En una se utiliza una máquina con un catéter, tomando las venas del cuello o con una fístula, una comunicación entre una vena y una arteria que están en el brazo. El paciente se conecta a una máquina tres veces por semana, con un promedia de cuatro horas. Ahí se va a limpiar la sangre y, en el caso de las personas que no orinan, saca el líquido que puedan tener acumulado. La otra, llamada diálisis peritoneal, se realiza en la barriga de las personas, con un catéter que se hace diariamente sin necesidad de tener que recurrir a una unidad de diálisis” precisó Hernández.

La insuficiencia renal

Foto Referencial

Más allá de las modalidades de diálisis, el doctor afirmó que el procedimiento más efectivo, el “gold standard” del tratamiento de la enfermedad renal, tal como dice, es el trasplante de riñón. En los casos en los que el cuerpo acepta por completo el nuevo órgano, para el paciente es posible la recuperación de las funciones renales.

Dr. Luis Hernández

Médico internista y nefrólogo, especialista en trasplante renal.

Redes sociales: Twitter: @luisher65

Lea también: Situación actual de los trasplantes de órganos en el país 

Comenta y se parte de nuestra comunidad