Para la cultura musulmana, el Ramadán es una época para luchar en contra de los deseos y las pasiones. Durante este “mes sagrado”, los creyentes del Islam se abstienen de consumir alimentos y bebidas desde la salida del sol hasta el anochecer. Mantenido por 30 días consecutivos, este ayuno tiene distintas consecuencias en el organismo, algunas positivas y otras no tanto. Por esta razón, hoy repasaremos los efectos y las etapas por las que pasa el cuerpo humano a lo largo de esta celebración.

Ahmen Khawaja, periodista de la BBC Mundo, entrevistó recientemente al doctor Razeen Mahroof, consultor en anestesia y medicina de cuidados intensivos en el Hospital Addenbrooke en Cambridge, para aclarar los procesos a los que se expone nuestro cuerpo si, por un mes completo, ayunáramos durante el día.

Foto Referencial

El Ramadán y un ayuno de casi 20 horas

Ramadán” deriva de la palabra árabe “ramada”, que quiere decir “quemar”. Para los fieles, este término connota la quema de los pecados por medio de la devoción. Esta purificación solo se alcanza cumpliendo con un ayuno total, absteniéndose de tener relaciones sexuales, pronunciar palabras impuras y consumir alimentos y bebidas mientras este brillando el sol. Este año se empezó a celebrar desde la tarde del domingo 5 de mayo y durará hasta el atardecer del martes 4 de junio.

Celebrada alrededor del mundo, esta festividad ha coincidido en los últimos años con los meses de verano en el hemisferio norte, un período en el que la luz solar dura más y las temperaturas se elevan. Esto causa cierta preocupación, comenta Khawaja, por las personas que viven países nórdicos, como Noruega, por ejemplo, en donde tendrían que someterse a ayunos de casi 20 horas.

Entonces, el redactor de la BBC se dio a la tarea de explicar las fases por las que atraviesa nuestro organismo al ayunar y exponer la opinión experta del doctor Mahroof sobre los beneficios y riesgos de esta práctica:

Los primeros 3 días, la parte más difícil

Biológicamente, el cuerpo humano no entra en «estado de ayuno» sino hasta ocho horas después de su última comida, cuando el aparato digestivo termina de absorber los nutrientes de los alimentos. A partir de ese momento, el organismo empieza a recurrir a la glucosa almacenada en el hígado y en los músculos para obtener energía.

Cuando estas reservas se acaban, la siguiente fuente de energía es la grasa. Si bien la quema de grasa de grasa ayuda al cuerpo a perder peso, a reducir los niveles de colesterol y bajar el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes, también se puede producir una caída en los niveles de azúcar en la sangre. Esta situación puede causar debilidad y desatar síntomas como dolores de cabeza, mareos, náuseas o incluso mal aliento. Durante esta etapa es cuando se experimenta mayor hambre.

Lea también: ¿Cómo la reserva grasa del hígado provee energía durante el ayuno?

Foto Referencial

Entre el día 3 y el 7 hay riesgo de deshidratación

Pasados los primeros tres días de ayuno, las grasas del cuerpo se van descomponiendo para convertirse en azúcar en la sangre. Este proceso, aunado a la sudoración que se produce durante el día, incrementa el riesgo de deshidratación.

Por este motivo, Khawaja advierte sobre la necesidad de reponer la mayor cantidad de líquidos cuando cae la noche. Así mismo, es vital consumir niveles adecuados de carbohidratos, proteínas, sodio y algo de grasa para recuperar la energía.

Entre el día 8 y el 15 el cuerpo se acostumbra

A partir de esta etapa, el ánimo mejora y los síntomas de malestar van desapareciendo, a medida que nuestro cuerpo se adecua a la rutina del ayuno. Para el doctor Mahroof, esta no es la única ventaja:

«En la vida diaria normal, a menudo ingerimos demasiadas calorías, y esto puede evitar que el cuerpo realice adecuadamente otras tareas, como repararse a sí mismo«. Al ahorrarle a nuestro cuerpo la tarea de procesar alimentos, le permitimos enfocarse en otras funciones. De esta manera “… el ayuno puede beneficiar al cuerpo al facilitar la curación y también prevenir y combatir las infecciones” asegura el especialista.

Del 16 al 30, la desintoxicación

Al entrar en la segunda mitad del Ramadán nuestro cuerpo ya se ha adaptado completamente al proceso de ayuno. El colon, el hígado, el riñón y la piel entran en un período de desintoxicación.

«En lo que respecta a la salud, en esta etapa, la función de los distintos órganos deberían volver a su capacidad máxima. La memoria y la concentración podrían mejorar y podría tener más energía«, indica Mahroof.

Por otro lado, nuestro cuerpo ya no recurre a la proteína para para obtener energía y entra poco a poco en un modo conocido como “inanición”. Durante este proceso, nuestro organismo saca energía del tejido muscular. Esto solo ocurre cuando ayunamos por un período muy extenso. La ventaja del Ramadán es que ofrece bastantes oportunidades para compensar las bajas energéticas.

«Como el ayuno de Ramadán solo tiene lugar desde el amanecer hasta el anochecer, hay suficientes oportunidades para recargarnos con alimentos y líquidos que aportan energía. Esto preserva los músculos pero también ayuda con la pérdida de peso«, señala el doctor.

Foto Referencial

¿Qué tan bueno es el ayuno para nuestra salud?

De acuerdo con la opinión de Razeen Mahroof ayunar supone ciertos beneficios para el cuerpo humano, siempre y cuando se realice de forma organizada y por el tiempo que exige la celebración del Ramadán:

«El ayuno es bueno para nuestra salud porque nos ayuda a concentrarnos en qué y cuándo comemos. Sin embargo, aunque un período de ayuno de un mes puede ser bueno, no es recomendable hacerlo continuamente«.

Por otro lado, el especialista explica que ayunar de manera continuada no sirve para la pérdida de peso a largo plazo porque “… eventualmente, el cuerpo dejará de convertir la grasa en energía, y en cambio lo hará con los músculos. Esto no es saludable y se traduce en que el cuerpo entra en ‘modo de inanición‘».

En este sentido, Mahroof recomienda probar otras opciones como el ayuno intermitente, por ejemplo, que se basa en ayunar durante un par de días a la semana alternando con una dieta sana el resto de días.

Con información de:

bbc.com/mundo

ngenespanol.com

Lea también: La importancia del desayuno

Comenta y se parte de nuestra comunidad