Foto Referencial

De junio a septiembre, los meses del verano, las altas temperaturas se empiezan a apoderar en algunos países del mundo, llegando a superar los 35 °C en muchas zonas. Cuando experimentamos este tipo de calor, naturalmente tratamos de salvar energía durante el día, limitando la cantidad de actividades que realizamos cotidianamente. Por desgracia, una de estas actividades es cocinar, la cual requiere esfuerzo y pasar un buen tiempo expuesto al calor de las hornillas. Por este motivo, lo ideal es preparar comidas frescas y ligeras que no lleven tanto trabajo y que nos ayuden a mantenernos sanos e hidratados.

Si bien el plato fuerte del día siempre requerirá algo más de esfuerzo, conviene que los demás sean preparaciones sencillas que nos permitan descansar del tiempo invertido en la cocina. En especial, la merienda y la cena.

En dos artículos publicados en el portal Vitónica, las redactoras Gabriela Gottau y “Lady fitness” ofrecen un listado de las mejores comidas frescas y ligeras a las que podemos recurrir para contrarrestar el agotamiento y la deshidratación, manteniéndonos saludables durante las épocas más calurosas del año.

Comidas frescas y ligeras: La merienda

En el primer artículo, Gottau recomienda 7 de las meriendas más nutritivas, sabrosas y  ricas en agua que pueden ser prepararse de manera rápida y en casa. Las opciones son:

  • Macedonia de frutas frescas

Las frutas frescas son los mejores ingredientes para preparar meriendas rápidas, refrescantes, nutritivas y bajas en calorías. Combinando pedazos de plátano, mango, ciruelas, cerezas y albaricoques se puede elaborar una “colorida y sabrosa ensalada llena de carotenos, potasio, agua y fibra para nutrir al organismo”, asegura Gabriela Gottau. También se pueden preparar otros tipos de macedonias combinando frutas con verduras.

Foto Referencial
  • Mangos rellenos

Otra forma de utilizar las frutas es en forma de recipiente. Luego de lavar y cortar un mango por el centro, se ahueca una de las partes para rellenarla con yogur, granola, miel, cerezas y frutos secos. Este proceso también se puede realizar con peras, manzanas, melocotones u otras frutas de gran tamaño.

  • Brochetas de frutas frescas

Son muy fáciles de elaborar y se puede usar todo tipo de frutas. La idea es combinarlas de manera atractiva y acompañarlas con alguna salsa de yogur. Luego de escoger las frutas, se lavan y se cortan en pedazos que se irán colocando a lo largo de un pincho. Gottau recomienda hacer una brocheta con piña, plátano, melocotón, ciruelas y cerezas.

  • Batidos y smoothie bowls de frutas

Otra merienda fácil y nutritiva son los batidos de frutas con “toppings” saludables. Solo hay que licuar distintas combinaciones de frutas y luego agregarles pedazos enteros. Se pueden servir tanto en vasos normales o en platos hondos (bowl).

  • Vasitos de yogur, avena y cerezas

Los vasitos están de moda y pueden ser una preparación completa, fácil de realizar y muy refrescante. (…) En un recipiente mezclamos el yogur con la miel y en vasitos individuales vamos incorporando por capas una cucharada de yogur con miel, avena y nueces picadas y por último cerezas frescas”, escribe Gottau. Como en la mayoría de meriendas frutales, se pueden combinar todo tipo de ingredientes, dependiendo del gusto personal.

Foto Referencial
  • Polos de yogur y frutos rojos

Como un buen reemplazo para los helados comerciales, los cuales contienen grasas y azúcares añadidos, podemos recurrir a los polos de yogur. A estas paletas congeladas se les incorpora todo tipo de frutos rojos, como las frambuesas, las moras, las cerezas, los arándanos, entre otros.

  • Sándwich de queso y aguacate

Saliendo ahora de las preparaciones frutales, un sándwich de queso, aguacate, tomate y lechuga, puede ser una excelente opción en cuanto a comidas frescas y ligeras se refiere. Aquellas personas que prefieren los platillos salados, también pueden combinar ingredientes  como el tomate, el aguacate, la lechuga y la rúgula con pollo, atún, ternera y una gran variedad de vegetales.

Lea también: Planifica mejor tus comidas con estos consejos

Foto Referencial

Comidas frescas y ligeras: la cena

Por su parte, el artículo escrito por “Lady Fitness” presenta 7 de las cenas más sencillas, ligeras y saludables, las cuales pueden resolverles la vida a muchas personas cuando el calor es más agobiante:

  • Cuscús de coliflor, con langostinos marinados y aguacate

En el nombre de este platillo están todos los ingredientes necesarios. Es una ensalada muy fácil de hacer, perfecta para los días en los que no provoca pasar mucho tiempo en la cocina.

La forma más práctica de prepararla es usar langostinos cocidos y pelados, listos para consumir, los cuales se marinan dependiendo del gusto de cada quien. El cuscús, por su parte, se hace triturando la coliflor hasta dejarla como un grano fino, que luego se saltea brevemente. Sobre la base del cuscús se van colocando las lonjas de aguacate y, finalmente, en el centro se acomodan los langostinos.

  • Gazpacho de melocotón

El gazpacho, en la mayoría de sus presentaciones, es uno de los platos más populares durante el verano. Una de manera de hacer que una sopa fría sea aun más refrescante es añadirle una fruta. En este caso, el melocotón es el ingrediente adecuado.

  • Ensalada de quinoa con albaricoques salteados y rúgula

Si bien la mejor forma de comer albaricoques es al natural, saltearlos ligeramente puede darles un sabor especial, que se puede complementar una ensalada de quinoa y rúgula.

Foto Referencial
  • Carpaccio de calabacín con aguacate y frambuesas

Siendo muy fácil de preparar, la clave de este carpaccio en particular es cortar el calabacín lo más fino posible, preferiblemente con una mandolina. Además del aguacate y las frambuesas, se le puede agregar jugo de lima o de limón para darle un toque más refrescante.

  • Ensalada de pollo con garbanzos y cerezas

La redactora de Vitónica recuerda que el verano es la época en la crecen las cerezas. Con la intención de aprovechar este fruto al máximo, es utilizada tanto en postres como en ensaladas. Y, sorprendentemente, las cerezas son un excelente complemento para una ensalada de pollo con garbanzos.

  • Tartar de salmón y aguacate

Este es uno de los mejores ejemplos de comidas frescas y ligeras. Es una receta rápida y sencilla, pero que cuenta con una buena cantidad de proteínas y grasas saludables. Para aprender a preparar este tartar, se recomienda ver este video del portal Directo al paladar y evitar agregarle wasabi, al menos por lo que dure el verano.

Foto Referencial
  • Ensalada de sandía, mozzarella y anchoas

Es probable que muchas personas no estén familiarizadas con esta ensalada, por lo que la idea de combinar sandía, o patilla, con el sabor de la anchoa pueda despertarles confusión. Sin embargo, esta es una ensalada fresquísima que mezcla el dulce de la fruta, el salado de las anchoas y la neutralidad de la mozzarella. Probarla es, sencillamente, una experiencia única.

Para tenar mayor información sobre la preparación de estas comidas frescas y ligeras, invitamos a ver los artículos originales:

Siete meriendas saludables y fresquitas para combatir el calor

#RetoVitónica: siete cenas frescas, ligeras y saludables, ideales para el verano

Lea también: Aderezos saludables, la mejor forma de enriquecer tus comidas

Comenta y se parte de nuestra comunidad