El cuerpo humano es una máquina. Y como toda máquina, necesita que la cuidemos y la alimentemos adecuadamente para rendir de la mejor manera. Tener una alimentación sana y hacer deporte contantemente es fundamental para mantener la maquinaria andando. Ahora, también es cierto que nuestro cuerpo pasa por distintas etapas de desarrollo, por lo debemos adecuar nuestra dieta y el ejercicio a cada una para que sus efectos sean los más positivos en nuestra salud.

En la juventud nuestro cuerpo está en pleno desarrollo. Es durante etapa, sobre todo, que debemos empezar con el trabajo físico para ayudar al crecimiento de la musculatura, disminuir el riesgo de enfermedades y fomentar una disciplina que luego trasladaremos a otras áreas de nuestra vida.

Cuando nos encontramos entre los 20  y los 25 años, el cuerpo llega a su tope físico. En este momento podemos alcanzar nuestro mayor potencial deportivo. Sin embargo, cuando entramos en los 30 nuestro rendimiento empieza a bajar, inevitablemente, por lo que es muy importante mantenernos activos para alcanzar las etapas más altas de nuestras vidas en el mejor estado físico posible.

A partir de los 50 el cuerpo empieza a sufrir un desgaste natural, por lo que es recomendable ajustar el tipo de actividades físicas al estado en el que se encuentre nuestro cuerpo y al rendimiento que podamos dar. En esta oportunidad te diremos cuál deporte es el más recomendable según nuestra edad.

Foto Referencial

Durante la niñez y la adolescencia

Durante la juventud, hacer ejercicio es excelente para desarrollar una cultura deportiva, controlar nuestro peso y reducir el riesgo de padecer obesidad infantil, diabetes o desarrollar enfermedades cardiovasculares más adelante. Además es necesario para el crecimiento de los huesos y los músculos.

Lo ideal es dedicar una hora a la actividad física, todos los días, practicando disciplinas como la natación, el atletismo, fútbolbásquetbol, béisbol, rugby, entre otros, actividades que usualmente se realizan en los colegios.

Lea también:  ¿Por qué es buena la hidratación al hacer deporte?

Foto Referencial

Entre los 20 y los 25 años

En la mayoría de los casos, cuando alcanzamos los 25 años nuestro cuerpo llega a su  tope físico. Durante estos años es cuando podemos dar nuestro máximo rendimiento deportivo y practicar ejercicios de máxima intensidad. A los deportes como la natación, el rugby, el tenis o el fútbol, se le pueden agregar otros como correr o manejar bicicleta,   actividades que son cardiovasculares y nos ayudan a seguir desarrollando los músculos y quemar grasas con mayor facilidad. Es importante crear una base sólida durante esta etapa, porque después comienza el declive de nuestro cuerpo. 

De los 30 a los 40

A partir de los treinta, cuando el rendimiento empieza a decaer, mucha gente toma una vida sedentaria y por un largo período pueden dejar de hacer deporte. Sin embargo, la mejor forma de mantener nuestra salud es no dejar de lado el ejercicio y siendo disciplinados.

Los ejercicios de alta intensidad siguen siendo la mejor opción a esta edad, porque siempre podemos incluirlos a nuestra rutina diaria, sin importar que tan ocupados estemos. Lo recomendable es dedicar, al menos, media hora al día para cuidar de nuestro cuerpo.

Ahora, después de los 40, el cuerpo tiende a subir de peso debido a la acumulación de grasas y a la reducción de la masa muscular, por lo que es imprescindible realizar ejercicios de resistencia como pesas o correr para mantenernos saludables.

Foto Referencial

A partir de los 50

En esta etapa, algunas molestias y dolores corporales son inevitables. Especialmente las rodillas y otro tipo de articulaciones sufren un desgaste natural, por lo que la intensidad de los ejercicios debe ajustarse a esto. Hacer actividades de fuerza que mantengan la masa muscular es lo más recomendable. Caminar a paso rápido para generar sudor, cargar pesas o hacer tai chi para relajarse puede ser una gran combinación. También se puede salir a caminar, hacer ejercicios bajo el agua o incluso tomar clases de baile.

La edad nunca debería ser un pretexto para no realizar ejercicio. Independientemente de la disponibilidad que tengamos en el día o la edad que tengamos, siempre habrá un deporte o una actividad física que se ajuste a nosotros.

Con información de:

lospleyers.com

Lea también: Lesión deportiva, la práctica más común en el deporte

Comenta y se parte de nuestra comunidad