Cuando el estrés del trabajo está a punto de llevarnos a un colapso mental, lo último que se nos ocurriría hacer es esforzar más nuestra mente. Sin embargo, existen ciertos ejercicios mentales que, cuando los ponemos en práctica, nos pueden ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad casi por completo. Estos son especialmente útiles en los meses previos a las vacaciones, los cuales parecen extenderse hasta el infinito y provocan cierta desmotivación en los trabajadores.

Es por esto que el portal de ABC Familia ha publicado un artículo explicando cuáles son las causas más frecuentes de la fatiga en el trabajo y recomienda una serie de ejercicios mentales para estimular nuestro cerebro y combatir el estrés, en honor al Día internacional de los Trabajadores, del pasado 1 de Mayo de 2019.

El síndrome pre-vacacional

Si bien el síndrome post vacacional es más conocido por todos, es en el período más cercano a las vacaciones cuando podemos sufrir algunos trastornos que afectan nuestro rendimiento y pueden perjudicar nuestra salud. Este fenómeno se conoce como síndrome pre-vacacional y puede causar falta de energía, agobio, ansiedad y estrés. Según Nascia,    gabinete de psicología especializado en el tratamiento de estos trastornos, esta condición afecta a tres de cada diez trabajadores, en el territorio español, y a muchísimos más en el mundo.

Esther S. Camacho, psicóloga del espacio Liceum-Gimnasios de la Mente, explica que las causas de este síndrome se encuentran en la monotonía de nuestras rutinas y en la falta de estimulación mental. Tener que cumplir de manera prolongada con labores repetitivas, o muy exigentes, activa mecanismos de defensa en nuestro cerebro para intentar sobrellevar estas situaciones, lo que genera un exceso de estrés y puede perjudicar nuestro bienestar psicológico.

Para potenciar su velocidad, [el cerebro] elimina todo lo que una persona no utiliza. Si no estimulamos las conexiones neuronales, éstas se rompen al entender que, si no se usan, es porque no se necesitan. Esto sucede cuando entramos en modo automático: dejamos de tener la mente activa y hay conexiones neuronales que quedan en desuso”, asegura Camacho. Por esto es muy importante avivar nuestra destreza mental con ciertas actividades.

También se considera que otras causas de este trastorno son la auto-exigencia por cumplir con todas las responsabilidades a tiempo, la incapacidad de delegar las tareas a otros compañeros y la soledad que experimentan algunos trabajadores en su vida personal.

Entonces, para combatir los efectos del síndrome pre-vacacional y del exceso de estrés, los expertos de Liceum sugieren que probemos estos ejercicios mentales:

Foto Referencial

Fortalecer la estimulación cognitiva con el ajedrez

Practicar ajedrez es una de las mejores herramientas para entrenar el cerebro y desarrollar nuestra agilidad mental. Además, el hecho de necesitar a dos personas fomenta la interacción social, algo muy importante para drenar la angustia. Este juego también puede prevenir la aparición del alzhéimer y frenar el deterioro cognitivo porque, a diferencia de otros pasatiempos, el ajedrez necesita de la activación de diferentes zonas del cerebro.

Lea también: ¡Adicción al vértigo cotidiano o estrés!

Foto Referencial

Reducir el estrés con el yoga y la meditación

El yoga y la meditación son las actividades más apropiadas para mejorar los síntomas del síndrome pre-vacacional y el estrés. Utilizando técnicas para desarrollar la concentración y la relajación, son un perfecto complemento para el entrenamiento cognitivo del ajedrez.

Por un lado, en yoga se trabaja un control del cuerpo y mente de forma colectiva, mejorando así el estrés, la concentración, y del bienestar en general. La meditación y la relajación utilizan técnicas modernas de ejercicios, movimientos que ayudan a hacer frente a la ansiedad, nervios y estrés”, afirma el artículo de ABC.

Foto Referencial

Potenciar la socialización a través del teatro

Por último, para complementar los efectos de los demás ejercicios mentales, los especialistas en psicología de Liceum recomiendan practicar teatro o artes dramáticas porque:

“… Son actividades enriquecedoras que contactan cuerpo y mente. Se potencian diferentes destrezas y habilidades como la reflexión, control de sentimientos y emociones, improvisación, trabajo cooperativo, la imaginación, interacción social y la creatividad entre otras. Una forma muy completa de ganar potencial cognitivo y formar parte de un nuevo entorno con el que compartir momentos únicos”, finaliza ABC.

Con información de:

abc.es

Lea también: 20 minutos en la naturaleza y dile adiós al estrés

Comenta y se parte de nuestra comunidad