dietas más peligrosas
Foto Referencial

¿Cuántas veces no hemos recorrido a esas dietas que prometen hacernos perder peso rápidamente? Muchas veces, quizás por desesperación caemos en esas terribles opciones para nada saludables, que nos ayuda a perder peso en tiempo récord. Sin embargo, el efecto yoyo o rebote siempre estará presente cuando preferimos la vía más rápida que la dieta prolongada, la actividad física y los hábitos saludables para una vida sana.

Seguramente, habrás escuchado sobre más de una dieta relámpago como: la sopa de col, la dieta express o la dieta Mayo. Lo cierto es que todas estas opciones “milagrosas” para bajar de peso, no son recomendables para la salud. Es por eso, que en esta nota te contaremos sobre las dietas más peligrosas que existen. ¡Toma nota!

Foto Referencial

Lea también: Las dietas deficientes matan más gente que el tabaco en América Latina y en el mundo

Cómo diferenciar una dieta saludable de una dieta peligrosa

Dieta saludable

  • Es variada, sacia e incluso incluye varios alimentos que nos gustan.
  • No tiene prohibiciones, ni cuenta calorías y no te obliga a comprar productos específicos.
  • Tiene en cuenta nuestras preferencias y lo que nos disgusta.
  • Reduce el peso de manera prolongada, paso a paso.
  • Proporciona una nueva forma de comer y vivir.

Dieta peligrosa

  • No es equilibrada y solo se consume un tipo de alimentos.
  • La ingesta de calorías es menor a 1200 calorías diarias.
  • Promete una reducción de peso sin cambios de la alimentación a largo plazo.
  • Garantiza el éxito.
  • Promete un gran cambio de peso en poco tiempo, por ejemplo 3 kg en 3 días.
  • Está unida a la compra de productos específicos.

Ya que está clara la diferencia entre ambas dietas, a continuación mencionaremos cuatro de las dietas más peligrosas y que los expertos más temen.

Dieta Atkins

La dieta Atkins reduce la ingesta de carbohidratos al mínimo. Esta dieta solo permite incluir alimentos bajos en hidratos de carbono, mucha proteína y algunos alimentos grasos como la mantequilla y el aceite. Los carbohidratos quedan completamente excluidos en la dieta Atkins.

El menú más utilizado por esta dieta es: desayuno: huevos revueltos o una tortilla. Almuerzo: ensalada con pechuga de pollo a la plancha. Cena: pescado con ensalada.

Se puede adelgazar con la dieta Atkins, pero los expertos en nutrición coinciden en que es perjudicial para la salud por varias razones:

  • La ingesta de grasa animal en grandes cantidades es mala para el colesterol.
  • El exceso de proteínas es malo para los riñones y, además, la cantidad ingerida de vitaminas y minerales puede no ser suficiente.
Foto Referencial

Dieta Dukan

Es otra de las dietas que pertenece a las formas de adelgazar muy ricas en proteínas, pero no es tan estricta como la dieta Atkins. Se compone de cuatro fases, cuya duración depende del peso que queramos alcanzar.

  • Primera fase: Solo alimentos ricos en proteína por máximo 10 días.
  • Segunda fase: Se alternan los días solo con proteínas con días en los que se permite la ingesta de
  • Tercera fase: la misma arranca cuando se ha llegado al objetivo deseado y es la que estabiliza el peso. En esta fase se empieza a incluir alimentos ricos en carbohidratos.
  • Cuarta fase: La alimentación vuelve a la normalidad.
Foto Referencial

Las personas con problemas en los riñones o en el hígado deberían permanecer alejadas de ella,  ya que puede llegar a ser perjudicial para la salud.

Dietas del ayuno, como la Detox

Este tipo de dietas prometen, además de la pérdida de peso, sensación de bienestar y mucha energía. Pero, para llegar a ese punto, ¡antes tienes que practicar la abstención! Dependiendo del programa de desintoxicación, en la dieta detox te alimentas unos días o semanas a base de agua, sopa de verduras o zumos. Los kilos desaparecen, no hay duda, pero a menudo se vuelven a recuperar con facilidad, lo que se conoce como el efecto yoyo o rebote.

No hay problema con que una persona sana ayune durante un par de días. Pero esta dieta no sirve para adelgazar, ya que no se aprende a comer sano y equilibrado.

Foto Referencial

Las dietas relámpago

Algunas de ellas son la dieta de la sopa de col, la del limón o la del vinagre de manzana. Como puedes haber observado más arriba, todas ellas se caracterizan por poner énfasis en un alimento concreto y prometen una gran pérdida de peso en una o dos semanas.

Durante este tipo de dietas las comidas giran en torno a un alimento que vas a acabar ingiriendo mucho más a menudo de lo habitual, ¡incluso en todas las comidas! Por otro lado, existe una larga lista de alimentos que están prohibidos.

Con estas dietas los ataques de ansiedad por hambre pueden ser bastante recurrentes y peligrosos. Incluso llegan a convertirse en todo lo contrario a una forma lógica de perder peso ya que una vez que vuelves a comer con normalidad, recuperas todos los kilos perdidos en un instante.

Foto Referencial

Lea también: ¿Vives de dieta en dieta y no bajas de peso? Te contamos por qué

Con Información: www.enfemenino.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad