Sandra Neri, médico gastroenterólogo infantil, conversó en A Tu Salud La Revista, sobre la esofagitis cáustica infantil, un problema común sobre todo en los centros hospitalarios públicos, donde la salud de los niños es la que corre mayor riesgo.

Según comentó la especialista en durante el programa radial transmitido por La Romántica 88.9 FM, la esofagitis cáustica, es el daño a nivel del esófago cuando los niños o cualquier persona entra en contacto con una sustancia cáustica.

Una sustancia cáustica es aquella de composición química capaz de producir quemaduras o lesiones en el tejido, una vez entra en contacto con ella. “Por lo general estas lesiones son de tipo quemaduras” que al entrar en contacto con la mucosa del esófago ocasiones la esofagitis cáustica.

La población infantil, casi siempre es la más afectada, ya que esta ocurre de “forma accidental cuando la ingieren pensando que es una sustancia de uso común”, manifestó la doctora Meri. Asimismo, aseveró que dichas sustancias son  por lo general las que se encuentran dentro de los productos de limpieza.

“Generalmente contienen pH muy ácidos o muy alcalino, que cuando entran en contacto en la boca del niño produce quemaduras en todo el tracto intestinal, empezando por el esófago, que es ahí cuando se genera la esofagitis cáustica”, precisó la experta.

Esofagitis Caústica

Foto Referencial

Lea también: Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) ¿Cómo se produce?

Cómo detectar la esofagitis caustica

La gastroenterólogo infantil aseveró que en los centros hospitalarios este tipo de casos se ven semanalmente. Expresó que es bastante común ver a niños en las emergencias por presentar síntomas como: dolor o dificultad para tragar, babeo en extremo, vómitos y dolores a nivel del pecho, garganta y zona abdominal.

¿Qué hacer?

Uno de los errores que más se comenten desde el hogar es el de inducir el vómito cuando descubren que el niño ha ingerido la sustancia cáustica. “Lo primero que se debe evitar es inducir el vómito”, indicó Neri, ya que la sustancia va quemando en la medida que entra en contacto con la superficie, por lo que básicamente habría una doble quemada, lo que empeorará el cuadro clínico.

Lo primero que se debe hacer en estos casos es mantener la calma, evitar el vómito y no dar ningún tipo de bebida. Seguidamente, es de suma importancia, acudir con el pediatra que el menor sea evaluado y remitido con un gastro-infantil, para que se le realice una endoscopia digestiva para evaluar los daños, las quemaduras y los pronósticos de curación.

Para finalizar, aseguró que el tratamiento siempre dependerá del grado de la lesión. Cuando hay pocos daños el tratamiento idóneo son los jarabes cicatrizantes de la mucosa y una dieta especial. Sin embargo, cuando el daño es mayor, el tratamiento cambiara.

Esofagitis Caústica

Foto Referencial

Si desea contactar a la especialista Sandra Neri, puede hacerlo visitando su cuenta en Instagram: @gastro_peques

Lea también: Uso del protector gástrico

Comenta y se parte de nuestra comunidad