Sentir dolor durante las relaciones sexuales es un problema bastante frecuente, que afecta por lo general a las mujeres, sin embargo, los hombres también pueden ser víctimas. Pero ¿Por qué ocurre?

La psicóloga y terapeuta sexual y de pareja en Lasexologia.com, Ana Carmona, explicó que lo más apropiado es “hablar de coito doloroso (o dispareunia) que de sexo doloroso, pues la mayoría de relaciones sexuales (besos, caricias, sexo oral, masturbación…) no producen dolor; solo las relaciones de coito pueden causar dolor en la mujer en determinadas circunstancias”.

Otro aspecto importante a tomar en cuenta para aclarar es la diferencia entre vaginismo y dispareunia. “El vaginismo es una contracción involuntaria de la vagina que hace imposible la introducción del pene, dedos, tampones o espéculos” explicó Carme Sánchez, sexóloga y codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona (InSexBcn). “No es un trastorno muy frecuente, pero produce mucho sufrimiento en las mujeres que lo padecen y también en sus parejas”.

La dispareunia sí permite la penetración, pero con dolor más o menos intenso, y es un problema menos  habitual. “Es la tercera causa de consulta a los especialistas en ginecología”, aseveró Sánchez.

Dolor durante el sexo

Foto Referencial

Lea también: Dispareunia: cuando el sexo es doloroso

Causas del dolor durante el coito

Entre los posibles motivos causantes del dolor en el coito, están “algunas infecciones o cuestiones ginecológicas o médicas” precisó Carmona y añadió que también “puede deberse a que se mantienen relaciones de penetración cuando hay poco deseo o con falta de lubricación vaginal”.

Ante la posibilidad de que la causa sea física, es aconsejable acudir en primer término al ginecólogo para descartar cualquier infección vaginal, malformaciones, cicatrices u otras enfermedades en la zona genital. También hay que considerar si el problema surge “en el posparto o la menopausia, etapas en las que pueden jugar un papel importante los factores de tipo hormonal”, precisó Sánchez.

La dispareunia se produce en mujeres de diferentes edades: habitualmente, desde antes de los 30 hasta más de 50. “Son mujeres que, en general, tienen pareja estable, que llevan un tiempo con dolor y han consultado previamente con su médico (generalmente, su ginecóloga), quien muchas veces les comenta que no encuentra ninguna explicación ginecológica para el dolor”.

Diferentes tratamientos en función del origen del dolor

Sánchez explicó que las causas psicológicas son más frecuentes en el vaginismo, y puede deberse, entre otras, al miedo al dolor en las primeras relaciones sexuales, el terror a un embarazo no deseado, las falsas creencias sobre el propio cuerpo, una educación muy restrictiva respecto a la sexualidad o haber padecido experiencias traumáticas como abusos sexuales.

En cuanto al tratamiento para la dispareunia suele ser “farmacológico, aunque en algunos casos también inciden aspectos psicosexuales, como desavenencias con la pareja. En ocasiones es imprescindible el uso de geles o cremas lubricantes para minimizar el malestar”.

Carmona concuerda en la necesidad de individualizar el tratamiento: “Dependiendo de la causa del dolor, la solución puede ser una terapia sexual o de pareja, un tratamiento médico, fisioterapia… En cualquier caso, para saber cómo solucionar estos problemas, primero hay que averiguar las causas”.

Dolor durante el sexo

Foto Referencial

Una buena relación de pareja es clave porque, tal y como resaltó Carmona, “la solución para el coito doloroso pasa con frecuencia por la suspensión temporal del coito”. En este sentido, muchas mujeres “no acaban de resolver bien este problema si sus parejas no viven bien la renuncia al coito y están continuamente presionándolas para mantener relaciones de penetración cuanto antes”. Por lo que, incluir a la pareja de la afectada en la terapia sexual suele ser una buena idea.

Lea también: ¿Sientes dolor luego de las relaciones sexuales?

Con información de: cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad