Rusbeida Ageivis, especialista del trastorno por Déficit de atención por hiperactividad conversó en A Tu Salud La Revista, sobre este trastorno, que muchas veces, no es atendido de manera correcta por ser confundido por otros trastornos similares.

La especialista aseguró que el trastorno por Déficit de atención por hiperactividad tiene una base neurología difícil de diagnosticar sobre todo en las primeras edades del infante, “porque es normal que un niño de uno a tres años corra, no atenida o haga seguimiento de instrucciones”, explicó Ageivis. Sin embargo aseveró que es un niño más irritable, con un compromiso con el lenguaje y no puede estar sentando, es decir, “tienen exceso en el movimiento, no acatan orden”.

Déficit de atención por hiperactividad

Foto Referencial

Lea también: Los selfies pueden provocar un trastorno alarmante

 Características del trastorno por Déficit de atención por hiperactividad

 A partir de los tres años, se empieza a ver a un niño más hiperactivo, con dificultades motrices como para agarrar el lápiz, “tiene cierto nivel de conducta irritable, se frustra rápido”.

Desde los seis años, se empieza a notar que el niño no está atendiendo a las clases, “en esa edad inicia el proceso lecto-escritura, donde es más visible que el niño no culmina lo que le mandan a hacer”, comentó la experta.

Asimismo, también precisó las tres principales características para diagnosticar de acuerdo al comportamiento, ellas son: Inatento, hiperactivo e impulsivo.

 ¿Por qué suele ser desentendido?

 Por tratarse de un trastorno que no tiene características físicas sino de observación del comportamiento, es más difícil atender a tiempo.

“Un niño inatento, pero tranquilo pasa desapercibido, es decir no da señales de alertas”.

Otro factor es por el poco conocimiento en el entorno familiar sobre dicha condición “las madres cuando se les dice que vayan al neurológico infantil hay cierta restricción y no los llevan por miedo a la medicación”, por considerar que no es necesario o que puede generar algún efecto secundario u adicciones.

“Hay niños de bajo tono muscular, que son los niños que necesitan estar arrecostados de la mesa y pasan por deificados de atención, pero su problema guarda relación con uno más psicomotor”.

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, uno de los más desatendidos en Venezuela

Foto Referencial

Medicación y terapias

Con respecto a la medicación u terapias, antes del año 2000 los psicofármacos podían tocar varias áreas, en la actualidad, los fármacos son de tercera generación, por lo que el medicamento va a actuar en la zona correcta y hará que el infante responda ante los estímulos correctos y con el contacto visual de su trabajo.

Para finalizar, la experta recomienda a los padres escuchar a las maestras, que ellas pasan un periodo de tiempo con los niños y pueden observar conductas que quizás desde el hogar pasan desapercibidas. “La atención es fundamentalmente la base de la memoria y la memoria es la base del aprendizaje, si uno no cumple con el otro, el niño puede caer en otras dificultades”, concluyó.

Lea también: Trastorno bipolar en niños: ¿cómo diagnosticarlo y prevenirlo? (+ video)

Si desea obtener más información y alguna asesoría contactar:

www.terapiasdeldesarrollo.com

Instragram: @terapiasdeldesarrollo

Comenta y se parte de nuestra comunidad