Hoy en día, nadie debería sorprenderse cuando le dicen que fumar es malo para la salud. De hecho, el consumo de tabaco está ligado a muchas de las enfermedades más mortales en todo el mundo, tales como las enfermedades del corazón, las infecciones respiratorias o el cáncer de pulmón y tráquea, entre otras. Como si esto no fuese una razón suficiente para no fumar, o dejar de hacerlo desde ahora, también se sabe que el humo de los cigarrillos puede deteriorar la vista.

Recientemente, la redacción de la BBC Mundo publicó un artículo en el que detalla cuáles son los efectos de fumar en la salud de los ojos. El humo producido por los cigarrillos, los cigarros o las pipas contiene químicos tóxicos que pueden causar desde una irritación severa hasta una gran variedad de enfermedades de los ojos. En el peor de los casos pueden agravar condiciones ya existentes y hasta terminar en ceguera.

Un peligro poco conocido

Si bien esto ha sido comprobado desde hace algún tiempo, muchas personas aun no están conscientes del peligro al que están expuestos. Quizás porque este hecho ha tenido menos peso mediático en comparación con los riesgos de fumar para el corazón y los pulmones. De acuerdo con una encuesta, realizada por la Asociación de Optómetras de Reino Unido, o AOP en inglés, solo uno de cada cinco fumadores sabe que puede quedarse ciego.

Este estudio, en el que participaron 2.006 adultos, reveló que apenas un 18% pudo relacionar correctamente el acto de fumar con el riesgo de ceguera o pérdida de la visión, mientras que el 76% sabe que está directamente asociado con el cáncer.

Desgraciadamente, este riesgo no es algo exclusivo para los fumadores. El humo de los cigarrillos afecta tanto a aquellos que fuman como a las personas a su alrededor. Por este motivo, la Academia de Oftalmología de Estados Unidos advierte sobre la importancia de mantenerse alejarse del humo, bien sea de primera o de segunda mano.

Lea también: ¿Es peligroso para la salud el humo de segunda mano del cigarrillo?

Foto Referencial

Los efectos del humo de los cigarrillos en los ojos

Tal como adelantamos, el humo de un cigarrillo puede generar y empeorar varias condiciones que afectan la salud de los ojos, pudiendo llegar hasta una ceguera permanente. Los fumadores son hasta dos veces más susceptibles a perder la vista que las personas que nunca han fumado.

El primero de los síntomas suele la irritación de los ojos, pero la exposición continua lleva a problemas graves. Siguiendo la información de instituciones como el Real Instituto Nacional para Personas Ciegas (UK) y la Academia de Oftalmología de EE. UU., estas enfermedades de la vista pueden ser:

Síndrome del ojo seco

Se caracteriza por una sensación de picor y aspereza al mover el párpado sobre el ojo, como si hubiera una partícula extraña entre ambos. Son muchos los factores que pueden causar esta condición, pero el humo concentrado en el aire irrita los ojos y provoca un desequilibrio de las lágrimas naturales que secretan.

Como consecuencia, el ojo se enrojece y la visión se vuelve menos nítida. En casos extremos, se pueden producir cicatrices en la córnea, particularmente si el problema es prolongado.

Cataratas

Metales pesados como el plomo y el cobre, por ejemplo, pueden depositarse en el cristalino -la estructura transparente detrás de la pupila que recibe y enfoca los rayos de luz-, y generar cataratas, una opacidad en esta lente.

Las cataratas nublan la visión y hacen ver los colores opacos, desteñidos o amarillentos. La cirugía es necesaria para corregir este mal.

Retinopatía diabética

El fumar puede empeorar los problemas de la vista relacionados a la diabetes al dañar los vasos sanguíneos en la retina, en el fondo del ojo.

Los vasos sanguíneos dañados pueden ocasionar visión borrosa o distorsionada y  culminar, posiblemente, en ceguera.

Degeneración macular asociada con la edad

Los fumadores tienen tres veces más probabilidades que otras personas de desarrollar esta condición que afecta la visión central y reduce nuestra habilidad para distinguir detalles finos. La vista periférica, sin embargo,  no se ve afectada por la degeneración macular. Si bien puede ser tratada con medicamentos para retrasar su progresión, no existe ninguna cura.

Foto Referencial

Neuropatía óptica

Los fumadores son 16 veces más propensos que los no fumadores de experimentar la pérdida súbita de visión causada por neuropatía óptica. Esta ocurre cuando se bloquea la irrigación sanguínea al ojo. Puede resultar en ceguera permanente.

Además, el fumar incrementa los factores de riesgo de glaucoma, una enfermedad que afecta el nervio óptico.

Uveitis

El humo de los cigarrillos puede afectar una parte situada en la capa media de la pared del ojo, entre la esclerótica por fuera y la retina por dentro. Cuando esta capa se inflama se llama uveitis y afecta al iris y el cuerpo ciliar.

La enfermedad produce ojos rojos, dolor y problemas de visión.

Si las madres fuman, los bebés pueden tener problemas de vista

Además de estas enfermedades, la Academia de Oftalmología de EE. UU. también explica que fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de problemas de visión en los bebés. Cuando son expuestos al humo de los cigarrillos, los infantes son cinco veces más propensos a contraer meningitis bacteriana, la cual produce una inflamación de las membranas que cubren el cerebro. La meningitis puede generar infecciones oculares y otros problemas de visión.

El artículo de la BBC Mundo concluye advirtiendo que fumar durante el embarazo también incrementa el riesgo de partos prematuros. Esto puede conducir a un grave problema de la vista llamado “retinopatía del prematuro”, que implica que el bebé tenga pérdida de visión o ceguera permanente.

Con información de:

www.who.int

www.bbc.com/mundo

Lea también: Cigarrillos electrónicos afectan la salud bucal

Comenta y se parte de nuestra comunidad