Son muchos los factores que tenemos que considerar a la hora de cuidar nuestra salud. La alimentación, el ejercicio y evitar sustancias que puedan dañar progresivamente nuestro organismo, son algunas de las claves para mantener una salud óptima.

Al mismo tiempo, todo esto ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar ciertas afecciones, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad,  algunos tipos de cáncer y lesiones, entre muchas otras. En esta oportunidad, te mostraremos algunos de los pasos a seguir para mejorar nuestro estado general de salud.

Come sano y balanceado

Aquello que comemos se relaciona, en enorme medida, con nuestra salud. Es muy importante que estemos informados a la hora escoger los alimentos, para así poder  saber cuáles son los más indicados para nosotros. Equilibrar la nutrición es fundamental para prevenir o tratar algunas afecciones, como la enfermedad cardíaca, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes. Además, una dieta saludable nos ayuda a rendir mejor en actividades físicas, controlar nuestro peso y disminuir los niveles de colesterol.

Foto Referencial

Haz ejercicio regularmente

El ejercicio es necesario para prevenir enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer de colon. También, puede ayudar a tratar condiciones como la depresión clínica, la osteoporosis y la presión arterial alta. Cuando hacemos ejercicio frecuentemente reducimos las probabilidades de  lesionarnos. El ejercicio regular puede hacer que nos sintamos mejor y tengamos control sobre nuestro peso corporal. Se recomienda estar activo aproximadamente entre 30 y 60 minutos, por lo menos 5 veces a la semana. Sin embargo, realizar cualquier cantidad de ejercicio siempre es mejor que no hacer nada.

Controla tu peso

Si nos salimos de un peso adecuado para nuestras características físicas, el riesgo de padecer algunas enfermedades aumenta. Estas pueden ser:

  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedad del corazón
  • Accidente cerebrovascular
  • Algunos tipos de cáncer
  • Enfermedad de la vesícula.

El sobrepeso también puede llevarnos a bajar nuestro rendimiento físico y a padecer lesiones graves. Un problema común es la artritis en las articulaciones que soportan el peso, como la columna vertebral, las caderas o las rodillas. Lo mejor que se puede hacer que evitar un peso excesivo es cuidar la alimentación y practicar actividades físicas constantemente.

Lea también: La percepción de la salud emocional y física 

Foto Referencial

Protege tu piel

La exposición solar, de manera prolongada, se relacionada con el cáncer de piel, uno de los tipos de cáncer más comunes. Por esto, es esencial que limitemos el tiempo que pasamos bajo el sol. Asegúrate de usar ropa protectora y algún sombrero cuando estés afuera. Utiliza protector solar, siempre que lo necesites, sobre la piel expuesta, la cara y las manos. Escoge un protector solar de amplio espectro que bloquee los rayos UVA y UVB. Debe ser al menos un SPF 15.

Practica el sexo de manera segura

Protegerse a la hora de tener relaciones sexuales es bueno tanto para nuestra salud emocional, como para la física. La manera más recomendable de practicar el sexo es utilizando protección y ser abierto con nuestras parejas sobre el estado de salud de cada uno. Así podemos prevenir contagiarnos con enfermedades de transmisión sexual. Los preservativos son la forma más eficaz de prevención.

No fume ni use tabaco

Fumar y consumir tabaco son hábitos dañinos. Pueden causar enfermedades del corazón, cáncer de boca, garganta o pulmón. También son factores principales de enfisema y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Lo ideal para tener una salud óptima es nunca caer en este hábito, pero si desgraciadamente ya eres consumidor, lo mejor es dejarlo cuanto antes.

Limita la cantidad de alcohol que tomas

Los médicos advierten que no es saludable consumir más de 1 o 2 bebidas alcohólicas al día. Si eres hombre, lo máximo recomendado son dos y si eres mujer, es mejor que tengas más de uno. Una bebida equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licor. El exceso de alcohol puede dañar nuestro hígado y causar algunos tipos de cáncer, como el de garganta, hígado o páncreas. El abuso del alcohol también contribuye con los accidentes automovilísticos, los asesinatos y suicidios.

Foto Referencial

Hazte chequeos médicos con frecuencia

Además de los factores mencionados anteriormente, es muy importante que le dediquemos tiempo a revisar nuestro estado de salud. Visita al médico para hacerte controles regulares. Esto incluye a tu médico de confianza, al odontólogo y al oftalmólogo. La atención preventiva puede detectar o prevenir enfermedades antes de que estas se conviertan en un problema.

Las mujeres, principalmente, necesitan dedicarle tiempo a la salud de sus mamas. El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en las mujeres. Los hombres también pueden contraer cáncer de mama. Por esta razón, es necesario consultar con el médico cuándo es apropiado hacerse una mamografía.

También es importante preguntar a los doctores sobre otras pruebas de detección de cáncer. Por ejemplo, a partir de los 50 años, los adultos deben hacerse la prueba de cáncer colorrectal. Mucho depende de los factores de riesgo que podamos tener y nuestros antecedentes familiares.

Preguntas que debes hacerle al doctor

¿Cuántas calorías debo comer y con qué frecuencia debo hacer ejercicio para mantener mi peso actual?

¿Debo hacerme un examen físico anual?

¿Qué tipos de atención preventiva cubre mi seguro?

¿Cuándo debo empezar a hacerme la prueba para ciertos tipos de cáncer y afecciones?

Con información de:

es.familydoctor.org

Lea también: Día Mundial de la Salud, en búsqueda de la cobertura sanitaria universal

Comenta y se parte de nuestra comunidad