La palabra láser es un acrónimo que significa Light Amplified by Stimulated Emission of Radiation (Luz amplificada por emisión estimulada de radiación). Un láser es basicamente una fuente de luz. Lo que diferencia a un láser de otras fuentes de luz, como las bombillas, es el mecanismo físico por el que se produce la emisión de luz, que se basa en la emisión estimulada, a diferencia de la emisión espontánea que es la responsable de la mayor parte de la luz que vemos.

La utilidad del láser es muy amplia, en cualquier campo de la vida, y la medicina no es la excepción, dado su gran ventaja para realizar cortes exactos y asociarse a un daño controlado mínimo en los tejidos circundantes al área tratada, con menor riesgo de sangrado, mejorando así la recuperación.

Lea también: ¿Por qué se presentan los quistes de ovario?

En ginecología son múltiples los usos que tiene en la actualidad

Atrofia o resequedad vaginal, debido a la disminución de estrógenos en sangre, característico de la mujer menopausica.

Síndrome de vagina laxa o amplitud vaginal, presente en aquellas pacientes que por su condición genética o posterior a múltiples partos laboriosos, refieren la sensación de una vagina muy ancha que dificulta el placer sexual e incluso alcanzar el orgasmo.

Incontinencia urinaria en su etapa inicial

Tratamiento de lesiones por VPH

Amplia  utilidad en las técnicas de depilación, mejorando los procesos de foliculitis o inflamación de los folículos pilosos, que ocurren en algunas pacientes como consecuencia de una agresion repetida y excesiva al pelo, como ocurre con el rasurado y la depilación con cera.

Labioplastia o ninfoplastia, técnica realizada en aquellas pacientes que presentan un excesivo tamaño de los labios menores de la vulva, refiriendo así molestias con la ropa ajustada o al practicar deportes. El resultado cosmético y la recuperación es notablemente mejor cuando se utiliza el láser para esta cirugía.

láser en ginecología

Foto Cortesía

Tensado vaginal

Una de las técnicas que utiliza el láser en Ginecologia es el tensado vaginal,  procedimiento mediante el cual se producen disparos de energía láser  seriados sobre las capas del tejido que rodea a la vagina, con el fin de estimular la producción de colageno por parte de las células del tejido conectivo:  los fibroblastos. De esta forma y progresivamente se produce una reducción del calibre vaginal y al mismo tiempo produce progresivamente un aumento de la lubricación, recuperando la humedad de esta zona. Al fortalecer el tejido conectivo puede lograrse una mejoría en la zona que rodea la uretra, mejorando casos de incontinencia urinaria. Está indicado entonces para mejorar el síndrome de vagina laxa, la resequedad vaginal y la pérdida de orina relacionada con los esfuerzos en sus etapas iniciales.

Se realiza en consultorio, previa colocación de anestesia local. Es un procedimiento muy bien tolerado, con poco o ningún dolor durante su realización. Se pueden utilizar diferentes  tipos de láser: diodo, CO2 o láser Erbio. El tiempo aproximado es de 20 minutos; se realizan dos sesiones, alcanzándose el efecto máximo a las 3-4 semanas de culminar la última sesión. El efecto generalmente tiene duración de un año, por lo que puede repetirse anualmente.

láser en ginecología

Foto Referencial

Efectividad y seguridad del uso del láser en ginecología

En manos experimentadas  las complicaciones son muy pocas . Recordemos que su aplicación debe ser realizado por médicos, preferiblemente  ginecólogos en el caso de su utilización en esta área. Dependiendo de la cantidad de energía empleada puede producirse una quemadura superficial de la mucosa vaginal, que se resuelve en pocos días.

Con la técnica adecuada la paciente presentará sensación de pinchazos eventual por el tejido que comienza a renovarse, y progresivamente puede presentar cambios en las características del flujo. No debe presentar dolor.

En cuanto a la efectividad , entre  un 80-90 % de las pacientes refieren mejoría de sus síntomas. Un pequeño porcentaje no presenta ningún cambio, probablemente porque se realiza sin una indicación adecuada y donde al  paciente se le ofrece algo que no se puede lograr, como corregir un prolapso.

La tecnología láser aplicada en el aparato genital tiene más de 15 años en uso. Aunque hasta la fecha, la FDA en Estados Unidos solo ha aprobado su uso en Ginecología para el tratamiento de VPH genital, en Europa y Latinoamérica existe una amplia experiencia en la aplicación del láser en él área ginecológica con excelentes resultados, dando origen a  la creación de las Sociedades Médicas de Ginecología Estética Regenerativa y funcional  Española y Latinoamericana.

La ciencia médica se caracteriza por cambios y aprendizajes constantes de nuevas técnicas, y aunque se ha asociado el uso de laser ginecológico con técnicas banales que sólo mejoran lo estético, estos problemas afectan también la funcionalidad del aparato genital, comola función sexual o el aparato urinario, y el objetivo de estos tratamientos, englobados en la cosmetoginecología, es lograr un equilibrio entre lo estético y funcional con lo cual la paciente se sienta bien.

Lea también: ¿Conoces la importancia del herpes durante el embarazo?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad