El tejido adiposo está constituido por unas células denominadas adipocitos, las cuales están conformadas por un núcleo, vesícula de grasa, mitocondria, complejo de Golgi, y citoplasma, a su vez hay dos tipos de adipocitos: blancos y pardo. El adipocito blanco es un reservorio de energía y libera un gran número de hormonas y citoquinas que modulan el metabolismo del organismo y la resistencia a la insulina. El tejido adiposo blanco está distribuido a lo largo de todo el organismo y tiene diferentes compartimentos que varían en cuanto al tamaño celular del adipocito a la actividad metabólica y a su papel potencial en la resistencia a la insulina y otras complicaciones vasculares asociadas a la obesidad. El tejido adiposo blanco se localiza en la mayor parte de los órganos como el tejido adiposo subcutáneo y el tejido adiposo visceral.

El tejido adiposo pardo o marrón es un tejido densamente inervado por el sistema simpático que consiste en adipocitos marrones están constituidos por una vesícula de lípidos o grasas, un núcleo central y un alto número de mitocondrias. Su principal función es regular la termogénesis (producción de calor) y esto es debido a que el mayor porcentaje de tejido marrón se encontrar ubicado en el tórax y abdomen.

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué es la fibrosis post liposucción? Y cómo tratarla

Las células grasas blancas o adipocitos blancos almacenan en su vesícula el tejido adiposo y tienen la capacidad de ir hipertrofiándose (aumentando de tamaño) y la membrana que las rodea cada vez se va tornando más resistente a medida que va creciendo el adipocito, provocando que dichas células cambien de consistencia y se haga más difícil la eliminación del tejido graso en la zona. La mayoría de las personas experimentan acumulación de grasa localizada difícilmente de eliminar o combatir, genera incomodidad, depresión, estrés y desesperación ya que muchas de las personas realizan actividad física y no logra eliminarla.

Gran cantidad de personas acuden a centros estéticos en busca de ayuda a su problema, el paciente debe ser evaluado para determinar el tipo de tejido adiposo, localización y volumen, para poder determinar el protocolo de tratamiento más adecuado para cada caso.

Foto Referencial

La tecnología siempre nos sorprende por su evolución y en esta oportunidad nos ofrece un tratamiento denominado Criolipólisis pos succión el cual es no invasivo, indoloro que no amerita reposo. Consiste en un equipo que posee un manipulo o pistola de trabajo que posee una cámara de succión, infrarrojo y unas placas metálicas de Peltier que emiten frio extremo hasta -10 grados centígrados en la zona de tratamiento. Para el tratamiento es indispensable y de carácter obligatorio usar membrana anticongelantes suministradas por el fabricante de la máquina para colocarlas sobre la piel del paciente para evitar quemaduras por congelamiento. El frio de la maquina provoca cristalización de la grasa la cual sufre apoptosis (muerte celular selectiva es decir solo de las células grasas), posteriormente el organismo provoca una respuesta fisiológica de fagocitar las células muertas y eliminarlas de nuestro organismo de manera natural. El tratamiento en cada paciente varía en tiempo. El total de tiempo en promedio es aproximadamente de una hora, los resultados se observan a partir de dos meses y medio a tres meses, es ideal que el paciente refuerce el tratamiento con el uso de la faja y ejercicio cardiovascular. Se le debe suminitrar información detallada del tratamiento al paciente, ya que hay personas que desean ver resultados rápidos y dicho tratamiento es con resultados progresivos

Comenta y se parte de nuestra comunidad