Comienzo diciendo que en realidad la relación de pareja tiene muchos desafíos. Estamos presenciando cambios fundamentales en las dinámicas sociales que también afectan a las parejas. Sin embargo quiero enfocarme hoy en tres de esos obstáculos que han surgido en forma recurrente en mi práctica como terapeuta de parejas. Las he bautizado como kriptonitas porque su efecto es debilitador y hasta letal para relación sino se identifican y modifican a tiempo.

Crítica – Kriptonita #1

A menudo llegan las parejas con muchas quejas acerca de su pareja y la gran mayoría de ellas incurren en este eufemismo social de la crítica. Escucho afirmaciones como: «Yo se lo digo por su bien» O… «No lo hago por molestar» O… «No es más que una crítica constructiva«. ¡Suficiente! debo exclamar, tanto en mis sesiones terapéuticas como aquí en este artículo.

¡La crítica es un hábito malsano que no agrega valor a ninguna relación humana! ¿Así o más claro? Nadie recibe bien la crítica y poquísima gente la toma en cuenta y aún menos gente la usa como referencia para su propio cambio. Así que entendamos que criticar solo genera ruido emocional negativo a la relación. Mi propuesta es simple pero drástica: Destiérrala de tu vida y de tus relaciones y veras resultados muy positivos. Sin medias tintas ¡NO MÁS CRÍTICA!

Parejas

Foto Referencial

Lea también: ¡No hay interacción mala!

Subordinación – Kriptonita # 2

Rara vez tengo el privilegio de estar en presencia de una pareja equilibrada donde la relación es horizontal. Gran parte del tiempo debo tratar a parejas que terminan adoptando un modelo de subordinación, en el cual la parte dominante termina abusando de su jerarquía en perjuicio de la otra parte.

Sé que el concepto de un equipo o relación de iguales aun le resulta demasiado moderno a mucha gente pero los tiempos cambian y hoy en día es vital respetar la individualidad de cada uno en la relación de pareja, solo así el matrimonio o la unión podrá crecer, prosperar y evolucionar.

Invoco el nuevo concepto del amor propuesto por la psicología positiva: El amor es un profundo respeto a la libertad del otro. ¡RESPETO!  Una idea que está en frontal conflicto con la posibilidad de que uno se subordine al otro.

Pareja

Foto Referencial

Manejo sereno del conflicto – Kriptonita # 3

Existen estadísticas frescas que prueban que aquellas parejas que logran manejar tanto el roce cotidiano como las diferencias mayores de una manera emocionalmente inteligente son las que logran permanecer unidas en buenos términos durante largos periodos de tiempo.

Por otra parte las que incurren con ligereza en el conflicto y lo inflaman con improperios o conductas disruptivas, suelen condenar su relación generando rupturas temporales frecuentes que eventualmente se convierten en definitivas.

Cada conflicto ofensivo o mal manejado produce un efecto duradero y residual en el cerebro que con el tiempo satura a uno o a ambos miembros de la relación.

Pareja

Foto Referencial

Para concluir les comento que evitar estas tres kriptonitas, no es lo único que hay que hacer, no se trata de una formula mágica o infalible. Pero definitivamente prepara el terreno para sembrar buenos hábitos que bien cultivados darán frutos de armonía, respeto y evolución que ayudaran a que la relación navegue con buen rumbo en el mar del tiempo.

Lea también: Primeros Auxilios Emocionales

Lorenzo Campins

Psicologo, coach y escritor 

Comenta y se parte de nuestra comunidad