Muchos de los artistas que admiramos proyectan, a veces, una personalidad extrovertida y la sensación de estar disfrutando cada minuto de lo que hacen. Sin embargo, esta imagen no es siempre la realidad de la persona real que está detrás del dj, cantante, actor o deportista que nosotros seguimos. Muchas de estas personalidades enfrentan problemas psicológicos, como la ansiedad y la depresión, producto del estrés de tener que cumplir con sus contratos o asistir a eventos sociales que los incomodan. Y, desgraciadamente, esta presión puede resultar en una tragedia, como fue el caso del exitoso DJ Avicii.

En artículo para la BBC Mundo, la redactora Lauren Martin hace un recorrido por la agitada vida y carrera del músico electrónico, ilustrando como las presiones ejercidas por la industria musical, y la necesidad de aparentar ser una persona distinta de quién era, desembocaron en el suicidio de uno de los DJs más consolidados de los últimos años. Con esta historia, te queremos alertar sobre los peligros del estrés y la presión en nuestra salud mental, bien sean provocados por el trabajo o por quedar bien con la sociedad.

Foto Referencial

El ascenso y la caída de Avicii

Al inicio de su carrera, el joven sueco Tim Bergling ya era reconocido como uno de los DJs más prometedores. En menos de 5 años, logró consolidarse en la industria musical bajo el nombre de Avicii y con éxitos mundiales como LevelsWake Me Up y Sunshine. Durante ese tiempo, también colaboró con titanes del género electrónico como David Guetta y Tiesto y artistas pop de la talla de Nile Rodgers y Madonna.

Gracias a la calidad de sus canciones y a su rápida popularidad, se convirtió en una marca global que valía su peso en oro. Para muchos, incluso llegó a ser el mejor representante de la EDM, o Electronic Dance Music, con tan solo 21 años. Esto lo llevó a viajar constantemente por todo el mundo para realizar conciertos, promocionar eventos y firmar contratos con múltiples compañías.

Todos estos compromisos representaron un desgaste físico y mental para el DJ, quien empezó a depender del alcohol para soportar la presión social que lo obligaba a mantener una actitud de superestrella. Como consecuencia de esto, Bergling sufrió varios problemas de páncreas, lo que lo llevó a someterse a varias operaciones y luego a desarrollar una adicción a los opioides que lo ayudaban con el dolor.

Después de varias complicaciones de salud, Avicii anunció su retirada de los escenarios en 2016. Poco después, en 2018, se anunció su fallecimiento en un cuarto de hotel en Omán. El documental Avicii: historias reales, dirigido por el sueco Levan Tsikurishvili y publicado en 2017, revela algunos aspectos de los últimos años de vida del artista e invita a la reflexión sobre las consecuencias de la ansiedad y la depresión en la industria de la música.

Lea también: Aprende a controlar la ansiedad en tus relaciones (+video)

Foto Referencial

Avicii y Tim Bergling, el problema de aparentar

En una de las secuencias de este documental, a Avicii se le ve viajando y grabando música con sus amigos en los Estados Unidos. En un momento de tranquilidad, habla sobre lo que había aprendido del trabajo del psicoanalista Carl Jung. Específicamente, el estudio de cómo diferentes tipos de personalidades se adaptan mejor a distintas situaciones y relaciones, hizo que el joven Bergling se diera cuenta que su propia personalidad distaba mucho de la que se espera por parte de un DJ famoso.

Contrariamente a la actitud extrovertida y al estilo de vida de la fiesta que proyectaba como Avicii, Bergling se caracterizaba por tener una personalidad introvertida. Disfrutaba de la calma y del aprendizaje que le dejaban las buenas conversaciones, pero se veía forzado a soportar la superficialidad de los eventos a los que tenía que asistir. Este problema con las apariencias lo llevó desgraciadamente a abusar del alcohol desde muy joven, deteriorando seriamente su salud. Hacia el final de su vida, decidió que no podía más con la presión de aparentar y le puso fin a su carrera musical. Avicii se despidió de sus fanáticos con un sincero mensaje en su sitio web:

«Sé que tengo la suerte de poder viajar por todo el mundo y actuar… Pero me queda muy poco para llevar la vida de una persona real detrás del artista… En mi camino ha habido mucho éxito, pero no ha sido sin sus baches«.

Desgraciadamente, sus problemas psicológicos no se detuvieron allí, lo que lo llevó a ese final tan trágico.

La responsabilidad de la industria musical

Al mostrar lo que sucedió durante su primera hospitalización en 2014, el documental Avicii: historias reales también revela otra de las causas de la ansiedad y la depresión del DJ. Cuando los médicos le dijeron que iba a sentir mucho dolor, la principal preocupación de su equipo era que Bergling pudiera continuar con la gira mundial y con los eventos pautados. Así, Avicii se vio en la obligación de seguir viajando y dar entrevistas, teniendo que soportar unas molestias físicas que lo llevarían a abusar de la medicación.

Clare Scivier, una ex representante de artistas que abandonó la industria musical del Reino Unido en 1997 para convertirse en psicóloga conductual, dejó de manifiesto el maltrato que muchos artistas tienen que aguantar por parte de algunas compañías discográficas. En unas declaraciones hechas en 2018 al portal de noticias de Emiratos Árabes Unidos The National, dijo que muchos casos recientes evidencian una falta de respeto de parte de la industria musical hacia la integridad de los artistas. Por esta razón, plantea la necesidad de crear conciencia sobre este tema y ayudar a las personas del mundo de la música que padecen estos trastornos.

Foto Referencial

La lucha contra la ansiedad y la depresión en el mundo de la música

La principal intención del documental de Tsikurishvili, publicado antes del fallecimiento de Avicii, era mostrar cómo afectaba la presión dentro de la industria musical al bienestar físico y mental de los artistas. Un tiempo después, la noticia de su muerte «… catapultó los temas de salud mental al espacio público«, le dijo Tristan Hunt, vocero de la Asociación de Música Electrónica, a la BBC.

En 2016, la organización Help Musicians UK publicó un reporte titulado ¿Te puede enfermar la música? La intención de esta encuesta era mostrar la realidad del estado de salud mental de los músicos. Sus resultados fueron alarmantes, revelando que más del 71% de los músicos encuestados sufrían de ansiedad o ataques de pánico y el 68,5% dijo que lidiaba con la depresión.

Este tipo de señales ha estimulado la conversación sobre estos trastornos psicológicos y el trabajo de distintas organizaciones que buscan ayudar a los músicos a mejorar su situación. Por eso, los principales temas que se discutieron tanto en el Amsterdam Dance Event (ADE) de 2018, como en la International Music Summit (IMS) en Ibiza, fueron la salud mental y el bienestar. Estas son las conferencias internacionales más prestigiosas de la industria de la música electrónica.

Con información de:

 bbc.com

Lea también: Depresión enfermedad silenciosa del siglo XXI

Comenta y se parte de nuestra comunidad