Un estudio danés encontró que no existe ningún vínculo entre el autismo y la vacuna triple vírica (la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola),  esto después que durante años otra investigación realizada en 1998 provocara una ola de pánico hacia las vacunas, que en la actualidad, se siguen usando.

Hace once años, un artículo publicado describió por primera vez un enlace entre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y su relación con el autismo. Hoy en día ese hallazgo, al igual que los investigadores fueron desacreditados. Tanto así, que el autor de la investigación Andrew Wakefield, fue despojado de sus credenciales clínicas y académicas.

Durante años, las tasas de vacunación disminuyeron, y hoy en día no han vuelto los niveles necesarios para proteger adecuadamente a los niños contras las enfermedades víricas.

vacunas

Foto Referencial

Lea también: Los anti vacunas: ¿locura o una realidad?

Invalidar todos los argumentos

Algunas personas han criticado estudios anteriores que no encontraron un vínculo entre la vacuna triple vírica y el autismo. Argumentan que, aunque la vacuna podría no aumentar el riesgo de autismo a nivel global, sí podría marcar la diferencia en los niños que ya tienen un mayor riesgo de autismo.

Otro argumento común es que la vacuna está «asociada con una forma regresiva de autismo, lo que lleva a un agrupamiento de casos que se inician poco después de la vacunación con triple vírica».

vacunas

Foto Referencial

Cómo se desmontaron los argumentos de los antivacunas

Un grupo de científicos del Statens Serum Institut en Copenhague, Dinamarca decidió anular tales argumentos, los cuales fueron publicado en la revista Annals of Internal Medicine.

Para llevar a cabo la investigación, el equipo de científicos tomó datos de un registro de la población danesa. En total, tuvieron acceso a 657.461 datos de niños, de los cuales, 6517 recibieron un diagnostico de autismo durante los 10 años de seguimiento.

Los datos

Los científicos daneses compararon las tasas de autismo en niños que habían recibido la vacuna triple vírica y los compraron con los infantes que no la habían recibido.

El resultado, fue como se esperaba. Es decir, no hubo aumento en el riesgo asociado con la vacuna. De igual manera, los niños con mayor riesgo de desarrollar autismo, presentaron ninguna diferencia.

Los factores de riesgo de autismo examinados por los científicos fueron: tener un hermano con diagnóstico de autismo, bajo peso al nacer, edad materna, paterna y tabaquismo durante el embarazo.

autismo

Foto Referencial

En otros análisis, también buscaron vínculos entre la vacuna triple vírica y el autismo, y en esa investigación, tampoco encontraron alguna relación.

Para finalizar, los científicos indicaron que una de las principales fortalezas del estudio fu la gran cantidad de infantes incluidos en el análisis. Según expresan los autores, el tamaño del estudio les permitió concluir que «es improbable que se produzcan incrementos mínimos en el riesgo de autismo después de la vacunación con triple vírica».

Lea también: Autismo: Descubre cuáles son los síntomas de alerta

Con información de: www.muyinteresante.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad