Foto Referencial

Ante el elevado costo de la vida que viven los venezolanos, el Nutriólogo, Lenin Dox, recomienda comprar alimentos que rindan un poco más y proteína de alto valor biológico que sustituyan a la carne o pollo, como los granos –caraotas- que aunque igualmente son caros de adquirir, rinden mucho más que la proteína animal, y de esta manera poder cumplir con una alimentación balanceada en tiempos de crisis.

El especialista dice que este tipo de plato rinde hasta seis comidas para una pequeña familia, dependiendo de sus requerimientos.

“El hígado de res o pollo es muy buena carne y aunque en Venezuela no estamos acostumbrados a comerlo, es un alimento con hierro, que sube la hemoglobina, por lo que debemos cocinarlo bien, para que tenga buen sabor, al punto que no se distinga si es un bistec encebollado. Debemos acostumbrar a nuestro paladar”, destaca Dox.

Foto Referencial

Lea también: ¿Comer huevos todos los días? Mira lo que te puede pasar

Hace 10 años venezolanos sufrían de obesidad

Señala el Nutriólogo que hace 10 años uno de los mayores motivos de sus consultas médicas se debían a pacientes obesos, pero en la actualidad, “llegan lamentablemente desnutridos, porque ya no hay comida balanceada para poder escoger alimentos por el alto costo, la mayoría de estas familias son disociadas, los hijos han salido del país, quedándose los padres, que en algunos casos han perdido sus trabajos y los hijos que están fuera no tienen la capacidad para ayudarlos, porque hasta las remesas son insuficientes por alta inflación que inciden hasta en moneda extranjera”, cuestiona Dox.

Asegura que la fruta de la temporada siempre será una buena opción para una alimentación balanceada en tiempos de crisis, porque se vende más económica que el resto, “cuando esté elevado el precio se cambia el vegetal o fruta y se hará más económico y llevadero”, indica el especialista.

Foto Referencial

Alimentos deben cocinarse no freírse

Destaca que es importante para los venezolanos aprender a cocinar saludablemente, porque tradicionalmente los ciudadanos tienen la costumbre de freír la mayoría de los alimentos que comían.

“Si está en la disponibilidad de la persona, comprar un horno con aire (Air Fryer), usar aceite de oliva o canola para aderezar no para cocinar, y utilizar un sartén de teflón para no usar que no necesita cocinar con aceite”, aconseja el Nutriólogo para una alimentación balanceada en tiempos de crisis.

Foto Referencial

Menos carbohidratos, más proteína

El también colaborador del programa “Residentes Somos Todos”, recuerda que una vez le tocó hacer labor social en el barrio La Vega de Caracas, dando charlas y le llamó poderosamente saber que las personas estabas acostumbradas a comerse diariamente un kilo de harina de maíz en el desayuno para cinco personas.

“El tamaño de la arepa era exagerado, y con mucha lógica las madres de familia ahora están preocupadas porque no es la misma cantidad, tenían a sus hijos obesos”, dijo Dox.

Embutidos sustituidos por proteína animal

Señala que ha participado en campañas para enseñarles a las personas cómo alimentarse en tiempos de crisis, porque en otros tiempos los venezolanos, “estábamos malacostumbrados a comer siempre jamón y queso, pero la realidad es que podemos sustituir los embutidos y utilizar carne o pollo que es mucho más económico. Podemos preparar carne molida o mechada para rellenar un sándwich o una arepa, siendo esto mucho más nutritivo para el desayuno”, indica el Nutriólogo.

Foto Referencial

El especialista finaliza reflexionando “nuestra generación estuvo acostumbrada a vivir de la bonanza, a tener absolutamente de todo, que no crítico. Comíamos proteína animal todos los días y fines de semana las famosas parrillas, si sobraba carne, pollo o chorizo lo comíamos al día siguiente”, puntualiza el doctor.

El Nutriólogo, Lenin Dox, coloca a la disposición su cuenta en Instagram @lenindocdox y Twitter @clinicadox para cualquier dudas sobre este y otros temas de interés, además de atención online.

Lea también: ¿Dieta hormonal? Conoce de qué trata

Comenta y se parte de nuestra comunidad