La vorágine que envuelve la cotidianidad de muchos venezolanos los lleva a somatizar y experimentar diversas manifestaciones físicas y emocionales que pueden considerarse el inicio de una enfermedad de sostenerse en el tiempo, por tanto, mi recomendación es buscar ayuda profesional de inmediato, con el propósito de implementar los correctivos a tiempo y así evitar males mayores.

La astenia es uno de esos tantos síntomas o manifestaciones. Los afectados la describen como una sensación o “presencia subjetiva” de fatiga, cansancio o debilidad, frecuentemente intensa, que dificulta el llevar a cabo cualquier actividad por parte de quien la padece. Es muy difícil de definir, ya que, cada persona que la presenta, describe distintas sensaciones.

La astenia implica un deterioro de las funciones cognitivas, por ejemplo, la memoria y la concentración; y entre sus síntomas más comunes, podemos encontrar: la falta de vitalidad o vigor sin que haya una actividad física que la justifique, la sensación de no poder iniciar o completar una actividad; más alteraciones psíquicas como el cansancio mental.

La astenia

Foto Referencial

Lea también: ¿Sumergido en la desesperanza?

¿Qué causa la astenia?

En cuanto al origen, la astenia es siempre síntoma de un trastorno subyacente que se debe identificar. Puede haber múltiples causas mentales como la depresión, la ansiedad, el estrés laboral, la jubilación y el consumo de ciertos medicamentos.

Pero la astenia, también puede tener causas físicas u orgánicas como las enfermedades tiroideas, la diabetes, alteraciones suprarrenales, enfermedades infecciosas, tuberculosis, virus de inmunodeficiencia humana, artritis reumatoidea y otras patologías autoinmunes.

Es vital no postergar la visita al médico, dejando que pasen desapercibidos los síntomas, alegando que se trata de un cansancio común, pues una vez diagnosticada, la astenia puede ser tratada mejorando la calidad de vida y se evita que un mal simple de resolver se complique.

Se que la situación está muy difícil y puede ser “cuesta arriba” hasta ir a un especialista, pero vale la pena un esfuerzo y buscar ayuda porque de esa manera se puede atajar, a tiempo, cualquier trastorno que si puede costarle la vida o acabar con su bienestar.

Estar mas de dos semanas con un agotamiento que le paraliza o sin ganas de hacer nada no es normal, les pido, por su bien y el de que los que ama, buscar ayuda.

Soluciones…

Sera el especialista el que recomendará el tratamiento más apropiado según sea el origen del agotamiento o astenia. Si su astenia es muy aguda, por lo general se aconseja descanso o reposo, evitar las fuentes de estrés y el esfuerzo físico; para recuperar energía.

Con la intención de evitar que el cansancio se vuelva rutina y se manifieste con frecuencia, los entendidos en la materia, recomiendan llevar un estilo de vida saludable, dormir lo suficiente, cuidar la alimentación y hacer ejercicio físico de forma regular.

La astenia

Foto Referencial

Si el origen de la astenia son patologías o procesos infecciosos el tratamiento se centra en resolver la enfermedad. Por este motivo, en caso de infección, enfermedades cardiovasculares, metabólicas y hormonales (como el hipotiroidismo) se precisa un tratamiento específico.

En caso de que el cansancio esté relacionado con una alimentación deficiente puede ser conveniente buscar consejo nutricional para aprender a alimentarse de forma equilibrada.

El síndrome de apnea del sueño, es una patología que afecta mucho al estado general de las personas porque un sueño no reparador agota. El problema se puede solucionar acudiendo a una clínica del sueño.

Si los responsables son el estrés y otras causas psíquicas, además de valerse de herramientas para atenuar la tensión también se recomienda consultar con un terapeuta.

Y si el cansancio se deriva del uso de ciertos fármacos debe informarlo al médico para que estudie la posibilidad de suspender el tratamiento o cambiar de medicina para evitar los efectos no deseados.

Lea también: Crianza respetuosa: ¡Celebrando el honestamente el ser padres!María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad