Foto Referencial

Vivir con pasión es sentir un fuego constante dentro de nosotros que no se apaga. Un fuego que nos guía a tener unas ganas inmensas por autodescubrirnos y de sentir la vida con plenitud, con emoción. Una persona apasionada, jamás se aburre, ve la vida colorida y llena de caminos, de nuevas posibilidades, para experimentarse internamente y acercarse a otras personas con su misma vibración, con su misma energía.

Es oportuno hacer una diferencia entre entusiasmo y pasión. El primero es pasajero, transitorio. Es decir, la agitación o la alegría inicial por algo que pensamos que iba a ser más duradero, dura poco (tiene fecha de caducidad). La segunda, es inquebrantable, no se agota. Al contrario, se alimenta a sí misma porque es amor, para continuar evolucionando.  

¿Por qué algunas personas no sienten esta pasión o viven desmotivados? En mi opinión, por varias las razones. No hacen un trabajo que guste o estudiaron y ejercen una profesión que no encaja con ellas, no desarrollaron sus talentos o dones naturales. Así mismo, por problemas de baja autoestima y no sentir que son capaces de tomar control sobre sus propias vidas. Quizás también sientan o se dejen llevar por el hecho de que la situación económica o social del país donde viven, no les permite las oportunidades que desean o creen que deben de tener. En cualquier caso, siempre se puede hacer algo al respecto, asumiendo la responsabilidad de que tenemos el poder de reinventarnos con nuestra inteligencia, competencias, talentos y coraje.

Foto Referencial

Lea también: La Felicidad

Beneficios de vivir con pasión

Veamos los beneficios de vivir con pasión:

  • Aumenta nuestra creatividad. Al estar conectados haciendo lo que amamos (trabajo, oficio o profesión) y con las personas que vibran armoniosamente con nosotros, elevamos nuestra energía creativa innata. Nos unimos al mundo en su proceso creativo, nos sentimos más a gusto con todo y nuestra energía positiva nos permite una mejor salud física y psicológica.
  • Vivimos motivados para hacer las cosas con amor y con buena calidad. En este sentido,  una persona apasionada, no siente que tiene un trabajo o que trabaja sólo por dinero. Su pasión (fuego) es tal, que siente y considera que hace una actividad porque se identifica con ella y que ésta es una forma de elevarse espiritualmente para encontrarse con Dios. Su trabajo es su alegría, su danza, su poesía.
  • Nuestra capacidad para entrar en contacto con otros seres humanos de manera positiva y productiva, aumenta en todo sentido; personal, material y espiritual. Ante todo, porque al hacer una actividad con amor, ésta nos conecta con personas de energía similar a la de nosotros a través de actividades o encuentros que crean el tiempo y el espacio, para evolucionar juntos, como almas hermanas. Por otra parte, recordemos que todo arte o trabajo es terapéutico y esto hace que disminuyamos la ansiedad o preocupaciones. Que seamos personas más tranquilas, más relajadas. Especialmente cuando hemos desarrollado nuestros talentos, porque nuestras emociones las equilibramos o gestionamos mejor.
  • Derivado del aspecto anterior, cuando percibimos y experimentamos la vida con pasión, colorida, bonita, ocurren dos cosas interesantes. La primera es que comenzamos a ver más belleza dentro de nosotros, a valorarnos más, a sentirnos uno con el Poder Superior, a trabajar de la mano con Dios (Ser de luz). Y la siguiente, es que inevitablemente también empezamos a ver más belleza en otros seres humanos. Es algo así como que las cosas más bonitas de la vida, las más positivas o nuestro propio brillo, comienzan a reflejarse en otras personas. De esta manera, nuestra capacidad de amar o de expandir nuestro amor, aumentan cada día más.
  • La pasión es también compromiso y responsabilidad. Estamos tan enamorados de la vida, de lo que hacemos, de lo que experimentamos, que queremos ver a otros felices. De allí que nos esforzamos por hacer, cumplir y quedar bien, respecto a cualquier compromiso adquirido.    
Foto Referencial

Vivir con pasión, incluso vas más allá de un mero estilo de vida, porque éste es un sistema de reglas de conducta desarrollado por los individuos para lograr sus metas en la vida. Mientras que la pasión es la forma más elevada que tiene el Universo de estar más cerca de nosotros, de expresar, experimentar y expandir su amor infinito. 

Lea también: Descubre y desarrolla tus talentos

¿Y tú, vives con pasión? Y recuerda: la pasión es amor en acción.

Hasta un próximo encuentro y muchas bendiciones para ti.

Con amor, 

Johan Pullas Guillén

Coach Motivacional

Escritor

Conferencista

Pintor

Comenta y se parte de nuestra comunidad