Foto Referencial

Una hipoglucemia se produce cuando el nivel de azúcar, o glucosa, en la sangre se sitúa por debajo de lo normal. Esta condición desata una serie de síntomas que, si no se tratan con rapidez, pueden poner poner en riesgo nuestra vida. Si bien se puede presentar en cualquier persona, es mucho más frecuentemente en pacientes diabéticos, por lo que es indispensable que tanto el individuo afectado, como su entorno cercano, aprendan a reconocer las señales y a combatirlas lo más pronto posible.

Partiendo de la información que nos ofrecen portales cómo Guiasalud, la Fundación para la Diabetes y la Asociación Diabetes Madrid, hablaremos sobre la definición de la hipoglucemia y sus tipos, sus síntomas, causas y sobre los tratamientos más efectivos para controlarla.

La hipoglucemia y sus variaciones

El término hipoglucemia significa “glucosa baja en sangre”. En personas diabéticas, esta condición aparece cuando las cifras de azúcar están por debajo de 50 miligramos por decilitro de sangre. Si se trata de alguien sin diabetes, cuando es menos de 70 mg/dl. Esto valores se miden a través de una prueba de glucemia capilar.

Este descenso de la glucosa activa una serie de mecanismos de defensa de nuestro cuerpo que pueden causar desde síntomas leves y moderados, hasta graves que deben ser tratados con urgencia. Los dos primeros se suelen resolver con la ingesta de azucares.

De acuerdo con el capítulo 6 de la Guía para jóvenes y adultos con diabetes tipo 1 y en tratamiento intensivo, ofrecida por el portal Guiasalud, esta se clasifica en función de la gravedad de los síntomas y la respuesta del paciente:

  • Leve o moderada: el paciente nota los síntomas y, él mismo es capaz de tratarse.
  • Grave: el paciente precisa ayuda de otra persona para corregir la situación.
  • Coma hipoglucémico: el paciente está inconsciente.

Una clasificación aparte es la hipoglucemia nocturna que se presenta cuando dormimos. Esta se suele identificar por síntomas previos o durante el sueño, como sudoración fuerte, pesadillas, inquietud o cefalea matutina, junto con una hiperglucemia ocasional matutina y niveles de glucemia demasiado ajustados los días previos. Ante esto es recomendable hacer pruebas a las 3 o 4 de la mañana, cuando la glucemia no debería ser menor de 65 mg/dL. Si se descubre, es preciso tomar las medidas que explicaremos más adelante.

Foto Referencial

Síntomas de la hipoglucemia y sus causas frecuentes

Los síntomas son muy diversos y varían dependiendo de la persona. Por su parte, es muy importante que cada diabético pueda identificar cuándo se inicia una hipoglucemia y cuáles son sus reacciones ante ella, para ser capaz de solucionarla por sí mismo con rapidez. Según la gravedad, los síntomas pueden ser:

Síntomas andrenérgicos en la hipoglucemia leve o moderada:

  • Mareo Palidez
  • Sudoración fría
  • Cosquilleos
  • Temblor
  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Palpitaciones
  • Hambre intensa
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza

Síntomas neuroglucopénicos en la grave:

  • Visión doble
  • Confusión
  • Alteración del comportamiento
  • Alteración de la palabra (borrachera diabética)
  • Somnolencia
  • Convulsiones
  • Coma

También hay ocasiones en las que no aparecen síntomas, aun cuando ya se ha comprobado  el descenso de la glucemia. En estos casos se recomienda tratar la situación como si fuera una hipoglucemia, ya que esto no representa ningún riesgo extra.

Las hipoglucemias se pueden producir por distintas causas, como:

  • Exceso de insulina.
  • Retraso o disminución de la ingesta de alimentos (CH).
  • Aumento del ejercicio físico.
  • Relaciones sexuales intensas.
  • Exceso de alcohol.

Lea también: Hipoglucemia, el azúcar en caída libre

Foto Referencial

Cómo actuar ante una hipoglucemia

Siguiendo la información de la Asociación Diabetes Madrid y la guía práctica mencionada, estas son las recomendaciones para tratar efectivamente los distintos síntomas de la hipoglucemia, bien sea leve, moderada o asintomática y el paciente esté consciente:

  • Lo primero es ofrecer 15 gr de hidratos de carbono vía oralen alguna de estas formas: un vaso de zumo natural o sin azúcar añadido (200 cc) o ¾ partes de vaso (150 cc) de zumo envasado, 3 azucarillos (de 5gr cada uno), 1 sobre de gel de glucosa (15gr), agua con 15 gr de azúcar (1,5 sobres de 10 gr), ¾ partes de un vaso de refresco azucarado tipo cola o sabores (150cc).
  • Luego, medir glucosa a los 15 minutos. Si la glucemia es menor a 70 repetir la administración de otros 15 gr de hidratos de carbono según lo indicado.

Ahora, en el caso de hipoglucemia grave o nocturna:

  • Si la persona está consciente y puede tragar, ofrecerle la glucosa oral: zumo, azúcar, gel de glucosa o cualquiera de las otras indicadas. Luego, medir el nivel de glucosa.
  • Si la persona está consciente pero no puede tragar o está inconsciente se debe acudir a ayuda médica profesional para suministrarle al paciente una hormona llamada glucagón, bien de manera intramuscular o subcutánea.
  • Luego de inyectarlo hay que esperar 15 minutos y medir la glucosa. Si es menor de 70 mg/dl se debe repetir el procedimiento con glucosa o glucagón, dependiendo de si puede tragar o no.
  • Si no se tiene glucagón, masajear las encías por fuera de los dientes con miel o azúcar hasta que el glucómetro marque más de 70.

Nunca hay que administrar ninguna sustancia sólida o líquida para que el paciente la trague en situaciones de inconsciencia o semi-inconsciencia, ya que podría aspirarla por vía respiratoria con peligro de ahogarse.

Foto Referencial

Factores a tomar en cuenta para el tratamiento

Por último, es necesario considerar ciertos factores que pueden condicionar la efectividad de los tratamientos, como que:

  • Si la hipoglucemia es debida al consumo de alcohol, el glucagón inyectado no resulta eficaz. En este caso, se debe contactar con el servicio de urgencias para recibir asistencia sanitaria.
  • Todos los diabéticos tratados con insulina deben tener en su domicilio un envase de glucagón y llevar siempre consigo azúcares, bien sea en zumos, colas o glucosa
  • Es importantísimo que los familiares y las personas próximas al diabético sepan cómo se manifiesta una hipoglucemia y cómo se soluciona.
  • Es esencial analizar las causas para poder evitarla en ocasiones futuras.
  • Una hipoglucemia en un paciente adiestrado es fácil de corregir, por ello, es muy importante la educación sanitaria.
  • La gravedad va a depender más de la actividad que se está realizando, como conducir, escalar, submarinismo, etc., que de la propia hipoglucemia. No se debe realizar ejercicio hasta la total recuperación.

Aunque en general los episodios de hipoglucemias se solucionan sin mayores problemas, es preciso recordar que pueden complicarse en niños de corta edad, en personas con antecedentes de infartos o en los ancianos. Estos casos deben ser vigilados con mayor detenimiento.

Con información de:

guiasalud.es

diabetesmadrid.org

fundaciondiabetes.org

Lea también: ¿Puede la insulina causar adicción?

Comenta y se parte de nuestra comunidad