¿Qué es lo primero que llega a tu mente cuando escuchas la palabra prosperidad? Lo más probable es que sean pensamientos relacionados con dinero o posesión de cosas materiales. Nos hemos acostumbrado a identificar la prosperidad con la riqueza material y no somos capaces de ver todos sus aspectos.

Una vida próspera no es tener una cuenta corriente de más de seis cifras, tres casas, cinco carros y una vida llena de lujos. Quizá ahora me quisieras decir ¿y quién no va a desear todo eso?, pues te puedo asegurar que hay muchas personas cuyos deseos no tienen nada que ver con eso. Sus prioridades y sus objetivos en la vida no tienen nada que ver con ninguna de esas riquezas; de la misma manera que te puedo asegurar que, precisamente por enfocarse en sus verdaderos deseos, en lo que son y en lo que quieren, todas esas “riquezas” les llegan sin buscarlas y sin ni siquiera pedirlas.

No conseguimos entender que siempre estamos haciendo las cosas de la forma equivocada, que los resultados que nos llegan son justamente lo contrario a lo que esperamos y, en vez de intentar cambiar la forma en que vamos a por lo que supuestamente queremos, solo nos preguntamos continuamente por qué. ¿No es hora ya de darnos cuenta de que así no funciona?

Para experimentar la prosperidad primero tengo que ser una persona próspera y estar en sintonía con “eso” que quiero conseguir, de lo contrario siempre estaré en la búsqueda y nunca conseguiré vivirlo.

Si deseo tener un Ferrari, pero mi creencia es que es un vehículo de ricos, que nunca podré tener uno, que ese carro no es para una persona humilde como yo, etc., etc., etc., ¿de verdad crees que así lo voy a conseguir?, evidentemente no porque automáticamente ya me lo estoy negando. Probablemente te puedan parecer unos razonamientos coherentes, normarles, pero te diré que esos razonamientos son los que precisamente te mantienen muy lejos de las cosas buenas de las que puedes disfrutar. Esos razonamientos solo son producto de tu intelecto y tu ego, únicamente dibujan tu realidad, pero jamás son lo real.

prosperidad

Foto Referencial

Lea también: Saliendo de tu zona de confort

¿Cómo atraer la prosperidad?

  • Determina qué quieres, de verdad, ser, hacer y tener en tu vida.
  • Identifica si tus deseos son desde la escasez o desde lo más profundo de ti.
  • Sal de la escasez, conviértete en una persona próspera, empieza por tus pensamientos, emociones y creencias. Cámbialos para poder proyectar lo que deseas.
  • Enfócate en lo que te hace sentir bien, en lo que te hace feliz, no en lo que necesitas, no en las “cosas” que solo te van a aportar bienestar.
  • Eleva tu nivel vibracional para estar en sintonía con la prosperidad cuya vibración energética es muy alta.

No es que cuando consigas prosperidad vas a ser feliz y vas a conseguir un nivel de vibración energética alto, si no, primero sé feliz y eleva tu nivel vibracional porque así experimentarás la prosperidad en todos los ámbitos de tu vida.

prosperidad

Foto Referencial

Lea también: ¿Cuál crees que es tu culpa?

Maite García

Terapeuta, especialista en terapia Ayurveda, naturales, Reiki, PNL, Ho’oponopono, sanadora personal y coach.

Twitter:  @maitegh1

Instagram:  @maitegh1

Facebook:  @maiteghAmorYo

YouTube: Maite García Hidalgo

Web: www.maitegarciahidalgo.wordpress.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad