Las vacunas son productos biológicos que aplicados a personas sanas generan defensas, llamados anticuerpos, que actúan protegiéndole ante futuros contactos con los agentes infecciosos contra los que fueron vacunados, y de esta forma se evitan la infección o la enfermedad.

La vacunación en la mujer disminuye los riesgos para recién nacidos y lactantes, puesto que las infecciones durante el embarazo pueden producir aborto, parto pretérmino, malformaciones fetales, y mortalidad perinatal. Es importante resaltar que los médicos deben evaluar los antecedentes de enfermedades infecciosas de las mujeres, así como de las vacunas recibidas a lo largo de su vida, y prescribir aquellas que fueran necesarias para completar y actualizar su esquema de inmunizaciones.

Vacunación

Foto Referencial

Lea también: Entendiendo la psicología femenina

Vacunación y embarazo

La administración de cualquier agente químico, físico o biológico durante la gestación puede tener efectos no deseados sobre la evolución normal del embarazo y sobre el producto de la concepción. Todas las mujeres en edad fértil deberían estar inmunizadas contra aquellas enfermedades que pueden suponer un riesgo en el embarazo así como también otras enfermedades que pueden poner en peligro su vida y que pueden ser prevenidas mediante una inmunización. Siempre debe tenerse presente que el beneficio de la vacunación durante la gestación, debe ser superior a los posibles efectos secundarios maternos o perinatales.

Tipos de vacunas

Durante la gestación se  pueden utilizar vacunas elaboradas con virus (vivos inactivados o muertos atenuados), vacunas antibacterianas o toxoides, puesto que no existen pruebas de riesgo alguno al recibirlas durante este período. En estos casos el beneficio de vacunar a las embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando las probabilidades de exposición a una enfermedad son elevadas, cuando la infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto y cuando es poco probable que la vacuna cause daño alguno.

Asimismo, sigue vigente la recomendación de no aplicar vacunas de virus vivos durante la gestación, debido al riesgo teórico de transmisión del virus presente en la vacuna al feto y obtener una respuesta semejante a la producida por la enfermedad, la cual varía desde malformaciones congénitas orgánicas o funcionales a la muerte del producto de la concepción.

Vacunación

Foto Referencial

Momento de administrar las vacunas

Es recomendable administrar las vacunas en períodos de menos sensibilidad del feto, en el segundo o tercer trimestre aunque se trate de vacunas con virus inactivados, antibacterianas o toxoides, y así evitar la etapa donde se forman los órganos, el primer trimestre.

Vacunas indicadas durante el Embarazo:

Tétanos y difteria (Td). Se recomienda la administración de rutina de los toxoides Td a: las embarazadas previamente vacunadas que no han recibido la vacuna Td en los últimos 10 años;  las  embarazadas que están parcialmente inmunizadas, es decir, que no han completado su esquema de vacunación; y las  mujeres que no han sido inmunizadas.

Vacunas de administración segura si están indicadas

Este grupo de vacunas se puede administrar sin problemas, aunque solo se indicarán en circunstancias especiales como riesgo muy alto de adquirir una infección potencialmente grave para la madre o el feto.

-Influenza (Gripe), vacuna monovalente contra la influenza H1N1, Hepatitis A y Hepatitis B; recordemos que la infección por el virus de la hepatitis B en una embarazada, puede provocar complicaciones serias en la madre e infección crónica en el recién nacido.

-Fiebre amarilla. No se ha determinado la inocuidad de la vacuna contra la fiebre amarilla (YF17D) durante el embarazo, por tanto, la vacuna debe ser administrada solo si no se puede evitar viajar a una zona endémica y si existe un riesgo considerable de exposición.

-Meningococo. La MPSV4 es una vacuna  inocua en las embarazadas y aunque se han demostrado altos niveles de anticuerpos en sangre del cordón umbilical no se han descrito efectos adversos en el feto y ni en el recién nacido.

-Neumococo. Esta vacuna está indicada cuando hay riesgo alto de adquirir la enfermedad (neumonía), o cuando la madre tenga una enfermedad de base que se pueda  complicar con esta infección.

Vacunación

Foto Referencial

Vacunas contraindicadas

En este grupo están las vacunas con virus vivos atenuados. La tripe vírica formada por sarampión rubéola y parotiditis, individualmente cualquiera de ellas está formalmente contraindicada.

Otras vacunas no recomendadas son BCG, varicela y viruela (vaccinia), al igual que la vacuna para la Poliomielitis.

-Rabia. Debido a las consecuencias potenciales de una exposición a la rabia mal tratada y porque no hay indicación de anormalidades fetales asociadas a la vacuna contra la rabia, el embarazo no es una contraindicación para la profilaxis post-exposición.

La administración de vacunas ha reportado y sigue brindando beneficios a la humanidad, previniendo enfermedades que antes causaban grandes epidemias, muertes y secuelas y  en algunos casos se ha logrado la erradicación de enfermedades.

Debe enfatizarse que la vacunación de embarazadas debe decidirse sobre la base de la valoración entre los riesgos y los beneficios, es decir, el riesgo teórico de la vacunación comparado con los beneficios  de la protección que ofrece  en circunstancias  particulares.

Fuente: Consenso Venezolano sobre la Vacunación en la Mujer, 2012, publicado por la Sociedad Venezolana de Obstetricia y Ginecología.

Lea también: ¿Cómo mejorar los síntomas de la menopausia?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad