Todos sabemos que la odontología es la ciencia que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades de la boca. Esta profesión se centra en la revisión del aparato estomatognático, compuesto por los dientes, las encías, la lengua, el paladar, los maxilares superior e inferior y las articulaciones mandibulares y demás, en búsqueda de enfermedades como la caries dental, la maloclusión, enfermedades de las encías y afectaciones en otras partes de la cavidad bucal. Ahora, la odontología holística se caracteriza por conectar todo esto con la salud integral del paciente.

Además de evaluar nuestra salud bucal, en función de la salud del resto de nuestro organismo, la odontología holística también es consciente del nerviosismo que provocan las visitas al dentista. Por esto, incorpora técnicas terapéuticas y de relajación para hacer del procedimiento una experiencia más amena para nosotros.

Los odontólogos holísticos, además de contar con la profesionalidad de la carrera tradicional, desarrollan una atención integral para sus pacientes, incorporando conocimientos sobre la salud general del cuerpo humano, de psicología y terapias alternativas.

¿Qué es la odontología holística?

Esta práctica combina las técnicas y el conocimiento de la odontología tradicional con la propuesta de la medicina holística, la cual se enfoca en la capacidad del organismo para curarse naturalmente y en la forma en que los tejidos interaccionan entre sí y con el medio ambiente. La odontología holística no trabaja solo en la salud bucal del paciente, sino que la relaciona con el estado de salud del cuerpo y la mente.

Para esta profesión, la salud de la cavidad bucal tiene relación con otras partes del cuerpo, con las emociones e incluso con nuestra salud mental. Todos nuestros órganos están conectados, por lo que cualquier enfermedad en las estructuras bucales puede ser producto de un padecimiento en otra zona del cuerpo. Esto lleva a que el odontólogo holístico realice un estudio más profundo de las causas.

La odontología holística se distingue por no recurrir a metales para reparar la dentadura, prefiriendo el uso de restauraciones adhesivas de fibra de vidrio o carbono para tratar las caries. Para esta práctica, es indispensable usar solo técnicas y materiales biocompatibles, que no sean perjudiciales para nuestro organismo o para el medio ambiente a largo plazo.

El cuidado de la alimentación, el uso de la homeopatía, la kinesiología, la aromaterapia y la musicoterapia también son claves en la odontología holística para ofrecer un tratamiento terapéutico al paciente.

Foto Referencial

Lea también: Las migrañas, dolores de oído y de la cervical, pueden estar asociados a alteraciones odontológicas

La relación entre los dientes y el resto de nuestro organismo

Para la odontología holística, cada diente tiene una conexión con distintos órganos y emociones, por lo que sus afectaciones pueden vincularse con enfermedades de esos órganos específicos o trastornos emocionales:

  • Incisivos: están relacionados con el riñón y los órganos sexuales. La emoción con la que se relacionan es la impaciencia y la inhibición sexual.
  • Colmillos: se relacionan con el hígado, con la ira y la agresión.
  • Premolares superiores y molares inferiores: relacionados con el intestino grueso y los pulmones, frustración y desprecio.
  • Premolares inferiores y molares superiores: estómago y páncreas, emociones negativas como la amargura y la preocupación.
  • Muelas del juicio: intestino delgado y corazón, les afecta el odio y la tristeza.

Si nuestros dientes u otras partes de la cavidad bucal enferman nos pueden estar alertando que otras cosas en nuestro organismo no funcionan bien. Además, nos advierten sobre nuestras emociones. Cuando no somos capaces de procesar alguna experiencia, las emociones negativas que sentimos pueden afectar los órganos del cuerpo. Y la boca no es inmune a esto.

Foto Referencial

¿Con que frecuencia debemos visitar al Odontólogo?

Es recomendable que cada seis meses seamos evaluados por nuestro odontólogo de confianza, para asegurar que nuestra salud bucal y general se encuentre en óptimas condiciones. Las limpiezas dentales deberían hacerse, al menos, dos veces al año. Sin embargo, si existe algún padecimiento en las encías, las evaluaciones y tratamientos deben hacerse con mayor frecuencia para evitar mayores infecciones. En el caso de que tener amalgamas, lo ideal es remplazarlas por restauraciones de resina o porcelana,  materiales que son biocompatibles para el organismo y el medio ambiente. Las amalgamas son altamente tóxicas y perjudiciales para nuestra salud debido a los diversos metales que la componen, como el mercurio y otros metales pesados.

Con información de:

vix.com

enbuenasmanos.com

odontolistica.com 

Lea también: ¿Cómo superar el miedo de ir al odontólogo?

Comenta y se parte de nuestra comunidad