Sentirse inocente, estar feliz con la vida y en paz con quien eres es el anhelo de muchas, si no de todas las personas. Desde mi experiencia puedo decirte que para lograr eso es necesario que sientas perdón en tu corazón. En este caso, tal vez el perdón más importante es el que sientes hacia ti. Si no estás totalmente reconciliada(o) contigo, este artículo puede serte de gran ayuda.

 El autodescubrimiento te hace responsable

Cuando comenzamos nuestro trabajo personal aprendemos a conocernos y a entender el porqué de nuestros resultados. Asímismo, nos damos cuenta de cuáles son los cambios necesarios, de pensamiento,  acciones, hábitos, etc.

Es un hermoso camino que nos lleva desde sentirnos víctimas de las circunstancias y personas a responsabilizarnos de nuestra vida y resultados. Pero a veces en ese proceso podemos darnos cuenta de que hemos cometido algunos errores y con ello llegar a sentir culpa.  Puede ser que también oigamos con más fuerza ese juez interno que todos tenemos.

Siempre le digo a mis clientes que una cosa es la responsabilidad y otra diferente la culpa. La primera te empodera y te hace estar consciente de que si tú mejoras, tendrás también mejores experiencias. Por el contrario la culpa es un desperdicio de tiempo y energía y una forma de alimentar el sentirse mal.

El perdón

Foto Referencial

Lea también: Dios Enriquece Tu Mundo Material

Con el perdón llega tu paz

Ya no puedes cambiar nada de tu pasado. Puedes tal vez disculparte con alguien, tratar de comenzar de nuevo con los aprendizajes y experiencia que tienes ahora, pero ese pasado ya pasó.

Sin embargo en muchos casos, con la consciencia llega el tormento de que pudimos haberlo hecho distinto. Allí es donde el perdón tiene un papel vital.

Mientras no cerremos con el pasado, este seguirá siendo como un fantasma que impide disfrutar del presente y crear un futuro más armonioso y pleno. Por eso el perdón te da el regalo de la paz, de sentirte reconciliado con quien fuiste, sabiendo que fue lo mejor que pudiste ser y hacer hasta ese entonces con el nivel de consciencia y conocimiento de la vida que tenías.

Por eso creo que el perdón a nosotros forma parte del trabajo básico de mejoramiento personal que debemos hacer.

¿Cómo llegas a perdonarte?

Una forma de hacer las paces con tu pasado es escribirte una «Carta de Cierre». Es un ejercicio que te lleva a un proceso emocional. El resultado final de éste es que aceptas lo que fue. Reconoces que ocurrió de la mejor manera posible, basado en el conocimiento de vida y consciencia que tenías en ese entonces.

El perdón

Foto Referencial

A continuación te hago un modelo de la carta que puedes escribirte.

Querida(o) (tu nombre)

Te escribo esta carta con el deseo de sentirme totalmente en paz contigo, con nuestro pasado y comenzar una nueva y maravillosa etapa en nuestra vida.

Lo primero que quiero es decirte lo que admiro y valoro de ti …… (Describes todas las cosas que hacen que sientas orgullo por quien eres, por lo que has superado, todos tus talentos. Ten la generosidad y el amor por ti de extenderte expresándote ampliamente. Por ejemplo: me encanta que eres una persona servicial).

Al mismo tiempo, hubo cosas de nuestro pasado que nos lastimaron y lastimaron a otros. Y ahora las menciono para dejarlas ir… (Enumera aquí todos aquellos eventos por los cuales has sentido culpa, los que pudiste haber hecho distinto. Por ejemplo: Dejaste que tal persona te maltratara y no pudiste poner límite a su abuso).

Finalmente, a partir de ahora me comprometo contigo a… (Menciona aquí aquellos cambios de actitud, de pensamientos y tareas que estás dispuesta(o) a hacer para ser más feliz. Por ejemplo: Me comprometo a ser más honesta en mi comunicación, de tal manera de que si no quiero hacer algo, lo diga sincera y gentilmente).

Bueno, ya te he dicho todo lo necesario para estar en paz. A partir de ahora te libero y me libero de todo nuestro pasado. Lo mejor está por venir para ti y para mí.

Te amo y mil bendiciones.

Recomendaciones finales para perdonarte

Lo que escribí antes es un modelo que puedes usar de referencia para guiarte. Pero de ningún modo son esas las únicas palabras a usar. Así que ajusta el modelo de esta carta a ti.

Este es un ejercicio que se hace durante varios días, hasta que sientas que ya está lista la carta y esa versión final te hace sentir bien.

Al mismo tiempo, en la medida en que la escribes, seguro habrán emociones que surjan de ti. Date el permiso de sentirlas, bien sea gratitud o tristeza, rabia o alegría. Siente lo que necesitas sentir y luego suelta esas emociones. El trabajo de perdón no son las palabras de la carta, son las emociones guardadas en ti de las cuales te deshaces en la medida en que vas haciendo este ejercicio.

El perdón

Foto Referencial

Guarda la versión final de la carta y puedes leerla de vez en cuando. Las versiones previas, puedes quemarlas pidiendo mientras ves el papel hacerse ceniza, que tu pasado también se transforme.

Te aseguro que el perdonarte no sólo hará que comiences una mejor etapa en tu vida, sino también te ayudará a crear relaciones mucho más pacíficas y armoniosas. Así que comienza pronto, ¡te harás muy feliz!

Lea también: Cultivar la paz en medio del caos

Carla Acebey-

Comenta y se parte de nuestra comunidad