Hoy en día, todos dependemos bastante del uso de las redes sociales. Bien sea para desempeñar nuestro trabajo, promocionar productos y servicios o simplemente para entretenernos en buena parte del día, la mayoría de nosotros nos involucramos con el mundo digital. Ahora, muchos de los usuarios más jóvenes tienden a sumergirse en estas plataformas por más tiempo y con la mera intención de divertirse. A través de tuits, fotos y videos, los adolescentes tratan de compartir con otros la mayoría de sus experiencias y pensamientos. Pero cuando no se hace un uso responsable de las redes, esto puede llegar a impactarlos negativamente en su bienestar físico y mental.

Foto Referencial

Los adolescentes y las redes sociales

Uno de los aspectos que más resalta en la forma en que los jóvenes utilizan las redes sociales, es su obsesión por publicar o retransmitir la mayor cantidad de cosas que les suceden, mostrar sus pertenencias o los lugares en los que se encuentran. Además de representar un peligro físico, cuando muestran por accidente direcciones o información personal, esto también afecta la mente de los adolescentes. El mostrar constantemente quiénes son, qué piensan, qué tienen y donde están, generalmente les despierta una necesidad de aprobación por parte de las personas que los siguen, sin importar la relación que tengan con ellos fuera de las redes sociales.

Los jóvenes también suelen desenvolverse de una manera muy distinta en los espacios digitales que en la vida real. El poder abrirse una cuenta o crear un perfil les da posibilidad de inventarse una nueva persona que puede ser completamente opuesta a quienes ellos son en realidad. Si bien esta libertad puede alimentar su creatividad, en muchos casos, también presenta grandes riesgos, tanto para su seguridad, como para su desarrollo psicológico.

Foto Referencial

Lea también: Cinco redes sociales que perjudican la salud mental de los jóvenes

Los riesgos de ser irresponsable en las redes

Si bien el problema no es, exactamente, el querer compartir con los demás las cosas que ocurren en nuestras vidas o comportarnos con mayor soltura en el espacio virtual, se pueden correr muchos riesgos cuando  no se usan las redes sociales con prudencia. Muchos jóvenes no son conscientes del peligro de mostrar demasiado sobre sus vidas. Cuando le cuentan su ubicación o sobre sus pertenencias a personas que no conocen, pueden exponerse a robos y secuestros.

Las redes sociales también son muy utilizadas para conectar personas, tanto en línea como en la vida real. Son un medio perfecto para acordar reuniones con amigos y conocer gente nueva. Desgraciadamente, muchas veces podemos encontrarnos con personas que buscan hacernos daños. Esto supone un riesgo especial para los adolescentes, por la inocencia que los caracteriza. Así como ellos tienen la libertad de crearse un perfil con imagen distinta a la suya, otras personas se valen de lo mismo para aprovecharse de los más jóvenes.

Por el lado de la psicología, su necesidad de estar conectados, adornar su personalidad en línea y mostrar todo lo que les pasa, puede influir de gran manera en su salud mental y emocional. En especial, cuando sus emociones dependen de la cantidad de atención que reciben en las redes y del tipo de reacciones que generan, lo cual puede abrir paso al acoso y el ciberbullying.

Esto puede llevar que ciertos jóvenes prefieran más las interacciones virtuales que las físicas, aislándolos cada vez más, y que desarrollen ciertos problemas psicológicos, como trastornos de la personalidad, ansiedad y depresión. A esto se le suma el hecho de que pasan más tiempo grabando sus acontecimientos que viviéndolos de verdad.

Entonces, es importante que los padres y representantes se involucren tanto en la vida real de sus hijos, como en la virtual, enseñándolos a usar las redes sociales de forma responsable.

Foto Referencial

Cómo enseñar a los jóvenes a usar las redes sociales

Es cierto que vivimos en un mundo que necesita de las plataformas digitales para funcionar. Nadie puede escapar de esta realidad, pero, del mismo modo, debemos reconocer los errores y los peligros del uso de las redes sociales. Primero, nosotros necesitamos aprender a ser responsables con las redes para después enseñar a los jóvenes y adolescentes a usarlas.

En una entrevista con el portal español Infosalus, la psicóloga Sonia Cervantes, especializada en Psicología Clínica y Terapia juvenil, dio su explicación sobre el porqué se generan estos problemas y expuso unas recomendaciones para educar a los jóvenes en el uso apropiado de las redes sociales. Para Cervantes, la mayoría de los jóvenes abusan de ellas porque no ha existido una educación propiamente tecnológica:

“No ha habido una educación unida al uso de las nuevas tecnologías. Esa es la vacuna para no caer en esos peligros. Hay que empezar en el momento en el que se da el móvil a un niño, que es menor. A estos no se les debe entregar sin un contrato de uso. Hay que supervisarles siempre todo, y hay que dar una buena educación al respecto, pero sobretodo en el ejemplo. No puedo decir que deje el móvil si yo lo llevo encima todo el rato y no le quito ojo”, puntualizó Cervantes.

Por otro lado, las redes sociales también distorsionan nuestra perspectiva del mundo, ofreciendo una imagen muy distinta de nuestra realidad. Esto, inevitablemente afecta el bienestar emocional de los jóvenes. Por lo que es fundamental enseñar a los jóvenes que la vida no es como la ven a través de sus pantallas.

En la mayoría de los casos, los problemas se dan porque los jóvenes no son conscientes de lo que están haciendo. Sonia Cervantes plantea que es importante que se desarrolle una educación sobre las nuevas tecnologías y los riesgos de su mal uso, sin llegar a demonizar a las redes sociales.

Con información de:

 infosalus.com

Lea también: Redes sociales y trastornos alimenticios

Comenta y se parte de nuestra comunidad