El sexo tántrico es una herramienta para vivir la sexualidad de una forma más completa, dejando de lado los convencionalismos y los tabúes. Mucha gente solo entiende las relaciones sexuales desde la satisfacción inmediata que les genera el orgasmo, sin saber que esta práctica puede ir mucho más allá y ayudarnos tanto en nuestro bienestar físico, como en el mental. Por esto, aprovecharemos esta ocasión para dar a conocer más sobre este tema y ofrecer algunas recomendaciones para disfrutar esta experiencia al máximo.

¿Qué es el sexo tántrico?

El sexo tántrico es una práctica originaria de la India basada en las enseñanzas del Tantra, un conjunto de textos y rituales budistas. El “Tantra” considera al sexo como una vía para lograr una mayor sensibilidad humana y focalizar la energía del universo. Sin embargo, lo tántrico no se limita solo a las relaciones sexuales, sino que es una experiencia holística completa, enfocada en la existencialidad y en el presente.

El dominio del Tantra, en todos los aspectos de nuestra vida, afecta positivamente nuestra forma de conectar con los demás y experimentar nuestra sexualidad, combinando el plano físico con el espiritual. A través de la observación y la meditación, esta práctica está orientada también hacia el autoconocimiento.

En este sentido, el sexo tántrico es ideal tanto para el crecimiento personal, como para mejorar el entendimiento en las relaciones de pareja. Las enseñanzas del Tantra estimulan la comunicación y el descubrimiento del placer más allá de lo corporal, lo cual es fundamental para afianzar la intimidad con nuestras parejas. Del mismo modo, esta práctica es muy recomendable para personas que padecen de problemas físicos o adultos mayores, permitiéndoles disfrutar del sexo a través de una experiencia distinta.

El sexo tántrico busca la estimulación de todos los sentidos y que las partes involucradas disfruten al máximo. Para que esto se pueda dar, es necesario que exista una verdadera conexión entre la pareja. Según esta visión, el placer del acto sexual no se basa solo en la penetración, y su propósito no debe ser la eyaculación. El disfrute se encuentra en la exploración del cuerpo del otro, a través de la observación, el tacto, e intentando llegar al clímax de manera sincronizada.

Foto Referencial

Lea también: Razones por las que el tantra mejora el sexo 

Ejercicios del sexo tántrico

Para sacarle el máximo provecho al sexo tántrico, es fundamental que tengamos en cuenta estas ideas:

  • Valorar el presente. Estar consciente del tiempo presente es la mejor manera de conectar con uno mismo y con los demás. Centrarnos en el momento que vivimos nos ayuda a no perdernos, permitiendo que nos podamos entregar de lleno a nuestra pareja.Para el Tantra, el único tiempo que existe es el presente.
  • El contacto visual. Muchas personas que temen mirar directamente a los ojos a otras personas. Sin embargo no existe mejor manera de crear una conexión real con alguien más que a través de la mirada.
  • El control de los chakras (centros de energía). El Tantra busca balancear los chakras, que son los centros de energía del cuerpo. Esta práctica favorece el intercambio energético entre los miembros a la hora de las relaciones sexuales.
  • Exploración del valle. El Tantra también es conocido como el culto a lo femenino, a las características de la experiencia vital de las mujeres, como la ternura, la sensibilidad y la receptividad, entre otras. Del mismo modo, la mujer es creadora de vida, no solo por tener hijos, sino por el especial cuidado que requiere en cuanto a los ciclos y los tiempos en la práctica del sexo. En el Tantra, el hombre tiene la predisposición de acompañar y prestar su esencia para que la mujer la disfrute. El placer que la haga sentir tendrá repercusión en el suyo propio.
  • Descubrir el universo nuevo. El cuerpo humano es un universo por descubrir, por lo que es importante explorarlas distintas zonas erógenas de cada uno.
  • Entender los distintos ritmos. Cada momento del encuentro sexual requiere de distintos ritmos. La clave para potenciar el disfrute del acto es entender cuál es el ritmo de tu pareja. El cambio de intensidades y ritmos también incrementa la energía de excitación y ayuda a tener orgasmos más intensos.
  • El dominio del orgasmo valle. La puesta en práctica del Tantra ayuda a tener control sobre el proceso eyaculatorio. Cuando la eyaculación ocurre, el hombre pierde energía física y necesita tiempo para recuperarse. El dominio del orgasmo valle ayuda a que el acto sea más longevo y mucho más placentero.

Foto Referencial

Otros consejos para practicar el sexo tántrico

Además de entender esta visión propuesta por el Tantra, también es conveniente realizar ciertas cosas que nos ayuden a estar preparados para el momento del encuentro sexual:

  • Abre tu mente. Muchas personas pierden la oportunidad de experimentar cosas nuevas por miedo o por prejuicios innecesarios.
  • Conéctate con tu pareja. La mejor forma de desarrollar la intimidad es involucrándose emocionalmente con la otra persona, brindándole todo tu apoyo y energía.
  • Ten un cuerpo activo. Para maximizar el disfrute del sexo tántrico es necesario contar buena salud y con un cuerpo en las mejores condiciones.
  • Alimenta tu espíritu. Es importante aprender técnicas de respiración que relajen tu cuerpo y tu mente.

Con información de:

elpais.com.co

psicologiaymente.com

elespectador.com

psicoactiva.com

Lea también:  Sexo tántrico: Posiciones

Comenta y se parte de nuestra comunidad