Foto Referencial

Es importante saber que, en muchos casos, existe un vínculo entre las cardiopatías y la depresión. Por un lado, padecer de una enfermedad del corazón tiende a desmejorar seriamente el ánimo de los pacientes. Sufrir un ataque cardíaco o someterse a una cirugía del corazón generalmente tiene un gran impacto en la salud emocional. Además, muchos síntomas de las cardiopatías pueden cambiar la vida de una persona para siempre, lo que puede despertar una profunda tristeza.

Por el otro, la presencia de la depresión aumenta el riesgo de desarrollar estas afecciones, al limitar la capacidad para cuidar de nuestra salud cardiovascular. El desánimo y la falta de energía, características de este trastorno, son las causas usuales del descuido del corazón. Por esta razón, es fundamental hablar sobre este tema para aprender cuáles es la conexión entre estos dos padecimientos y cómo prevenirlos. Si tratamos efectivamente los problemas con la depresión podemos mejorar significativamente nuestra salud física.

Foto Referencial

El vínculo entre las cardiopatías y la depresión

De acuerdo con el portal de salud MedlinePlus, el desarrollo de las cardiopatías y la depresión se relacionan con frecuencia. Principalmente, porque este estado de ánimo reduce nuestras energía, dificultando hacer actividades que favorezcan al sistema circulatorio y a nuestro corazón. En contraste, un bajón anímico puede llevar a las personas a adoptar hábitos perniciosos como:

  • Beber alcohol, comer en exceso o fumar para lidiar con el desánimo.
  • No hacer ejercicio
  • Sufrir estrés, lo que incrementa el riesgo de ritmos cardíacos anormales e hipertensión.
  • No tomar sus medicamentos correctamente

Todos estos factores incrementan el riesgo de:

  • Padecer un ataque cardíaco.
  • Morir a causa de un ataque cardíaco.
  • Prolongar la recuperación luego de un ataque cardíaco o cirugía cardíaca.
  • Reincidir luego de recuperarse del padecimiento.

Lea también: Factores de riesgo cardiovasculares ¿Qué son? (+ video)

Foto Referencial

Señales de depresión

Es bastante común sentirse decaído o triste luego de sufrir un ataque cardíaco o pasar por una cirugía del corazón. Sin embargo, después del procedimiento, los pacientes tienden a recuperar el ánimo a medida que su condición mejora.

Ahora, cuando los sentimientos de tristeza persisten por mucho tiempo, esto puede tratarse de una depresión clínica. Las señales más frecuentes de este trastorno son:

  • Sentirse irritable.
  • Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones.
  • Sentirse cansado o no tener energía.
  • Sentirse desesperanzado o impotente.
  • Problemas para dormir, o dormir demasiado.
  • Un cambio importante en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Dejar de sentir placer con las actividades que solía disfrutar, incluso el sexo.
  • Sentimientos de falta de valor, odio contra sí mismo y culpa.
  • Pensamientos repetidos de muerte o suicidio.

Cómo tratar la depresión

El tratamiento para la depresión debe ajustarse a la gravedad del trastorno y a la condición particular del paciente. Según los expertos de MedlinePlus, existen dos tipos principales de tratamiento son:

  • La terapia conversacional. Si bien existen varios tipos, la más común para tratar la depresión es la terapia cognitiva conductual, o TCC. Esta ayuda a cambiar patrones de pensamiento y comportamientos que puedan empeorar el estado de ánimo.
  • Las medicinas antidepresivas. Existen muchos tipos de antidepresivos. Los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina, conocidos por sus siglas ISRS, y los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, o IRSN, son dos de los más usados. Estos son recomendados según el criterio de cada terapeuta.

Se suele recurrir a la terapia conversacional cuando el paciente sufre de una leve depresión. Cuando el trastorno es moderado o grave, se pueden sugerir ciertos medicamentos que complementen los efectos de la terapia.

Foto Referencial

Otras recomendaciones para combatir la depresión

Como la depresión tiende a reducir nuestras ganas de hacer cualquier cosa, llevándonos a la inacción, los expertos recomiendan hacer ciertas actividades sencillas para cuidar nuestra salud física y mental, como:

  • Moverse más. El ejercicio regular puede ayudar a reducir la depresión. Sin embargo, si se está recuperando de problemas cardíacos, debe recibir el visto bueno de su médico antes de comenzar a hacer ejercicio.
  • Tomar un papel activo en nuestra salud. Estudios han mostrado que participar en la recuperación, y en la salud en general, ayuda a sentirse más optimista. Para esto es necesario tomar las medicinas de manera debida y apegarse al plan de alimentación recomendado.
  • Reducir el estrés. Hay que dedicar tiempo todos los días a hacer cosas relajantes como escuchar música o leer. También se puede probar con la meditación, el taichí y otros métodos de relajación.
  • Buscar apoyo social. Compartir sus sentimientos y temores con gente en la que confiamos puede ayudar a sentirnos mejor.
  • Tener hábitos saludables. Dormir suficiente y llevar una dieta saludable es fundamental, así como evitar el alcohol y las drogas.

Con información de:

medlineplus.gov

Lea también: Día Mundial de la lucha contra la Depresión. Claves para combatirla

Comenta y se parte de nuestra comunidad