El consumo de alimentos muy ácidos provoca en el cuerpo un bajo nivel energético

En estos últimos años, el tema de las dietas ha estado muy de moda en todo el mundo. Por ello, es fácil encontrarse con un sinfín de planes de alimentación orientados a perder peso.

La mayoría de las personas suelen modificar su forma de comer para verse más delgados, dejando a un lado el propósito saludable de esta nueva alimentación, pues desconocen los beneficios de consumir los alimentos correctos.

Consumir alimentos saludables no solo puede hacer que las personas pierdan peso, sino que también pueden prevenir diferentes enfermedades. Para lograr esto último, una de las formas más efectivas es la alimentación alcalina.

Alimentación alcalina

Foto Referencial

Lea también: Medicina Antienvejecimiento. Pasado, presente y futuro

Clasificación de la alimentación alcalina

Esta forma de alimentarse clasifica los alimentos en dos categorías:

  • Alcalinos: son los que proceden de la naturaleza y no han sido manipulados industrialmente como frutas y  verduras maduras. Por ejemplo: miel, semillas, frutos secos, pasas, soya y derivados.
  • Ácidos: Los alimentos ácidos son las carnes, los alimentos procesados o cocinados, los azúcares y carbohidratos. Por ejemplo, pescado, leche, huevos, frutas inmaduras, harinas blancas, bebidas carbohidratadas, alcohol, café, aditivos químicos. La acidez de los alimentos no tiene nada que ver con el concepto que usualmente se maneja, por ejemplo, un limón es ácido pero cuando se ingiere el zumo de un limón el cuerpo lo digiere y lo asimila como un nutriente alcalino.

Por ello, la alimentación alcalina promueve el consumo equilibrado de alimentos alcalinos (75%) y ácidos (25%), para mantener un pH en la sangre de 7,4. Un pH inferior a 7 es considerado un pH ácido y por encima de 7 es un pH alcalino. El cuerpo necesita un pH alcalino para su óptimo funcionamiento. Si esto no es así, las enzimas digestivas y metabólicas y órganos trabajarán por debajo de su nivel óptimo y esto se notará en la salud y nivel energético general.

Alimentación alcalina

Foto Referencial

“Mantener una régimen alimenticio muy ácido hace que las personas manifiesten un bajo nivel energético general, lentitud en procesos mentales, dolores de cabeza y depresión. Otros síntomas son la fatiga, tensión muscular, dolores de espalda y musculares, artritis y osteoporosis. A su vez, cuánto más ácido sea el sistema de una persona, más irritable puede llegar a ser, ya que se pierden electrolitos de los músculos y del sistema nervioso. Si no existe un equilibrio de minerales, electrolitos y otros nutrientes esenciales, las células no pueden funcionar adecuadamente y empiezan a morir”, asegura la Dra. Margarita Botero, especialista en medicina antienvejecimiento del Centro Médico Energía Vital Activa.

Recomendaciones

  1. Evitar los alimentos procesados, azucarados  y carbohidratos, pues además elevan el nivel de glucosa en sangre rápidamente.
  2. No rechazar por completo los alimentos ácidos, pues también tiene su papel en nuestro metabolismo.
  3. Muchas enfermedades son el resultado de un esfuerzo del organismo por mantener el equilibrio interno ácido-alcalino. Expertos coinciden en que el cáncer se acelera si se mantiene un nivel ácido en los fluidos, pues las células cancerígenas viven mejor en un ambiente ácido y con poca oxigenación.
  4. Una alimentación vegetariana puede mantener un balance adecuado del pH ácido-alcalino.
Alimentación alcalina

Foto Referencial

¡Previene enfermedades y vive saludablemente, llevando una alimentación adecuada!

Lea también: ¿Se puede ser mamá sin envejecer en el intento?

Dra. Margarita Botero

Especialista en obesidad y medicina antienvejecimiento

Instagram: @drabotero

@energiavitalactiva

Centro Médico Antienvejecimiento

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad