Ardor, dolor punzante, hormigueo o picazón son algunos de los síntomas del herpes zóster, conocido coloquialmente como culebrilla. Así lo explicó la dermatóloga Elisa Villasmil, quien conversó en A Tu Salud La Revista sobre los mitos y el tratamiento correcto para atacar este problema.

Explicó que la culebrilla, es una enfermedad viral producida por el virus de la varicela.

“El mismo virus que produce la lechina. Este virus se queda inactivo y latente porque nuestro organismo es capaz de defenderse después que nos da lechina, pero cuando el sistema inmunológico falla por algo en la edad adulta, en los niños o por alguna enfermedad, tumores o VIH, el virus que quedo latente puede entonces manifestarse a través del herpes o la culebrilla”, comentó la experta.

Villasmil, señaló que la culebrilla, es conocida con ese nombre ya que el virus se localiza en los glandios “y al tomar ciertas zonas, tiene forma de culebrilla, ya que agarra un dermatomo”, lo que causa mucho dolor y afecta principalmente las zonas nerviosas del organismo.

La especialista precisó que si una persona tiene contacto con el virus de la varicela, es probable que a éste le dé lechina. Dicho virus va a permanecer latente e inactivo en los glangios sensoriales, es decir, “a todo aquel que le ha dado lechina, cuando esté adulto y si el sistema inmunológico se encuentra comprometido le va a dar culebrilla”.

Culebrilla

Foto Referencial

Lea también: ¿Culebrilla? ¿Herpes zóster? Aprende cómo tratarlo

Síntomas de la culebrilla

Para la Dra. Villasmil, es importante saber que esta afección puede provocar los siguientes síntomas:

  • Ardor, hormigueo o adormecimiento de la piel.
  • Malestar general—escalofríos, fiebre, estómago descompuesto o dolores de cabeza.
  • Ampollas llenas de fluido.
  • Piel sensible al tacto.
  • Desde leve picazón hasta fuerte dolor.

Aseveró que muchas veces esta patología puede ser confundida con otras dolencias, “muchos pacientes lo confunden con apendicitis –dependiendo de la zona-“. Esta confusión se genera ya que el herpes zóster no presenta erucciones sino después de varios días que aparecen vesículas llenas de agua.

También aseguró que dichas vesículas de agua puede autolimitarse,  sin embargo, puede aparecer una neuralgia postherpética, que es una complicación que se produce por la presencia del herpes zóster.

Cómo se trata el herpes Zóster

“La culebrilla no va a amatar a nadie”, precisó Villasmil y acotó que la única manera que ocurra un desenlace fatal, es que el sistema inmune de la persona esté comprometido o que haya una enfermedad del sistema nervioso central por el mismo virus. Básicamente, el mito de si la culebrilla llega al punto donde inició la persona fallece, es falso.

El tratamiento adecuado para la culebrilla está conformado por:

  • Tratamiento con tópicos
  • Comprensas de agua de manzanilla
  • Tratamiento antiviral, que van a reducir la carga viral.
Culebrilla

Foto Referencial

Para aliviar los síntomas, existen medicamentos analgésicos, así como también algunos para calmar la parte nerviosa sensorial.

La dermatóloga indicó que pueden presentarse otras complicaciones por una sobre infección, “que el paciente no vaya a consulta o que se coloquen otras cosas no recomendadas por el especialista, y la persona se sobre infecta”.

De igual manera, la culebrilla puede generar neumonía –poco frecuente- y producir alguna afección respiratoria. Así como también puede causar ceguera o sordera, esto “dependido de dónde esté ubicado el herpes”, por lo que es fundamental, acudir al dermatólogo y tratar cuanto antes el problema de salud, concluyó la especialista.

Lea también: ¿Por qué las lesiones por herpes vuelven a aparecer?

Si desea contactar con la dermatóloga Elisa Villasmil, puede hacerlo a través de sus redes sociales:

Instagram @Draelisavillasmil

Twitter: @elisavillasmil

Comenta y se parte de nuestra comunidad