Estimados amigos, les envío un gran saludo. En la primera entrega hablamos de manera general sobre el cáncer de mama. Esta vez, quiero hablarles sobre los subtipos histológicos de esta enfermedad. Cuando nos referimos a la histología, nos referimos al aspecto morfológico, es decir, cómo se ven las células del tumor las cuales son identificadas por el patólogo a través del uso del microscopio.

Existen dos grandes grupos histológicos: los carcinomas ductales y los carcinomas lobulillares, cada uno de ellos se comportan de manera diferente. Parte de eso es la importancia de definir cuál es el tipo histológico del tumor y además saber su perfil biológico.

Lea también: ¿Te interesa saber sobre el cáncer de mama? I parte

Carcinoma ductal infiltrante

Cáncer de mama

Foto Referencial15

Es el grupo más frecuente de aparición y puede estar acompañado o no de carcinoma in situ. Puede presentarse desde los 20 años de edad hasta los 80. Las lesiones suelen ser nódulos bien definidos, endurecidos, no dolorosos.

Los de pequeño tamaño y de localización muy profunda solo se pueden diagnosticar por una mamografía o por una ecografía de seno. Algunas veces las mujeres pueden palparse un nódulo o bulto en la axila, antes de tocárselo en el seno. La imagen radiológica puede variar e inclusive nos podría orientar al tipo biológico del tumor. Muchas veces presentan microcalcificaciones, sobre todo cuando hay carcinoma in situ asociado. Este tipo de tumor y dependiendo del perfil biológico puede tener afinidad metastásica en hueso, pulmón y cerebro.

Carcinoma lobulillar infiltrante

Corresponde al segundo grupo más frecuente de cáncer de mama. Suele presentarse en mujeres post menopáusicas (mayores de 50 años), aunque también en mujeres más jóvenes, aunque menos es menos frecuente a estas edades. Puede presentarse como nódulo único, sin embargo, puede convertirse en un reto diagnóstico para el radiólogo, debido a las características propias de este tumor, porque muchas veces es imposible definir en la mamografía cuál es la extensión del tumor, la misma podría intuirse por la intensidad de la densidad que presenta el tejido mamario durante la valoración radiológica, sin embargo hay casos en que los cambios son tan sutiles que solo radiólogos muy expertos en mamografías son capaces de ver.

Este tipo de tumor puede producir metástasis a los ganglios de la axila en mayor número de lo que suelen hacer los carcinomas ductales. Estos tumores rara vez presentan microcalcificaciones. Con una relativa frecuencia, hacen metástasis al seno contralateral y las metástasis a distancia pueden ser a hueso y ovarios.

Cáncer de mama

Foto Referencial

Diagnóstico

Como hemos explicado en la entrega anterior, el diagnóstico confirmatorio de estas lesiones y de cualquier lesión tumoral se hace a través de la biopsia o estudio histológico.

Con respecto a estos estudios, debemos hacer algunas consideraciones; cuando se hace una biopsia por aguja gruesa (BAG), solo se está evaluando una parte del tumor, por lo que puede presentarse el caso de que no se vean todas las características de la lesión y que posterior a la cirugía se pueda evaluar de manera integral. En casos poco frecuentes donde coexisten los dos tipos de tumor, es posible que solo veamos uno de los subtipos histológicos en la BAG.

Existe otra técnica diagnóstica que es la punción por aguja fina (PAAF) en donde se puede obtener algunas células dispersas de la lesión. Esta valiosa técnica para casos especiales nos ayuda a confirmar que exista una lesión maligna, no se tiene suficiente cantidad de células para realizar un diagnóstico integral, por lo que es mandatorio realizar una BAG.

El estudio radiológico nos permite definir el aspecto, tamaño, extensión, presencia o no de microcalcificaciones y/u otras lesiones asociadas, como las lesiones de riesgo. La relación entre patólogos y radiólogos es muy importante para llegar a la precisión diagnóstica.

Cáncer de mama

Foto Referencial

Mis recomendaciones

Los invito a todos los lectores, amigos, pacientes, y familiares a recomendar la realización de la mamografía correspondiente. Si tienes 35 años podrías realizarte el primer estudio, te va ayudar a tener una idea de cómo está el tejido mamario y además ayudas a tus médicos a mantener un control estrecho sobre los cambios que se puedan presentar. Y por supuesto ¡tócate!

Hasta la próxima entrega.

Lea también: Datos importantes sobre el cáncer de mama

Dra. Rosa Barbella.

Médico Anatomopatólogo.

Comenta y se parte de nuestra comunidad