En definitiva, la familia puede influir de mil maneras en nuestras vidas. Tener hermanos es maravilloso, pero tener primos nos hace realmente felices, ya que ese vínculo puede fortalecer nuestra salud mental y emocional.

Cuando crecemos rodeados de primos, podemos descubrir el verdadero significado de la amistad y la lealtad, sobre todo cuando estos familiares con contemporáneos, debido que se convierten en los cómplices de miles de travesuras, risas, y aventura durante la niñez, la adolescencia e incluso durante la adultez.

Un estudio publicado en el British Journal of Psychology, indicó que crecer con primas con de edades similares resulta muy beneficioso para la salud mental y emocional. La psicóloga y líder esta de investigación, Kristina Brown, aseveró que dicha relación que combina lazos sanguinos y amistad puede perdurar para toda la vida.

Pero, ¿por qué crecer con primas resulta tan beneficiosos?

Pues una primo o prima te puede facilitar de mil maneras las cosas. Es un lazo sanguíneo que  se convierte en algo mucho más fuerte gracias a la amistad y al amor que se crea en torno a él, tanto así que no solo es ser  primas, sino también cómplices, hermanas y mejores amigas.

primas

Foto Referencial

Lea también: Tías y sobrinos tienen un lazo único e inigualable

Juntas en cada etapa

¿Tienen innumerables fotos juntas, incluso de bebés? Pues ese es el primer contacto, pero a medida que fuimos creciendo conocimos lo increíble que es tener a un cómplice en esta vida, por lo que decidimos que cada paso que diéramos  lo haríamos junta a una prima.

Crecemos, aprendemos y disfrutamos la vida de la mano. Nadie como nuestros primos para entender exactamente lo que sentimos con nuestro primer corazón roto o los nervios para entrar a la universidad. Juntos hemos recorrido esta vida y compartido cada logro y obstáculo.

Nuestra infancia fue súper divertida gracias a ellos

Jugar entre primas, seguramente, fue una de las mejores cosas que disfrutamos durante la infancia. Ellas se convirtieron en nuestras primeras amigas, nuestras cómplices y con quienes realizamos miles de travesuras.

La adolescencia fue mucho más fácil

Llegar a la adolescencia no es fácil, pero con una prima o primo vaya que si es. Definitivamente, fueron quienes escucharon y apoyaron todas nuestras locuras de amor. También  tener una prima de nuestra edad nos ayudó a escapar de los pequeños y pasar horas durante las comidas familiares hablando entre nosotras.

Además, si el resto de la familia pensaba que estábamos pasando una etapa rebelde, los comentarios eran más fáciles de ignorar si tenías el apoyo de tus primos.

Conocen todas tus historias (muchas las vivieron contigo)

Por lo mismo de crecer juntos y ser inseparables, conocen cada detalle de nuestras vidas. Con nuestros primos aprendimos y crecimos. Lloramos cada corazón roto y desilusión amorosa. Gritamos y cantamos a todo pulmón en conciertos. Nos aventuramos a nuestras primeras fiestas y resacas. Ellos conocen nuestros errores y nos llaman la atención cuando estamos a punto de dar un traspié.

primas

Foto Referencial

Los permisos siempre fueron más fáciles

Cuando tus papás preguntaban “¿Va a ir tu prima o primo?” ya tenías la certeza de que el permiso estaba concedido. Juntas era más sencillo ir a fiestas, salidas al cine o cualquier otro evento. Además, siempre existe esa seguridad que nos cuidamos y nos seguiremos cuidando muchísimo.

Entienden nuestros problemas mucho más fácil

El hecho de ser familia nos facilita mucho comprender los problemas que sentimos. No los vemos como hechos aislados, sino entendemos completamente cómo nos afectan las cosas. Conocen si hay algún trasfondo emocional porque crecieron con nosotras. Saben cómo vamos a reaccionar o cómo va a reaccionar nuestra familia ante cualquier eventualidad. Y no sólo eso, sino también nos acompañan en cada paso que damos para encontrar una solución.

Siempre estarán a tu lado

Primas, hermanas, cómplices y mejores amigas: es la combinación perfecta y eterna. “Juntas desde la infancia hasta ser viejitas” quizás esta fue una de las tantas promesas que hicimos y en definitiva, deseamos cumplirla.

primas

Foto Referencial

Lea también: Los amigos… ¡Un recurso terapéutico a cultivar!

Con Información de: www.vix.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad