Como todos sabemos, la sexualidad es algo que experimentamos individualmente. Cada uno de nosotros la vive de manera única y, tanto mujeres, como hombres, disfrutan de ella de formas distintas. Ahora, algunos estudios se han enfocado en identificar ciertos comportamientos característicos de ambos géneros, para tener una idea más clara sobre las diferencias entre la experiencia sexual masculina y la femenina.

En el artículo Cómo saber si ellos disfrutan más de su sexualidad, del portal Soy Carmín, Janet Barragán comparte una serie de aspectos que diferencian a las mujeres de los hombres, especialmente, en cuanto a la manera de expresar su sexualidad.

Según Barragán, dependiendo de la edad y la cultura, existen muchas creencias y estereotipos que dictan cómo mujeres y hombres deben vivir su sexualidad. Generalmente, la experiencia sexual de las mujeres siempre ha dependido de “una idea del bien y el mal” y la de los hombres ha sido mucho libre de complejos o ataduras morales.

Siguiendo el estudio de la profesora de Psiquiatría Clínica en Albert Einstein College of Medicine en Nueva York, Lisa J. Cohen, Barragán sugiere que las mujeres actúan más según las circunstancias, la religión, educación u orientación de sus padres, mientras que los hombres tienen menos limitantes para experimentar su sexualidad. Hay cuatro aspectos en los que las diferencias son evidentes:

Foto Referencial

El deseo

Una de las diferencias claves entre la experiencia sexual masculina y la femenina, es la forma de expresar el deseo sexual. Los hombres, usualmente, son mucho más abiertos a hablar de sus necesidades y mostrar sus deseos que las mujeres. En este sentido, la mujer suele ser más cohibida. Por otra parte, los hombres también pueden sentir deseo sexual con más frecuencia que las mujeres. Según algunos estudios, la mayoría de los hombres piensan en sexo al menos 19 veces al día, mientras que las mujeres solo 10.

La inestabilidad

Otra diferencia notable es la forma de llevar las relaciones de pareja. Las mujeres tienden a condicionar los encuentros y tener menor estabilidad emocional en las relaciones. “Donde más se percibe esta diferencia es una ruptura, mientras nosotras podemos permanecer meses sin sexo, ellos muestran menos resistencia, se masturban o simplemente buscan alguna pareja intima” aclara Barragán.

Lea también: Tipos de encuentros sexuales que te colmarán de experiencia

Foto Referencial

El compromiso al intimar

Las mujeres, generalmente, tienden a idealizar sus experiencias. En el caso de las relaciones sexuales, se suelen involucrar sentimentalmente. Los hombres, por su parte, son más propensos a querer satisfacer su deseo sexual solamente, sin sentir la necesidad de comprometer sus emociones.

La intensidad

Si bien este no es siempre el caso, un gran porcentaje de los hombres buscan ser más intensos en el desarrollo de las relaciones sexuales. La mujer, por otra parte, suele vivir su experiencia de una manera más pausada. Barragán escribe que:

Los varones buscan experiencias intensas, dominantes y a su vez individualistas, buscan controlar la situación, y sentir dominio sobre nosotras. Esta actitud la dan a conocer desde que ponen los medios para el primer encuentro sexual. Son más protagonistas de su historia, esa que buscan para darle rienda suelta al erotismo”.

Foto Referencial

Las mujeres disfrutan más su sexualidad a partir de los 35 años

Además de estos aspectos que diferencian la experiencia sexual de hombres y mujeres, Barragán también explica en otro artículo que las mujeres tienden a liberarse de los prejuicios y las ataduras sexuales cuando pasan cierta edad, mientras que los hombres disfrutan de su sexualidad, desde su juventud hasta la madurez, de manera más libre. A partir de los 35 años, aproximadamente, las mujeres empiezan disfrutar plenamente de su sexualidad, llegando a una etapa de en la que pueden experimentar con mayor responsabilidad y seguridad.

Aunque esto depende mucho de cada persona, diversos estudios señalan que  entre los 30 y los 40, es el periodo de vida en el que las mujeres nos sentimos más plenas, pues dejamos atrás las inseguridades de la juventud y aún estamos en un punto en el que no entramos a una etapa de madurez superior” dice Barragán.

Usualmente, las mujeres se sienten más satisfechas en la cama a partir de esa edad, por razones como que pierden el miedo a ciertas experiencias sexuales, ya no necesitan ser “perfectas” o ajustarse a ciertos estándares que la sociedad les impone, tienen mayor estabilidad emocional, se preocupan por su propio placer y cuentan con la experiencia para hacer las relaciones sexuales más placenteras. 

Con información de:

soycarmin.com

Lea también: Recomendaciones de la Universidad de Harvard para mejorar la vida sexual

Comenta y se parte de nuestra comunidad