La menopausia es la etapa en la cual la mujer cesa su periodo reproductivo y se presenta alrededor de los 50 años. Es una etapa hermosa e interesante donde se disfruta de la madurez. Sin embargo una proporción importante de mujeres se ven afectadas por algunos síntomas que pueden disminuir o afectar su calidad de vida, debido a la disminución en la producción de estrógenos por parte de los ovarios: los los síntomas vasomotores también conocidos como “calorones”; irritabilidad o mal humor, resequedad vaginal, insomnio y disminución de la libido o incluso perdida del deseo sexual. Aunque no todas las pacientes presentan síntomas, para aquellas mujeres que los presentan  pueden representar  angustia al no poder controlarlos.

Terapia hormonal de reemplazo

La primera línea de tratamiento por su efectividad es la terapia hormonal de reemplazo, combinando estrógenos y progesterona, o solo estrógenos en las  pacientes que no tienen útero, bien sea vía  oral o transdérmica en forma de parches. Siempre debe ser bajo prescripción médica, por un periodo de tiempo determinado. Los beneficios de este tipo de tratamiento son indudables, mejorando notablemente todos los síntomas, especialmente los calorones, la resequedad vaginal y el deseo sexual, sin embargo es importante conocer las contraindicaciones para su uso: antecedentes de cáncer de mama  propio o  familiar,  cáncer de endometrio, antecedentes de trombosis venosa profunda,  hipertensión arterial no controlada, patologías hepáticas activas, pacientes  migrañosas, o lupus eritematoso.

Otro tipo de hormonas muy utilizadas, especialmente por representar menor   riesgo de patología maligna mamaria según los estudios médicos, es la tibolona, molécula con efectos estrógenicos, progestagenicos y andrógenicos. Su efectividad es menor a la terapia hormonal de reemplazo convencional con estrógenos, y debe ser igualmente bajo indicación médica.

En los casos de resequedad vaginal sin otros síntomas adicionales, es preferible indicar terapia con estrógenos locales a nivel vaginal. También se ha utilizado el láser y el plasma rico en plaquetas vaginal para recuperar la humedad en esta zona.

menopausia

Foto ReferencialLea también: ¿La acupuntura puede mejorar los síntomas de la menopausia?

Testosterona

Se puede administrar en forma de parches, gel, o incluso como pellets subdermico de liberación prolongada. Es especialmente útil en la mejoría de la sexualidad de la mujer y la recuperación de la energía.

Terapias no hormonales

Se han establecido terapias farmacológicas no hormonales, generalmente con menos efectividad que las hormonales, pero que representan una alternativa importante.

  • Medicación no hormonal: fármacos como la clonidina, gabapentin y algunos antidepresivos como la fluoxetina han demostrado utilidad en el manejo de los calorones. Siempre resaltando que este tipo de medicamentos, especialmente los antidepresivos, deben ser indicados por el médico.
  • Opciones naturales: este tipo de terapias puede demorar más tiempo en lograr el control de los síntomas, sin embargo la combinación de ellas ofrece buenos resultados. Entre ellas tememos:

La acumpuntura

Estudios recientes señalan que la acupuntura puede ser útil para reducir los síntomas vasomotores en mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas; la evidencia sugiere que la acumpuntura utilizada exclusivamente o como complemento de otras terapias mejora sustancialmente los síntomas vasomotores, y podria  ser ofrecida como alternativa en el tratamiento de los síntomas.

 

acupuntura

Foto Referencial

Otros estudios también señalan que la  acupuntura puede ayudar a aliviar las alteraciones del sueño en mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas; atribuyen el aumento de los niveles séricos de estradiol como  un posible mecanismo subyacente a la capacidad de la acupuntura para aliviar las alteraciones del sueño relacionadas con la menopausia; “la producción de estradiol ejerce efectos de termorregulación al inducir la vasodilatación periférica de la piel, reduciendo la temperatura corporal central y provocando la aparición del sueño«, explican los autores.

El ejercicio

Recientemente los estudios han demostrado que la práctica de ejercicio puede ayudar a reducir los síntomas vasomotores de la menopausia. Se demostró que un programa que incluía ejercicio cardiovascular, educación sanitaria y promoción de la salud, conduce a mejoría de la capacidad cardiaca y metabólica, así como de la salud mental, incluyendo la pérdida de peso y una reducción de los síntomas vasomotores de la menopausia.

la menopausia

Foto Referencial

Este programa que combina el ejercicio cardiovascular con intervenciones psicológicas mejoró la calidad de vida y el bienestar mental de mujeres posmenopáusicas, incluso si habían tenido conductas sedentarias. La práctica de ejercicio se definió como la realización de actividad física tres veces a la semana en sesiones de una hora. Las sesiones incluyeron ejercicio cardiovascular aeróbico y entrenamiento de resistencia muscular. Además recordemos que la práctica de ejercicio está ligada a una disminución del riesgo cardiovascular, incrementado en esta etapa de la vida de la  mujer, mejora la osteoporosis, la depresión y el sueño, además de ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer.

Los fitoestrógenos

Estos compuestos químicos se encuentran  en los alimentos de origen vegetal y  tienen la capacidad de emular a los estrógenos sin sus efectos perjudiciales. Entre ellos tenemos las isoflavonas y los lignanos. El alimento que más isoflavonas produce es la soja que en 100 gr contiene 300 mg de isoflavonas. También los encontramos en alfalfa, garbanzos, lentejas, guisantes. También podemos encontrarlos en fármacos diseñados para su consumo.

la menopausia

Foto Referencial

Los fitoestrógenos se consideran unos compuestos de indudable potencial en la terapéutica de los trastornos de la menopausia, con beneficios en el alivio de los síntomas vegetativos climatéricos, así como posibles efectos beneficiosos en la prevención de la osteoporosis postmenopáusica. También influirían favorablemente en los factores de riesgo cardiovascular y efecto beneficioso sobre la piel.

Indudablemente es importante reconocer los síntomas de la menopausia y su papel en la  calidad de vida de la mujer, siendo gratificante tanto para el medico y su paciente encontrar una opción que mejore a cada una de las mujeres aquejadas por estas molestas dolencias y así poder disfrutar a plenitud esta interesante etapa de la vida.

Lea también: Entendiendo la psicología femenina

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad